La educación un reto mundial

Cuando un sistema educativo en un país no funciona, malo. Cuando un país no emplea suficientes recursos para educación, malo. Cua…

Cuando un sistema educativo en un país no funciona, malo. Cuando un país no emplea suficientes recursos para educación, malo. Cuando un país no se preocupa adecuadamente de la educación, malo. Cuando debido a las guerras o al hambre o por diversos problemas graves, no se puede atender la educación en un país, malo.

La democracia, el orden social, la libertad, la paz, la justicia se construyen sobre los pilares de la educación de las naciones; de la educación de sus niños, de sus jóvenes, de sus políticos y de sus trabajadores. La esclavitud, y las dictaduras, las injusticias se construyen: sobre la ignorancia, sobre la incultura, sobre el analfabetismo.

Hoy día todos los grandes líderes sociopolíticos y personas amantes de la prosperidad, de la libertad, de la paz y de la justicia, explican insistentemente la necesidad imperiosa y urgente de la educación y la necesidad de la cultura; y para ello ponen todos los medios a su alcance. La educación es el único camino para que un país o una nación pueda prosperar adecuadamente sin entrar en espirales peligrosas y destructivas.

Los dictadores que quieren mantener a los ciudadanos bajo su yugo, que quieren esclavizar, hoy aún hay muchos, necesitan gente poco formada, ignorantes, analfabetos e incultos. La ignorancia y el analfabetismo hacen que las personas dependan de otros, pues no pueden subsistir por sí mismos.

Los líderes honrados que buscan del bien saben que el camino adecuado es el de la educación, el del conocimiento, el de la formación profesional, el de la ciencia y esto hay que conseguirlo al precio que sea y por difícil que resulte. No hay dificultad que no se pueda superar.

Aunque a veces este noble y prioritario objetivo nos puede costar la propia vida. Así a lo largo de la historia ha sucedido en muchos casos y sigue sucediendo hoy, actualmente tenemos el caso de la joven paquistaní Malala. Una joven de corta edad que por defender la educación de su país estuvo a punto de morir, y hoy es un ejemplo que está llevando la defensa de la educación para las niñas por todo el mundo.

También es muy importante que la educación sea una educación en el marco de libertad.

En muchos países las escuelas son lugares de adoctrinamiento ideológico, donde se preparan a los jóvenes para que sigan unas consignas de partido o consignas fundamentalistas.

Hoy por desgracia en muchos lugares se prepara a los niños y a los jóvenes para la guerra o para sostener sistemas políticos de opresión.

Contra todo este tipo de adoctrinamientos hay que luchar, pues a fin de cuentas, con estos métodos, no se educa para la libertad y para el progreso, sino para la guerra y la esclavitud.

Insisto, la educación en y para la libertad y para la paz es muy importante. Diría que es fundamental para que el mundo discurra por los caminos del entendimiento y de la concordia y para que se consigan logros ideológicos, políticos, sociales y económicos. Y también para que se puedan vivir valores tan importantes como la justicia, la solidaridad, el respeto y la tolerancia sin distinción: de raza, de creencias o de situación social.

Hazte socio

También te puede gustar