La destrucción de la clase media en España

Dos de las principales causas durante la crisis: el paro, que afecta tanto a asalariados como a autónomos; y el estancamiento o incluso ligero descenso de los salarios de los mandos intermedios, mientras crecen los de los directivos

Paro y estancamiento de los salarios, una realidad que conduce a la pobreza Paro y estancamiento de los salarios, una realidad que conduce a la pobreza

El impacto de la crisis económica en España ha sido devastador para muchos de los hogares, hasta el punto de que 1.572.900 de ellos tienen a todos sus miembros en paro, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al tercer trimestre de 2015.

Precisamente, el desempleo, que afecta tanto a asalariados como a autónomos, y que se situaba a finales de ese tercer trimestre en 4.850.800 personas, con una tasa del 21,18%, es una de las principales causas durante la crisis de un fenómeno preocupante: la destrucción de la clase media en España.

Una segunda causa del debilitamiento de la clase media, sobre todo a partir de 2008, es el estancamiento o incluso ligero descenso de los salarios de los mandos intermedios, mientras crecen los de los directivos, de forma más significativa a partir de 2011, según el estudio ‘Informe España 2014, una interpretación de su realidad social’, elaborado por el Centro de Estudios del Cambio Social (CECS), de la Fundación Encuentro.

En ese estudio se concluye que “estamos asistiendo a la disminución y el debilitamiento de la clase media en un proceso menguante en el que no se puede predecir aún su desaparición, pero sí su erosión”.

“Este debilitamiento tiene que ver con una mayor situación de vulnerabilidad socioeconómica, un empeoramiento de las condiciones de vida de los hogares, un aumento de la desigualdad social acompañado de mayor pobreza y riesgo de exclusión, la exposición al desempleo y a la ruptura con el mundo del trabajo acompañado de un proceso de desaparición de los mecanismos correctores, de protección y de construcción de la equidad”, añade el informe de la Fundación encuentro en sus conclusiones.

Mejora de salarios, solo para los directivos

Volviendo a la significación de los salarios como factor clave del mantenimiento de la clase media, en el siguiente gráfico, reproducido a partir del estudio, se puede observar cómo, durante el periodo de crisis, los únicos salarios que han experimentado una considerable crecida son los de los cargos directivos.

En la evolución de los salarios durante la crisis solo los directivos ganan

En la evolución de los salarios durante la crisis solo los directivos ganan

En el gráfico se ve cómo “el salario medio de los directivos no ha parado de subir: en 2007 era de 68.705 euros brutos anuales, ascendiendo hasta los 80.330 en 2013”, con tan solo un ligero descenso entre 2009 y 2010, para volver a una curva ascendente aún más significativa.

“Sin embargo, el de los empleados y mandos experimentaron una subida en 2008 y 2009 para bajar a partir de entonces. En el período 2007-2013, las retribuciones de los directivos aumentaron un 9,2%, las de los mandos intermedios cayeron un –4,8% y las del grueso de los empleados un –6,3%”, destaca el estudio.

“La prensa calificó estos datos como una constatación más de la disolución de la clase media”, advierte el estudio.

En su informe, la Fundación Encuentro también subraya que “la evolución de la remuneración del estudio de EADA-ICSA muestra que el mayor aumento se produce en 2013, justo el año en que disminuye más el salario de los mandos intermedios y en el que empieza a tocar suelo la caída del PIB. El deterioro económico lo sufren más las clases medias y las trabajadoras, mientras que la mejora de la economía no repercute en ellas, sino en un incremento salarial de los directivos”.

Evolución de los ingresos en los hogares

Por otra parte, el estudio también muestra la evolución entre 2007 y 2013 de los hogares según los ingresos mensuales netos regulares, en porcentaje, como se ve en este otro gráfico. Es otra forma de ver cómo la clase media se ha visto más afectada por la crisis.

La clase media, la más perjudicada en la evolución de los salarios

La clase media, la más perjudicada en la evolución de los salarios

“En la tabla 5 se observa el desplazamiento de los ingresos a las franjas inferiores y el aumento del porcentaje de hogares con ingresos reducidos. En 2013, los ingresos en casi el 26% de los hogares españoles tenían una cuantía inferior a los 1.000 euros netos mensuales, y en casi la mitad, una cifra inferior a los 1.500 euros. En 2008, año en el que hay un cambio de tendencia, el porcentaje de hogares con ingresos inferiores a los 1.000 euros no llegaba al 21%. En el apartado de los hogares que percibían 5.000 euros o más se ve cómo el porcentaje ha disminuido, pero solo en 0,3 puntos porcentuales, pasando del 2,8% de los hogares al 2,5%”, aclara el estudio.

Los hogares que ingresaron menos de 500 euros mensuales pasaron del 3,1% en 2008 al 5,5% en 2013

Los hogares que ingresaron menos de 500 euros mensuales pasaron del 3,1% en 2008 al 5,5% en 2013

Además, “los hogares que ingresaban menos de 500 euros mensuales han pasado del 3,1% en 2008 al 5,5% en 2013. Hay que tener en cuenta que esta estadística sólo incluye a los hogares con ingresos, por lo que se deberían sumar los hogares sin ningún ingreso”, añade.

En ese sentido, el estudio recuerda que, según la EPA, “en el cuarto trimestre de 2013, había 773.200 hogares sin ingresos, cuando en 2008 eran 470.600.

Al mismo tiempo, en el apartado de los hogares que percibían 5.000 euros o más se ve cómo el porcentaje ha disminuido, pero solo en 0,3 puntos porcentuales, pasando del 2,8% de los hogares al 2,5%.

En cuanto a las franjas intermedias, si observamos la banda entre los 1.500 y los 1.999 euros, han pasado del 17,3% en 2007 al 16,5% en 2013; entre los 2.000 y los 2.499, el descenso es del 15,2% al 12,3%; entre los 2.500 y los 2.999 ha habido un ligero aumento, del 9,8% al 10,1%; y entre los 3.000 y los 4.999 euros ha bajado del 12,2% al 10,8%.

En cualquier caso, “estos datos dan idea del nivel de pauperización de la sociedad española, ya que la crisis la sufren especialmente los sectores más vulnerables y las capas medias afrontan un proceso de reducción de ingresos”, sentencia el informe.

Ante estos datos, el estudio advierte de que “el Estado parece haber ido defendiendo más los intereses del sector económico-financiero y de determinadas élites, correspondientes a las clases denominadas altas y a la clase corporativa global, de la que salen beneficiados, además, los grupos sociales en los que apoyan su gestión, situados en las franjas directivas y técnicas de alto nivel, […] convirtiendo el interés privado de las clases dominantes en interés público y general de toda la ciudadanía”.

Hay que dinamizar el papel de la sociedad civil, actualmente más bien controlada y subordinada

Hay que dinamizar el papel de la sociedad civil, actualmente más bien controlada y subordinada

Propuestas de mejora

Por otra parte, la Fundación Encuentro propone en su estudio algunas iniciativas para revertir una situación que, a día de hoy, no es nada halagüeña.

“El reto al que nos enfrentamos no es sólo la mejora de las condiciones de vida de las clases media y trabajadora, sino el de la lucha contra la desigualdad y la construcción democrática del Estado, la política y la sociedad, dinamizando el papel de la sociedad civil, actualmente más bien controlada y subordinada, para que adquiera una capacidad de acción real y efectiva y una mayor participación en la gestión del poder público”, plantea.

Además, “la materialización de los derechos y el ejercicio de la ciudadanía requieren instrumentos: políticas públicas eficaces, recursos fiscales y mecanismos de deliberación y participación ciudadana”, señala.

“Es preciso redefinir modelos alternativos de gobernabilidad y de democracia. Así, se puede profundizar en el rol político de la sociedad civil y del Estado, dando poder a los más débiles para que les permita alzar su voz, influir en las tomas de decisiones del poder público y orientar su acción.

Asimismo, “una parte de la lucha democrática supone, por un lado, repensar la idea y la práctica de la democracia vinculada a la justicia, los derechos, la solidaridad y la paz y revisarlas en el contexto de la globalización; y, por otro, la lucha contra la pobreza y exclusión de las clases bajas, la mejora de las oportunidades, el empleo y la protección social frente a la desigualdad y la vulnerabilidad mejorando las condiciones de vida, el poder de acción y decisión y el prestigio y valor simbólico de las clases media y trabajadora, concluye.

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>