La federación de padres, contra el abusivo aumento de precios en los comedores escolares

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña (FAPAC) ha denunciado el abusivo aumento de precios en los comedores escolares…

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña (FAPAC) ha denunciado el abusivo aumento de precios en los comedores escolares decretado para el curso 2005-2006. El Departament d’Ensenyament de la Generalitat ha fijado el precio máximo por alumno y día en 5,2 euros, lo que equivale a un incremento del 12 por ciento del precio de este servicio.

 

La FAPAC lamenta que la Generalitat haya decidido aplicar esta subida, cediendo a las presiones de las empresas, y pide que se retire, ya que es un gasto que no podrán soportar las familias con más hijos.

 

La redacción de ForumLibertas.com se ha puesto en contacto con el presidente de la FAPAC, Joan Jordi Rosell, que, a través de sus respuestas, nos ofrece una visión más certera y amplia del problema que genera la decisión del Departament d’Ensenyament y de las actuaciones que piensa emprender la FAPAC ante el aumento.

 

– ForumLibertas.com (FL): ¿Por qué cree que la Generalitat ha decidido un aumento tan importante?

 

– Joan Jordi Rosell (JJR): El Departament d’Ensenyament ha fijado el precio máximo de los comedores escolares atendiendo a las consideraciones de las principales asociaciones empresariales (AEISC, ACELLEC y ACCAC) y las federaciones de educación de los sindicatos (CC.OO y UGT), tras la aprobación del "Primer convenio colectivo del sector del ocio educativo y sociocultural de Catalunya 2005-2007", cuyos aspectos económicos entraron en vigor el 1 de enero de 2005. Este convenio regula las relaciones laborales de los educadores del tiempo libre y de los servicios periescolares de comedor, atención matinal o de tarde, actividades extraescolares, casals d’estiu y colonias, así como de los acompañantes de refuerzo para las salidas que comportan algunas actividades complementarias dentro del horario lectivo.

 

Todas estas actividades, que involucran a una gran cantidad de alumnos (alrededor de un 45 por ciento hace uso del comedor escolar), verán incrementado su precio en el presente curso y en los sucesivos de manera que en el 2007 se habrán situado en un 42 por ciento (sin contar el incremento del IPC) de aumento respecto de lo que se cuantificaba al inicio del curso 2004-2005.

 

– FL: ¿Tiene sentido un aumento de estas características en el contexto de una necesidad de mejorar el sistema educativo?

 

– JJR: Sin duda alguna la regularización del marco laboral del sector de la educación en el tiempo libre así como la mejora salarial de sus trabajadores era necesaria. Entre otras cosas, como garantía de la adecuada profesionalización de los educadores y, por tanto, de una calidad educativa digna para nuestro alumnado más allá del horario lectivo de los centros escolares. El hecho de que ahora tengan un convenio al que atenerse es por tanto positivo.

Pero, dada la singularidad del mismo, un convenio que afecta a la regularización de servicios educativos y sociales y las consecuencias económicas que supone no puede dejarse únicamente en manos de las leyes del mercado. Requiere, por tanto, una intervención de la administración de manera que no todo el peso y el coste de esta regularización se apoye sobre las economías familiares.

 

– FL: ¿Qué propuestas alternativas han hecho a la Generalitat para corregir este aumento?

 

– JJR: Por nuestra parte proponemos una intervención del gobierno de la Generalitat, plenamente justificada por la singularidad del sector y su implicación educativa y social, que determine un periodo plurianual de subvención del sector de los servicios periescolares, de manera que el aumento de precios por encima del IPC que supone la regularización se prolongue en el tiempo pero de manera más suave.

 

No nos negamos a pagar más en beneficio de una mayor calidad de la educación en el tiempo libre y una estabilización de las relaciones laborales de los educadores, sólo pretendemos que el aumento de cuotas sea más llevadero para las economías familiares.

Al respecto, cabe no olvidar que este tipo de servicios, si bien son voluntarios por parte de las familias que los utilizan, en una gran mayoría de casos suponen una alternativa para la, por ahora no resuelta, conciliación de los horarios laborales con las necesidades educativas y de atención a la infancia de la gran mayoría de las familias.

 

– FL: ¿Qué acciones piensan emprender contra esta medida?

 

– JJR: Por ahora nos contentamos con llamar la atención mediática y social sobre este problema y esperamos que esto sea suficiente para que el Gobierno de la Generalitat se avenga a hablar de ello y poder negociar para que se establezca alguna medida.

También suponemos que habrá más presión social y ciudadana en el momento en que las familias empiecen a notar los cambios en sus recibos mensuales o trimestrales. Para ello, animamos a la Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos a que persigan la publicación de cartas de denuncia en los periódicos, o que las manden directamente a la Dirección General de Centros del Departament d’Ensenyament. Damos también rienda suelta para que las AMPA lo planteen directamente a los Ayuntamientos y a los Consells Comarcals, que en muchos casos también están implicados en la gestión de este tipo de servicios.

 

– FL: ¿Qué consecuencias puede tener el incremento sobre las familias y el sistema educativo en general?

 

– JJR: Si no se produce una intervención de las administraciones, y ante la ausencia de normativas que regulen la definición cualitativa de los servicios periescolares, es más que probable que el aumento de precios y la necesidad imperiosa de las familias de mantener a sus hijas e hijos atendidos, mientras padre y madre nos ocupamos de nuestras obligaciones laborales, se traduzca en rebajas de la calidad de estos servicios para compensar su gravosidad. Esto será así en muchos casos, pero no podemos descartar que incluso algunos servicios se hagan inviables y desaparezcan por el hecho de no ser sostenibles económicamente por parte de las familias que hasta ahora los han mantenido mediante ratios alumnos/educador muy ajustados.

Todo ello revertirá en la degradación cualitativa de la educación en los centros más allá del horario lectivo, y eso es algo que no se merece ninguna niña, niño, o joven alumno de nuestro sistema público de educación.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>