La crisis del sistema de pensiones es inminente

Ni los peores augurios económicos, previstos en los estudios realizados hasta ahora, habían dibujado un panorama tan desalentador para el sistema de p…

Ni los peores augurios económicos, previstos en los estudios realizados hasta ahora, habían dibujado un panorama tan desalentador para el sistema de pensiones como el mostrado por los expertos de la Fundación de las Cajas de Ahorros españolas (FCA). Si nadie lo remedia, el primer déficit no se producirá en 2025 o 2015, dos de las fechas barajadas hasta ahora, sino en 2011.

 

El dossier monográfico elaborado por la FCA considera que la incorporación de las cotizaciones de los inmigrantes y el incremento de la productividad no compensarán el envejecimiento demográfico previsto.

 

Los autores del capítulo que aborda la caducidad del sistema actual, David Taguas y María Jesús Sáez, creen que el fenómeno migratorio está dando un balón de oxígeno engañoso al sistema. Al mismo tiempo, cabe resaltar que la cosa podría empeorar si las expectativas de crecimiento económico no se cumplieran y éste tendiera a la baja.

 

Electoralismo y medidas impopulares

 

Además, Taguas, recientemente nombrado jefe de la oficina económica del presidente del Gobierno central, y Sáez, directora de la Fundación ICO, destacan que hasta ahora no se han producido cambios significativos en el sistema por cuestiones vinculadas al electoralismo y la impopularidad de las medidas que se deberían aplicar para evitar el desastre.

 

Los autores del estudio se han basado en las últimas proyecciones demográficas del Instituto Nacional de Estadística, que presuponen, siendo muy optimistas, que hasta el año 2060 entrarán en España más de 14,5 millones de inmigrantes.

 

Esta evolución no será suficiente para compensar “el substancial incremento” de la ratio de dependencia, de manera que el número de pensiones que tendría que cubrir cada ocupado pasaría de 0,44 (ratio en 2004) a 0,81 (2059), dice el informe de la FCA.

 

Más del doble

 

Así, tomando las previsiones más positivas de un crecimiento medio de un 1,8 por ciento para las pensiones y de un 1,5 por ciento para la productividad, el gasto se duplicaría desde el 7,7 por ciento del PIB en 2004 hasta el 17,9 por ciento del PIB en 2059, tal como puede observarse en la siguiente tabla. Mientras tanto, los ingresos por cotizaciones se mantendrían estables en el 9 por ciento del PIB.

 

LA QUIEBRA DEL SISTEMA DE PENSIONES

(Porcentaje sobre el PIB)

Concepto

2004

2011

2059

Gastos del Estado

7,7%

9,0%

17,9%

Ingresos cotizaciones sociales

9,0%

9,0%

9,0%

 

Futuro nada optimista

 

Estos datos pesimistas vienen a coincidir también con los mostrados en julio de 2005 por el Informe de Estrategia de España en relación con el futuro del Sistema de Pensiones, elaborado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

 

Según este estudio, tal como se ve en el cuadro que sigue, la previsión de ese futuro no era en esas fechas precisamente de lo más optimista.

 

PROYECCIÓN DE GASTOS E INGRESOS DEL

SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL

(Millones de euros)

Concepto

2005

2010

2015

2020

Gastos

80.590,78

107.825,68

138.623,61

176.638,09

Ingresos

86.612,90

111.748,04

137.998,15

158.916,89

Saldo:

+ 6.022,12

+ 3.922,36

– 625,46

– 17.721,20

 

En la tabla se puede ver el progresivo deterioro del actual sistema de pensiones, que sufre un espectacular incremento negativo en la proyección del periodo que va del 2015 al 2020.

 

Fondos de reserva, en caída

 

Por otra parte, ambos estudios vienen a coincidir en que los fondos de reserva de la Seguridad Social irán en caída libre de mantenerse la actual tendencia.

 

El estudio de la Fundación de Cajas de Ahorros constata que, teniendo en cuenta que en 2004 esos fondos eran de 19.330 millones de euros, “en ausencia de cambios normativos”, el sistema de prestaciones contributivas podría sufrir déficit entre el 2011 y el 2015. Así, la quiebra se podría cubrir con los fondos de reserva más o menos hasta el 2018 y, con suerte, hasta el 2025.

 

Otro tanto indican los datos del Ministerio de Trabajo, al afirmar que los fondos de reserva de las pensiones podrían “equilibrar los resultados negativos del período 2015-2020”. Sin embargo, incluso con las optimistas previsiones del Gobierno, “a partir del 2021 se empezarían por tanto a producir déficits efectivos”.

 

Natalidad, la solución

 

Cabe resaltar aquí que, tal como sugería el primer estudio elaborado por FundSocial (Fundación para el Desarrollo Humano y Social), la solución pasa por tomar iniciativas creativas y que afronten las verdaderas causas de este problema, entre ellas el fomento de la natalidad.

 

En su informe, FundSocial proponía hasta 30 medidas concretas para conseguir una mejora de la Economía y el Estado del Bienestar. Al mismo tiempo, se podría corregir la actual tendencia e intentar evitar, así, un futuro sin pensiones.

 

Artículos relacionados:

 

Recortes en las pensiones: Los españoles quieren mayor seguridad

 

El espejismo del incremento de la natalidad: descenderá en 2009

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>