La economía española depende del sector de la construcción

El sector de la construcción en España, a pesar de mostrar una suave desaceleración, continúa siendo uno de los pilares fundamentales de la economía e…

El sector de la construcción en España, a pesar de mostrar una suave desaceleración, continúa siendo uno de los pilares fundamentales de la economía española y crece incluso por encima del Producto Interior Bruto (PIB). El tono positivo de la actividad en 2004 hizo crecer el empleo el 3,9 por ciento, aunque predominó la contratación temporal y la ocupación no asalariada llegó al 20 por ciento del total. Son datos del Informe Mensual del Servicio de Estudios de “la Caixa”, correspondientes al mes de abril de 2005.

 

La construcción ha crecido por octavo año consecutivo, en 2004 el 3,7 por ciento a precios constantes, seis décimas menos que en 2003. De esta manera, el sector representó en ese período de tiempo el 9,5 por ciento del PIB español. Desde la perspectiva de la demanda, la inversión en construcción representó el 60,6 por ciento del conjunto de la inversión total, lo que muestra la importancia relativa de este motor económico.

 

Generadora de empleo

 

Esta actividad se está revelando como la mejor lanzadera generadora de empleo en España. A finales de 2004, la ocupación en el sector se situó en 1.955.700 lugares de trabajo equivalentes a tiempo completo, o sea un 11 por ciento de la ocupación total. El aumento del empleo en la construcción, según la encuesta de población activa, fue muy elevado entre la población no asalariada, que llegó a representar algo más del 20 por ciento de la ocupación total del sector.

 

Sin embargo, en estos optimistas datos predomina la contratación temporal, que llegó a ser en 2004 de un 44,6 por ciento del total sectorial, una proporción muy superior a la del resto de la economía.

 

Por encima de la zona euro

 

La expansión de la construcción en España fue en 2004 claramente superior a la del conjunto de la zona euro, donde el valor añadido bruto aumentó el 0,8 por ciento. El estancamiento de los Países Bajos y Francia y el retroceso de Alemania (4 por ciento) y Portugal (2,2 por ciento) son la causa del bajo tono de la actividad en la UE. La otra cara de la moneda, por encima incluso de España, son el Reino Unido, Irlanda, Bélgica y alguno de los países recién incorporados.

 

Por otra parte, la demanda del sector público creció en 2004 el 6 por ciento, dos puntos por encima del incremento registrado por la del sector privado, según indica la asociación empresarial SEOPAN. La demanda del sector público, sobre todo en cuanto a obra civil, representó el 23 por ciento de los 144.700 millones de euros de la producción interna en 2004, según la misma fuente. El 77 por ciento restante, correspondiente al sector privado, se concentró básicamente en la edificación, principalmente de viviendas. Todo parece indicar que la fortaleza de la demanda pública se mantendrá a medio plazo.

 

Solidez de la actividad inmobiliaria

 

La actividad inmobiliaria ha sido brillante durante el primer semestre de 2004, con un incremento de la vivienda en construcción del 8,9 por ciento, casi 4 puntos por encima del año anterior. Así y todo, el futuro inmediato apunta a una cierta desaceleración de la actividad.

 

Por comunidades autónomas, los crecimientos más significativos se dieron en Baleares y Canarias, con mención aparte para Castilla-la Mancha, región en la que el incremento llegó casi al 50 por ciento. Por el contrario, Andalucía, Valencia, Madrid y el País Vasco redujeron el número de proyectos de edificación.

 

Al margen de estos incremento relativos en el número de proyectos, Murcia, las mencionadas Castilla-la Mancha y Canarias, la Comunidad Valenciana y Andalucía superaron la media española, situada en 17 proyectos visados por cada mil habitantes

 

Los precios siguen creciendo

 

Junto al elevado tono del mercado de la vivienda en 2004, los precios de los pisos siguen subiendo como en ejercicios anteriores. Según el Banco de España, esta subida llegó el pasado año al 17,3 por ciento de media en el territorio español.

 

El dinamismo de este crecimiento sostenido en el sector es debido, entre otras razones, a factores demográficos y sociales que impulsan el crecimiento del número de hogares, entre los que destaca el fenómeno de la creciente inmigración.

 

El aumento del empleo y el incremento de la incorporación de la mujer al mercado de trabajo fueron otros factores que incidieron en la demanda de viviendas. También ha influido notablemente la creciente riqueza financiera de los hogares españoles, tal como constatan los datos del Banco de España. Sin embargo, el esfuerzo que han de hacer las familias para atender los pagos de las hipotecas es el más alto en los últimos 10 años.

 

Por último, las perspectivas a medio plazo desde el punto de vista demográfico, social y económico, en cuanto a demanda de viviendas en el mercado de la edificación, son de moderación suave.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>