La ‘crucifixión’ de Madonna, vetada por la NBC gracias a la presión de grupos cristianos

La presión ejercida por numerosos grupos cristianos en Estados Unidos ha forzado a la cadena de televisión NBC a retirar de la emisión de un espectácu…

La presión ejercida por numerosos grupos cristianos en Estados Unidos ha forzado a la cadena de televisión NBC a retirar de la emisión de un espectáculo una escena en la que Madonna aparecía atada con correas a un crucifijo gigante hecho de cristales brillantes.

 

Las imágenes eliminadas forman parte de uno de los conciertos que la controvertida cantante ha realizado en su actual gira Confessions Tour y su difusión está programada para el próximo 22 de noviembre.

 

En la citada escena, que dura aproximadamente cinco minutos, Madonna porta también una corona de espinas mientras interpreta la pieza Live to tell (Vivir para contar).

 

Aunque la NBC se negó a dar explicaciones del por qué de su decisión, todo apunta a que las protestas realizadas por diferentes asociaciones cristianas, a cuyo frente destaca la American Family Association, han conseguido un rotundo éxito en sus reivindicaciones.

 

Defensa de los valores

 

Esta asociación evangélica, con sede en Misisipi, basó su estrategia en la defensa de los “valores morales tradicionales” y consiguió movilizar a sus tres millones de miembros. Éstos, a su vez, bombardearon a la cadena de televisión con 850.000 mensajes de correo electrónico.

 

“Les informamos que, si les quedaba algo de sentido común, no deberían patrocinar la burla que Madonna hace de Jesucristo”, manifestó en un comunicado el presidente de la asociación, Tim Wildmon, a todas las emisoras de televisión afiliadas a la NBC y a sus anunciantes.

 

Por otra parte, el presidente de la Liga Católica, Bill Donohue, se refirió a la decisión de la emisora de TV norteamericana en los siguientes términos: “NBC hizo lo correcto, pero el hecho de que no haya dicho por qué cortó la parte ofensiva del concierto de Madonna denota cobardía […] Lo que NBC debió hacer es reconocer que desde que se negó a televisar los dibujos daneses rechazados por los musulmanes a principios de año se sintió obligada a no amenazar a los cristianos de modo discriminatorio”.

 

“Jesús haría lo mismo”

 

Por su parte, Madonna intentó defender lo que los líderes religiosos califican de ardid publicitario de mal gusto argumentando que el acto no era “anticristiano, ni sacrílego o blasfemo”, sino una petición para que las personas se ayuden unas a otras.

 

Al concluir su actuación, parte de la gira, en Japón la cantante manifestó: “Parece haber muchas malas interpretaciones en torno a mi aparición sobre la cruz y quería explicarlas de una vez por todas”.

 

La artista concluyó sus ‘excusas’ asegurando: “Yo realmente creo que si Jesús estuviese vivo hoy él estaría haciendo lo mismo”.

 

Un escándalo tras otro

 

Sin embargo, la actual gira de Madonna ha estado plagada de polémica desde su inicio. La actuación de la cantante fue duramente criticada en Roma y condenada por las Iglesias Católica y Ortodoxa.

 

También levantó polémica el Confessions Tour a su paso por Alemania, donde le pidieron no representar el acto de crucifixión durante su concierto en Dusseldorf, que finalmente realizó.

 

La Iglesia católica alemana criticó duramente a la cantante. “Presentarse como Jesucristo es de una insolencia sin igual”, juzgó en su momento un portavoz del arzobispado de Colonia.

 

Mención aparte merecen las amenazas que recibió por parte de la mafia rusa para impedir que la artista llevara su espectáculo a Moscú, según informó THE SUN. El diario sensacionalista británico aseguraba que las mafias amenazaron con secuestrar a Madonna y a sus dos hijos (Lourdes, de nueve años, y Rocco, de seis) si seguía adelante con sus planes de actuar en la capital rusa el 11 de septiembre.

 

Al precio que sea

 

Además, su tendencia a recurrir a los escándalos para mantenerse en ‘la cresta de la ola’ al precio que sea ha recibido también los ataques, cuando no las burlas, de los críticos musicales.

 

Cabe recordar, entre otros, los casos de un anterior trabajo suyo, Like a Prayer (1989), donde la cantante aparecía en el vídeo promocional acariciando y besando a un Cristo de raza negra.

 

También supusieron un escándalo las imágenes de Madonna actuando junto a Cristina Aguilera y Britney Spears en la entrega de los Premios MTV de 2003, donde besaba en los labios a la Spears.

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>