La fragilidad de las parejas de hecho: hay mucha más ruptura y violencia machista que en los matrimonios

La violencia machista y la ruptura afecta mucho más a las parejas de hecho que a los matrimonios. Este es un hecho que tiene su explicaci&oacut…

La violencia machista y la ruptura afecta mucho más a las parejas de hecho que a los matrimonios. Este es un hecho que tiene su explicación en gran medida debido a la fragilidad de las relaciones de aquellas parejas que optan por la cohabitación en lugar de elegir el vínculo matrimonial.

De hecho, hace poco menos de tres años y medio informábamos de que entre las tres causas del feminicidio en España la debilidad del vínculo de pareja era una de ellas. Las otras dos, las patologías y el sistema de creencias.

Esas eran las conclusiones de un estudio del Instituto de Estudios del Capital Social (INCAS) de la Universidad Abat Oliba CEU, que además cuestionaban las tesis de la ideología de género en lo referente al maltrato en el seno de la familia.


Los matrimonios, más estables y con menos violencia

Ahora, el estudio Estadística de Violencia Doméstica y Violencia de Género (2014) elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) viene a constatar estas afirmaciones al mostrar que entre las parejas de hecho hay mucha más ruptura y violencia machista que en los matrimonios.

En el informe, hecho público el pasado martes, 5 de mayo, se puede ver que en el 44,1% de los casos de violencia doméstica la víctima y el denunciado cohabitaban o eran ex pareja de hecho, teniendo en cuenta que representan el 13,7% del total de parejas (datos del propio INE del año pasado).

Al mismo tiempo, los matrimonios o ex cónyuges suponen el 86,3% de ese total de parejas, pero el porcentaje de violencia machista se limita solo al 33%, como se puede observar en el siguiente gráfico, reproducido a partir del estudio del INE.

El gráfico detalla las "relaciones víctimas/denunciados" y, atendiendo al tipo de relación que existe entre ellos, "en el 26% de los casos la víctima y el denunciado eran cónyuges y en el 6,8% ex cónyuges", por lo que la suma de ambos representa ese 33% sobre el total de este tipo de violencia.

En el caso de las parejas de hecho, con un porcentaje del 23,3% de los casos de violencia, si se le suma el 20,8% de las ex parejas, supone un 44,1% de los casos de la llamada violencia de género. Es decir que suponen un 44,1% de violencia sobre el 13,7% que representan sobre el total de parejas. La proporción habla por sí sola.

Además, a este porcentaje incluso se podría añadir una parte proporcional importante de los porcentajes relativos a novias (9%) y ex novias (12,1%), dado que este tipo de relación, cuando hay violencia machista, tiene más que ver con la cohabitación que con el simple hecho de ser novios sin vivir juntos.

Otra cuestión a destacar en las cifras que muestra el estudio es que las parejas de hecho, las ex parejas, las novias y las ex novias han aumentado sus porcentajes de violencia, en mayor o menor medida, entre 2013 y 2014; mientras que entre los cónyuges y los ex cónyuges ha disminuido.


La ruptura, factor clave

A la vista de estos datos, cabe insistir en que el factor ruptura, mucho más frecuente entre las parejas de hecho que entre los matrimonios, es clave para entender el fenómeno de la violencia machista en España.

Al mismo tiempo, esta cuestión sirve para entender por qué los países nórdicos o anglosajones muestran unos porcentajes de violencia doméstica mucho más elevados que los de España, que representan la mitad que los que se dan en la UE, como informábamos el pasado 31 de marzo.

Así, mientras un 12,5% de las mujeres de 16 años o más había sufrido violencia física o sexual por parte de sus parejas o ex parejas en España, la media europea está en un 22%, a pesar de que los estereotipos resaltan que el machismo está más presente en sociedades como la griega, la italiana o la española. La explicación está en que en esos países anglosajones y nórdicos la proporción de parejas de hecho es elevadísima.

Hazte socio

También te puede gustar