La eutanasia no es muerte digna

La eutanasia suicida debe considerarse como una falsa piedad, más aún, como una preocupante “perversión” de la misma, ha dicho el Santo Padre. La verd…

Forum Libertas

La eutanasia suicida debe considerarse como una falsa piedad, más aún, como una preocupante “perversión” de la misma, ha dicho el Santo Padre.

La verdadera “compasión” hace solidarios con el dolor de los demás, y no elimina a la persona cuyo sufrimiento no se puede soportar.

El gesto de la eutanasia es más perverso cuando es realizado por quienes, como los familiares, deberían asistir con paciencia y amor a sus allegados, o por los médicos, que deberían cuidar al enfermo en las condiciones terminales más penosas.

Se llega al colmo del arbitrio y de la injusticia cuando algunos médicos o legisladores se arrogan el poder de decidir sobre quién debe vivir o morir.

A todos nos consta que el trance de asistir a un enfermo terminal, es, con frecuencia, más difícil para los que acompañan y rodean al enfermo, que para el enfermo mismo; entonces contestemos sinceramente a las siguientes preguntas:

¿A quién se pretende ayudar legalizando la eutanasia, al enfermo o a los que deciden su muerte? ¿Qué consecuencias trae a una persona tomar conciencia de su responsabilidad en la muerte de un ser querido? ¿A los defensores de la eutanasia les importa?

Una sociedad que legitima la eutanasia suicida no está propiciando muertes dignas, sino la multiplicación de cobardías ante la muerte. Una sociedad que legitima la eutanasia suicida es una sociedad que está proclamando su ineptitud para ofrecer auténtica solidaridad, afecto y cariño a sus enfermos terminales.

Los legisladores deben decidir si van a dejar actuar impunemente a los mercaderes de la muerte o si, en nombre de los más débiles, van a promover, con todos los medios a su alcance, la investigación y el desarrollo de los “cuidados paliativos”. Estos cuidados sí permiten facilitar una muerte verdaderamente digna.

Si llega el caso -ojalá no llegue-, esperemos que nuestros legisladores actúen con sensatez y se manifiesten a favor de la vida.

Hazte socio

También te puede gustar