La crueldad de la política del hijo único en China: obligan a abortar un bebé de 7 meses

Este viernes, 15 de junio, la prensa informaba del escándalo que había provocado en China el caso de una joven madre de 25 años, …

Este viernes, 15 de junio, la prensa informaba del escándalo que había provocado en China el caso de una joven madre de 25 años, Feng Jianmei, obligada a abortar un feto de siete meses por parte de las autoridades de la provincia de Shaanxi (centro oeste de China).

Un estallido de indignación popular se hizo evidente a través de las redes sociales cuando se difundió a través de internet una foto de la joven en la cama de un hospital junto al cuerpo del bebé abortado.

Feng fue forzada a abortar en cumplimiento de la política del hijo único, que se instauró en China en 1979 con el objetivo de establecer un control radical de la natalidad en el país más poblado del mundo.

Al tener ya una hija de cinco años y no poder pagar la multa de más de 36.000 euros por tener un segundo hijo, las autoridades de la ciudad china de Ankang la obligaron a abortar.

Aunque el Gobierno chino ha abierto una investigación sobre el caso y las autoridades de Ankang han pedido disculpas públicamente a Feng Jianmei y han destituido a tres funcionarios, el caso ha puesto de relieve las consecuencias que puede llegar a tener la política del hijo único en China.

Los funcionarios fueron destituidos por incumplir las leyes del país, que prohíben expresamente los abortos de fetos de más de seis meses de gestación, según la agencia oficial china Xinhua. Entre ellos figura el director del Buró de Planificación Familiar del condado de Zhenping, en la provincia de Shaanxi.

Los oficiales relegados alegaron que el aborto se produjo bajo lo estipulado en la ley y con el acuerdo de la progenitora, aunque ésta denunció que fue detenida durante tres días, además de forzada a abortar y a firmar un documento de consentimiento al no poder pagar la multa por tener un segundo hijo.

Según la agencia oficial, el gobierno de Ankang ha instado a las autoridades superiores a que lleven a cabo una seria investigación sobre el trabajo de Buró de Planificación Familiar y a que realicen mayores esfuerzos para proteger los derechos de los ciudadanos.

El caso de Feng acumuló hasta 500.000 comentarios en las redes sociales chinas, donde muchos usuarios denunciaron la existencia de corrupción en el cobro de las multas por tener un segundo hijo, cuya cantidad varía según la provincia.

Preguntado hoy sobre si este caso evidencia el problema de la violencia contra mujeres por la política del hijo único persistente en China -como señalan desde organizaciones de derechos humanos-, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Liu Weimin rechazó hacer comentarios en una rueda de prensa en Pekín.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>