La Fiscalía no ve ofensa religiosa en el beso lésbico en el camarín de la Virgen de Montserrat

La Fiscalía ha rechazado la denuncia contra el vídeo reivindicativo de la CUP que ofende los valores católicos con el lema de “saca el rosario de nuestros ovarios, saca tu doctrina de la vagina”

beso lésbico

La Fiscalía Provincial de Barcelona ha rechazado la denuncia contra el vídeo dónde aparecen dos mujeres (que simulan ser lesbianas) en el que muestran como en el camarín de la Virgen de Montserrat se besaban y tocaban apasionadamente, mientras de fondo se oía una música con letra en castellano con expresiones como “saca el rosario de nuestros ovarios, saca tu doctrina de la vagina”. Este vídeo, que vulnera el respeto a los sentimientos religiosos de los católicos, fue creado y difundido a través de las redes sociales por miembros del Movimiento Arran (que se definen como movimiento radical independentista y que forma parte de la CUP en Cataluña).

Según el artículo 525 del Código Penal, se sanciona “a quienes hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de los dogmas, creencias, ritos o ceremonias de una confesión religiosa, para ofender los sentimientos de sus miembros”.

Según la resolución, “el vídeo denunciado objetivamente es irreverente y ciertamente provocador, siendo comprensible que pueda molestar los sentimientos de algunas personas que profesan la religión católica”. Pero añade que, “no obstante, en el contenido del video expuesto públicamente no se efectúa escarnio, ni afrenta, mofa, burla, humillación, ofensa, insulto, injuria o ultraje alguno a los dogmas, creencias, ritos o ceremonias de la Iglesia Católica”.

Arran quería atentar contra la moral de la Iglesia

Según las autoras del vídeo, que se hizo público el pasado 26 de abril ‘Día de la visibilidad lésbica’ se pretendía la “visibilización del lesbianismo”, aunque el objetivo real era la ofensa a la Madre de Dios y todos los católicos, pues para su visibilización podían haber escogido un lugar no sagrado. La iniciativa llegó justo un día antes de que Cataluña celebrase el día de Montserrat, su patrona.

El colectivo informó en un comunicado que la grabación, que se titula “Les lesbianes també estimem, també follem!” (“Las lesbianas también queremos, también follamos”) tenía como objetivo “denunciar la misoginia y las lesbofobia de la Iglesia”. Por eso, afirmó Arran, ha querido “atentar contra la moral de la Iglesia” y “profanar sus símbolos sacros”, en respuesta “a sus constantes ataques a la forma de ser y vivir de las lesbianas”.

Así pues, la aplicación de la legislación española por parte de algunos jueces y fiscales, no la protege de las ofensas. Cabría ver si en el caso de que esta ofensa se hubiera producido en un centro de culto musulmán, también se interpretaría como que no existe ninguna ofensa a la religión musulmana.

“Sentido satírico en el vídeo, pero no queda acreditado el de ofender”

Aun así, según la Fiscalía, “hay en el video emitido un inequívoco sentido satírico, provocador y crítico, pero no queda acreditado el de ofender que pretende el denunciante. No negamos que el denunciante y sectores de católicos se hayan sentido sinceramente ofendidos”. Éste es concepto que no aparece en el texto del artículo, por lo cual es la interpretación del mismo fiscal.

Solamente hace falta reproducir el texto de la canción que aparece en el vídeo: “saquen sus rosarios de nuestros ovarios, saquen sus doctrinas de nuestra vagina”.

La resolución ampara su decisión a la libertad de expresión. El fiscal recuerda que la libertad de expresión también son aquéllas que “chocan, inquietan u ofenden”. Y añade que “en las sociedades democráticas, los grupos religiosos deben tolerar las críticas públicas y el debate sobre sus actividades, creencias o enseñanzas, siempre que tales críticas no supongan insultos intencionados y gratuitos o discurso del odio”.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    Ante la resolución de los jueces y fiscales sobre este repugnante asunto, lo trascendente no es la clara intención de ofender a los católicos -que ya podían haber sido más contundentes y haber protestado por el atopello a sus derechos con mayor energía- sino la palpable ofensa a Dios y a su Madre Santísima. Para hacer esa fantochada asquerosa, podían haber elegido un antro, un teatro o un estadio. Sólo están buscando ruido al chicharrón y pobres bocas cerradas del mundo católico. Ese silencio culpable y miserable con Dios y María Santísima, no pasa la infinita Justicia divina.
    Ma. Elena Melgarejo Lozano lmelgarejolozano@gmail.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>