La división de la diócesis de Barcelona, que ya se estudiaba desde principios de los 80, acercará a pastores y creyentes

La división de la diócesis de Barcelona en una provincia eclesiástica con tres sedes (Barcelona, Terrassa y Sant Feliu de Llobregat) ha provocado come…

La división de la diócesis de Barcelona en una provincia eclesiástica con tres sedes (Barcelona, Terrassa y Sant Feliu de Llobregat) ha provocado comentarios muy diversos, desde elogios al acercamiento que se producirá entre los creyentes y sus pastores hasta comentarios de sorpresa o crítica por el momento o la manera de materializarla. Por ejemplo, el sociólogo Salvador Cardús, caracterizado por su espíritu crítico con la Iglesia católica y el Vaticano, comentó el jueves 17 de junio, en declaraciones a la emisora CATALUNYA RÀDIO, que “la división está muy bien; ¡ya era hora!”. En esta línea, explicó que la única critica a la medida “debe plantearse precisamente por el hecho de que no se haya realizado antes”, y recordó que “la nueva estructura coincide en líneas generales con una propuesta que realizó el obispo Antoni Deig cuando era titular de Solsona”. Cabe recordar que Deig, que murió en agosto de 2003 casi dos años después de que el Papa aceptase su renuncia como prelado residencial, era un hombre muy querido por sectores catalanistas y críticos dentro de la Iglesia en Cataluña.

Por otro lado, Cardús se felicitó por la elección de los obispos Lluís Martínez Sistach (Barcelona), José Ángel Saiz (Terrassa), Agustí Cortés (Sant Feliu de Llobregat y Jaume Pujol (Tarragona) porque es “un signo de pluralidad”. Tras esta valoración, criticó al colectivo Església Plural por haber calificado la división y los nombramientos de “ataque a la Iglesia catalana”. Recordemos que Església Plural es el referente en Cataluña de la corriente internacional Somos Iglesia, de la que obispos de todo el mundo han declarado varias veces que no puede considerarse católica. ¿Por qué una entidad que lleva el adjetivo “plural” en su nombre considera un ataque el hecho de que sea nombrado un obispo de la Prelatura del Opus Dei? ¿Es que pretende que Cataluña sólo tenga pastores de un determinado carisma o pensamiento? ¿Qué pluralidad sería ésa?

Además de lo que propuso Antoni Deig en su momento, ya el cardenal Narcís Jubany había planteado a principios de los años 80 la posibilidad de dividir la diócesis cuando ocupaba el cargo que ahora deja Ricard Maria Carles. Así lo recordó el mismo martes 15, día del anuncio de la decisión y los nombramientos desde el Vaticano, el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls. Tras este comentario, añadió que, “después de la petición de Jubany, varias voces eclesiásticas “han transmitido sucesivamente a la Congregación para los Obispos la utilidad pastoral que tendría convertir en diócesis tanto la demarcación del Vallès como las del Baix Llobregat, Penedès y Garraf”. Ahora, con la división, la diócesis de Barcelona comprende un territorio de 2,5 millones de habitantes, Terrassa 1 millón y Sant Feliu 670.000.

Demarcaciones desde 1993

Otro elemento importante es el nombramiento en 1993 de los obispos Pere Tena, Jaume Trasserra y Joan Enric Vives, con lo que la diócesis de Barcelona pasaba a tener un arzobispo y cinco auxiliares. En ese momento, se estableció por primera vez una distribución por demarcaciones para los prelados, lo que ya dibujaba un panorama que podía ser previo a la división. Este movimiento se produjo después de que el cardenal Jubany, por razones organizativas, aparcó (aunque sin descartarlo para el futuro) el proceso de división que él mismo había planteado.

Entre las reacciones que se han producido estos días contra la división, la mayoría de declaraciones que se han hecho públicas corresponden a agrupaciones formadas por sacerdotes, por ejemplo el Fòrum Oriol o la Unió de Religiosos de Catalunya.

Con todo este contexto, es oportuno destacar que, en la diócesis de Barcelona, existe un problema de fondo: el excesivo clericalismo. Los nombramientos y reorganizaciones que decide el Papa son decisiones que afectan no sólo al clero o a religiosos y religiosas, sino a toda la comunidad cristiana. Los sacerdotes son muy importantes por su labor de apoyo a la vida espiritual y sacramental de los creyentes, pero no por sus excesivas opiniones expresadas ante algunos temas organizativos de la Iglesia.

Concentración este sábado delante de la Catedral

Como muestra concreta del estado de opinión creado, la Taula d’Entitats Catòliques de Barcelona ha convocado una concentración para este sábado 19 de junio, a las 12.30 horas y delante de la Catedral, para protestar por la división de la diócesis. Por su parte, el mismo día, a la misma hora y en el mismo lugar, el colectivo Jóvenes Cristianos con los obispos también convoca una concentración, en este caso para celebrar la división de la diócesis y felicitar a sus nuevos pastores. Los promotores de esta iniciativa también quieren “agradecer el trabajo durante años de los prelados que se retiran, el cardenal Ricard Maria Carles y el auxiliar Pere Tena”. Los lemas de la concentración juvenil son “Viva el Papa”, “Nuevas diócesis, ¡bien!”, “Bienvenidos los nuevos obispos”, “Felicidades, Terrassa y Sant Feliu”, “Gracias, cardenal Carles” y “Gracias, obispo Tena”. Tras el encuentro, a las 13.00 horas, los jóvenes concentrados entrarán en la Catedral y rezarán “al Espíritu Santo para que otorgue sus dones a los nuevos pastores y bendiga a todas las diócesis catalanas en esta nueva y esperanzadora etapa”, según explica el portavoz del colectivo, Alfred Subirana. En esta línea, comenta que, “con los nuevos obispos y las nuevas diócesis, comienza un apasionante período de renovación en la Iglesia catalana”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>