La empresa familiar retuvo más empleo durante la crisis

Un estudio del Instituto de la Empresa Familiar muestra que el sector crea el 76% de la ocupación

La asamblea anual de socios del Instituto de la Empresa Familiar en el 2014 en Madrid La asamblea anual de socios del Instituto de la Empresa Familiar en el 2014 en Madrid

Las empresas familiares catalanas sacrificaron parte de su rentabilidad y competitividad durante la crisis a cambio de mantener las plantillas. Esa es una de las conclusiones que expusieron los autores del informe Empresa Familiar a Catalunya que muestra como de media las empresas familiares aumentaron ligeramente el número de trabajadores contratados por cada millón de euro de facturación (de 8,5 a 9) en el periodo que va del 2007 al 2014. Durante esos años de crisis las empresas privadas no familiares redujeron ligeramente el número de trabajadores por cada millón de facturación: de 7,3 a 7,2.

Como consecuencia de ese proceso, la rentabilidad media de las empresas familiares (medida como ratio de beneficios brutos sobre activos) pasó del 8,74% en el 2007 al 4,49% en el 2014. En cambio en las empresas privadas la rentabilidad aunque también bajó durante ese periodo de recesión, lo hizo en menor medida: de 8,42% al 5,59%.

Son algunas de las conclusiones a las que llegan los autores del estudio impulsado por la red universitaria de Cátedras de Empresa Familiar y la Associació Catalana de l’Empresa Familiar y que se presentó ayer en Barcelona a un grupo de empresarios. El trabajo es el primero de estas características que se da en Catalunya y guarda bastantes similitudes con el mismo informe que realizó el Instituto de la Empresa Familiar para el conjunto de España, según explicó su director general, Juan Corona. Catalunya concentra 202.062 empresas familiares, lo que significa el 88,3% de todas las compañías. Pilar Marquès, de la Universitat de Girona, explica que se considera empresa familiar aquella en la que más del 50% de la propiedad está en manos de familias o en el caso de que la propiedad esté más dispersa basta con que una familia tenga el 20% del capital para que se considere familiar porque controla la actividad.

Las empresas familiares crean el 68,9% de toda la producción de la comunidad (medida en términos de valor añadido bruto, VAB) y el 75,8% del empleo. En total son 1,6 millones de trabajadores los que están en nómina de empresas de propiedad familiar. Estas cifras muestran como este tipo de empresas son más intensivas en mano de obra que las empresas privadas.

En el informe los autores han realizado también una encuesta sobre 226 empresas, en el que se detecta que la antigüedad media de las compañías de propiedad familiar es de 43,3 años. La mayoría se fundaron en la década de los setenta y de los ochenta. El 4,2% de la muestra son empresas centenarias. La supervivencia de estas compañías es superior a las privadas que, según datos oficiales para el conjunto de España, tienen una antigüedad de 12 años.

En cuanto a la sucesión, un 47,9% de las empresas familiares está en manos de la segunda generación y un 39,2% de la primera. Fernando Álvarez, de la Universitat Abat Oliba CEU, dice que del estudio no se puede saber el por qué hay pocos propietarios de tercera generación. Una posible explicación es porque mayoritariamente tienen una antigüedad no muy grande: los citados 43 años de media.

Otra de las características es que la plantilla media de las empresas analizadas está por debajo de los 50 empleados. Corona pidió a los empresarios familiares participantes en el acto de presentación del informe que trabajen para aumentar el tamaño de las empresas. Juan Corona añadió que las empresas se encuentran con muchas trabas burocráticas y mercantiles cuando sobrepasan los 50 trabajadores.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>