La emergencia del paro en España se alargará más allá del 2020

Las previsiones de crecimiento de la economía en España, con sus más y sus menos, son un hecho por el que cabe felicitarse y que …

Las previsiones de crecimiento de la economía en España, con sus más y sus menos, son un hecho por el que cabe felicitarse y que llama al optimismo. Sin embargo, todos los analistas, incluidas las organizaciones internacionales, vienen a coincidir en que el gran problema es la elevada tasa de paro, al tiempo que se preguntan cuánto durará esta situación.

Si nos remitimos a los datos publicados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Eurostat, la OCDE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), la emergencia del desempleo en España se alargará hasta más allá del 2020. De hecho, el FMI sitúa la tasa de paro española en el 16,8% en esa fecha.

En enero de este año, la OIT hacía una valoración de la evolución del mercado laboral durante la crisis de una serie de países: Alemania, Italia, Grecia, Reino Unido, España y Estados Unidos, con datos de Eurostat y de la OCDE.

En ese estudio, Raymond Torres, economista jefe de la OIT daba cuenta de cómo la mayoría de países avanzados recobran en 2014 el nivel de empleo anterior a la crisis, gracias sobre todo a las recuperaciones de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

Peor que España, solo Grecia

Las excepciones a esta evolución generalizada, Grecia y España. Como se puede observar en el siguiente gráfico, reproducido a partir de la información publicada por el diario El País el pasado 11 de enero, Reino Unido lidera el ranking de recuperación del mercado laboral durante la crisis al estar en 2014 al 104,74% del nivel máximo de ocupación.

Por detrás están Alemania (102,83%), Estados Unidos (100,15%), e incluso Italia, que roza el 100% (95,64%). Y en el furgón de cola, Grecia (77,31%), aunque España también muestra un porcentaje muy preocupante (84,34%).

Una segunda cuestión que plantea Torres es que "incluso en países con poco paro, como Alemania, los salarios crecen menos que la productividad", algo que afecta de forma más marcada a España y favorece la desigualdad. "Es un fenómeno casi global, que contribuye al aumento de la desigualdad", destaca el economista jefe de la OIT.

Al mismo tiempo, Torres plantea otro tema problemático para España: se va recuperando el número de trabajadores empleados, pero no en la misma proporción el número de horas trabajadas, una evidencia de cómo se está dando empleo a media jornada e incluso reduciéndola en mayor medida.

De esta manera, la recuperación de empleo "en España no se ajusta por la cantidad de horas trabajadas, sino por la cantidad de trabajadores temporales contratados. Y así, el desempleo aumenta muchísimo en situaciones recesivas", destaca este experto.

Emergencia más allá del 2020

Con estas perspectivas, cabe preguntarse cuándo se alcanzarán en España unas tasas de empleo como las que se tenían antes de la crisis. Y la respuesta no llama precisamente al optimismo.

Si observamos la evolución del desempleo en España desde 1990 hasta 2014, con datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), reproducidos en el siguiente gráfico, se puede deducir lo mucho que va a costar recuperar las tasas de desempleo que teníamos en 2006 o 2007 (8,26% y 8,57%, respectivamente).

Una aproximación nos la muestra este otro gráfico, con datos del FMI y extraído de la información publicada también por El País este miércoles, 15 de abril, donde aquel organismo prevé que en 2020 España todavía tendrá una tasa de paro del 16,8%.

Y la consecuente pregunta es: ¿se puede permitir España mantener tan elevada tasa de paro durante tantos años? Se trata de una situación a todas luces insoportable que requiere de medidas específicas de choque para reducirla.

En el contexto no ya de la UE sino internacional, solo países con grandes conflictos muestran esos niveles de desempleo, que son una clara advertencia de emergencia, que en el caso de España se alargará hasta más allá del 2020.

Estamos hablando del problema que tienen personas que, por ejemplo, rondan los 45 ó 50 años y llevan en paro dos, tres o más años. ¿Cómo encontrarán trabajo después de ese tiempo sin rodarse profesionalmente? Y lo peor es que la sociedad ya se ha inmunizado ante esta lacra social.

Hazte socio

También te puede gustar