La fe de nuestros padres‘, de Valentí Puig

Estamos acostumbrados a que, gente de fuera, nos explique su conversión. La lejanía hace más fácil que digiramos ese fenómeno que algunos juzgan como …

Estamos acostumbrados a que, gente de fuera, nos explique su conversión. La lejanía hace más fácil que digiramos ese fenómeno que algunos juzgan como “absurdo”, “extravagante” o “inopinado”.

A ello se une un cierto tabú para hablar de lo íntimo y específicamente de lo religioso. Es decir, lo que a todo el mundo importa y sobre lo que se legisla queda fuera de la conversación y del debate como si fuera inapropiado y hasta de mala educación.

Se puede ser de un equipo de fútbol y manifestarlo de la manera más hortera, pero un símbolo religioso, en la peligrosa pendiente en la que nos encontramos, puede llegar a ser agresión.

En este contexto aparece el libro de Valentí Puig, y lo hace a contracorriente. El autor mallorquín, conocido por sus colaboraciones en el ABC y ganador de varios certámenes literarios, habla de regreso, que no de conversión. Es una precisión que le permite retrotraerse a sus orígenes y recorrer de nuevo el camino por el que se apartó de la Iglesia y celebrar con gozo su retorno, que valora como una “pepita de oro”.

Puig, en un proceso que conjuga el raciocinio y la nostalgia, se da cuenta, tomando la cita de Evelyn Waugh, que la civilización que no es sostenida por la fe no tiene futuro.

Por eso el libro, al tiempo que nos narra el proceso personal seguido por el autor también contiene una diagnosis sobre el mundo actual. Y lo peor es el relativismo y el privar a las jóvenes generaciones de la posibilidad de conocer la verdad. Les es escamoteada en el hecho mismo de negar su existencia y de construirlo todo sobre esa afirmación.

También señala nuestro autor que aceptar la fe supone hacerlo sin condicionamientos y en su globalidad. Ello supone la humildad de aceptar “la música del órgano bello y también y del desafinado”. Sin esa humildad Dios no nos es dado.

Valentí Puig señala en su libro la importancia que ha tenido en su regreso la figura de Juan Pablo II, que lo cautivó con sus gestos, y también manifiesta su entusiasmo por el Papa Benedicto XVI.

Pero el libro es también deudor de las enseñanzas de grandes autores como Chesterton, también converso, y muestra admiración por la Europa de las catedrales o por políticos como Robert Schuman, que trabajaron por la unión europea reconociendo su tradición.

Pulcramente escrito, con una prosa que se degusta en cada frase, tiene el libro la valentía de ir contracorriente. Valentí Puig muestra ese camino, sin hitos extraordinarios, por el que volvió a una casa de dos mil años desde la que todo, el mundo y la propia vida, cobran sentido.

LA FE DE NUESTROS PADRES
Valentí Puig
Península
149 páginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>