La doble moral ante la sexualización de la sociedad: el caso de los concursos de felaciones en discotecas

El primer escándalo saltó a los medios hace una semana al desvelarse que dos locales o bares de Magaluf, en Mallorca, ofrecían un…

El primer escándalo saltó a los medios hace una semana al desvelarse que dos locales o bares de Magaluf, en Mallorca, ofrecían una botella de cava o barra libre a chicas que realizaran el mayor número de felaciones. En una grabación realizada con un móvil que corrió por las redes sociales, se podía ver a una misma joven que llegó a hacer hasta 23 en poco más de dos minutos y medio.

El éxito de esta práctica degradante para la mujer fue tal que el ya conocido popularmente como "mamading" ha superado todas las expectativas y se está extendiendo a otros locales de la zona.

Desde algunas asociaciones vecinales, hartos de esta situación, se denuncia que "lo que está ocurriendo en Magaluf o es por ineptitud del Ayuntamiento y la policía local o porque les interesa mirar para otro lado no sabemos por qué motivos".

En Barcelona también, pero entre gays

Días más tarde, cuando aún colea el caso anterior, se ha conocido que en Barcelona el club nocturno The Black Room organizó recientemente el "1er Concurso de Mamadas". El primer premio era 500 euros en metálico, el segundo dos vuelos a Ibiza para dos personas, y el tercero un lote de DVD’s porno y un consolador.

"¡Aquí vale todo! Nosotros no somos cobardes ni puritanos. Somos canallas!!". "Lo que oye, el que la mame mejor gana y se lleva un premiazo en metálico de 500€", decía entre otras cosas el anuncio que publicitó The Black Room en su página de Facebook.

El concurso, que se celebró el pasado 8 de junio, fue conocido después de que el programa ‘8 al dia’ de 8tv recibiese la información de un espectador que avisó de su celebración.

Uno de los responsables de la sala, explicó a LaVanguardia.com que son "plenamente conscientes" de la realización de estas fiestas. "Se han hecho muchas, algunas acerca de quién la tiene más grande o más pequeña", explica.

Promiscuidad gay y cinismo de los medios

"El ambiente gay es más promiscuo", reconoce antes de señalar que no aprecian paralelismos entre las felaciones por alcohol en Mallorca, "que son horrorosas", y las felaciones por 500 euros en el concurso de Barcelona. "Es gente que se presta voluntariamente a ello", añade.

También se muestra "sorprendido" por el revuelo que ha causado este concurso en una fiesta "pequeña, que se celebra los domingos, de noche y con todo el mundo mayor de edad". "No tengo nada que esconder, todos los que van saben de qué va el tema", explica.

El responsable de este concurso dice que se está "sacando todo de contexto" y que en el "1er Concurso de Mamadas" participaron "actores porno" así como también "aspirantes a actor porno" y asistentes a la fiesta. "Hay mucha gente que disfruta exhibiéndose", apunta.

"Me sorprende que en el festival erótico de Barcelona, ante 4.000 personas, se suba una actriz, se la follen 20 tíos, no pase nada y con esto sí", concluye en sus declaraciones a La Vanguardia.

Al mismo tiempo, ante el revuelo levantado, The Black Room publicó en su página de Facebook lo siguiente: "La que se ha liado por lo de nuestros concursos !!! Que quede claro: The Black Room es una fiesta para mayores de edad, hecha por Gays y para Gays, y a donde no se obliga a nadie a venir".

Y, en una clara critica al cinismo y la doble vara de medir de los medios, la nota agrega: "Más amor, más sexo, más libertad sexual y menos doble moral, a todos esos medios de comunicación que se financian con la publicidad de la prostitución y luego les molesta lo que hacen los demás libremente. Este domingo, mucho más!!!"

Doble moral de una sociedad hipersexualizada

Una primera cuestión que se desprende sobre esta nueva tendencia trasgresora es que mientras el Ayuntamiento de Magaluf "mira para otro lado", como denuncian las asociaciones vecinales, los organizadores del concurso en The Black Room reivindican sin ningún rubor este tipo de actividades en locales públicos.

Al mismo tiempo, denuncian la hipocresía de una sociedad, administraciones y medios de comunicación que toleran y favorecen los anuncios de prostitución, o que son permisivos con las prácticas sexuales ante el público y con la participación del público en el salón erótico de Barcelona.

En este sentido, hay que reconocer que tienen cierta parte de razón, porque tan censurable es el concurso de felaciones que ellos organizan como esa denuncia de doble moral de una sociedad hipersexualizada.

En cualquier caso, en cuanto a las fiestas que ellos proponen en sus clubs y discotecas gays, habría que preguntarse qué pasaría si en las discotecas de Barcelona donde entra tanto público femenino como masculino hubiera habitaciones oscuras, como las que hay en las gays, o se propusieran de forma generalizada concursos de felaciones o escenas de alto contenido sexual.

¿Si este tipo de concursos se celebraran en discotecas normales sería un escándalo y si sucede en locales gay no lo es?, ¿si fuera perseguido legalmente o se abrieran diligencias por parte del fiscal correspondiente en las primeras debería ser perseguido en las segundas?, ¿es legal que suceda todo esto y es normal que la sociedad y las administraciones miren hacia otro lado? Son preguntas que demandan respuestas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>