La Fundación Joan Maragall, 15 años tendiendo puentes entre el cristianismo y la cultura

La Fundación Joan Maragall, una entidad que nació en 1990 con el apoyo del Arzobispado de Barcelona, lleva 15 años trabajando al servicio de un objeti…

La Fundación Joan Maragall, una entidad que nació en 1990 con el apoyo del Arzobispado de Barcelona, lleva 15 años trabajando al servicio de un objetivo que siempre destaca su actual presidente, el sacerdote catalán Antoni Matabosch: “Tender puentes entre el cristianismo y la cultura”. Y este año no es una excepción. Como en los anteriores cursos, este foro de trabajo y reflexión ofrecerá a la sociedad sesiones mensuales sobre la actualidad religiosa y cultural, debates abiertos y ciclos de conferencias dedicados a asuntos que van desde la producción cultural de inspiración cristiana hasta el pensamiento filosófico de un determinado personaje relevante. Para el curso 2005-2006, los principales ejes de trabajo de la Fundación Joan Maragall son el diálogo cultural, la formación, la reflexión sobre la laicidad y las relaciones interreligiosas.

 

El arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, inauguró oficialmente el nuevo curso el pasado lunes en un acto que se inició con una intervención del presidente de la fundación. Antoni Matabosch hizo públicos los objetivos y programas para el quinquenio 2005-2010 para la institución. A continuación, el prestigioso teólogo Josep Maria Rovira Belloso impartió la lección inaugural bajo el título Un don inesperado para el siglo XX: las teologías de Karl Rahner y Hans Urs Von Balthasar. Presentó a estos dos personajes como grandes figuras y como ejemplos de inculturación de la fe en el mundo presente. Después, se hizo público el nombre de la persona a quien la Fundación Joan Maragall ha concedido esta vez su ayuda anual para formación. Se trata del alumno Abel Jiménez Barrantes, que desarrollará un proyecto sobre la interioridad en San Agustín y en Descartes.

 

El máximo responsable de la institución cultural presentó el plan estratégico elaborado por el Patronato para los próximos años, un proyecto que contempla seis grandes horizontes: Dialogar con los diferentes ámbitos de la cultura, priorizar las actividades formativas, fomentar la reflexión sobre cristianismo y laicidad y sobre el lugar de las confesiones religiosas en el espacio público, fomentar el diálogo interreligioso desde el catolicismo, hacer más presente la acción de la fundación entre universitarios y profesionales e impulsar la creación de una red de entidades culturales cristianas de Cataluña, así como convertir la ciudad de Barcelona entre los centros europeos de referencia en cuanto a la producción cultural de inspiración cristiana.

 

En su intervención, el Doctor Rovira Belloso habló de Rahner y Von Balthasar como teólogos que provocaron una auténtica explosión cultural en Europa dentro de lo que fue la preparación del Concilio Vaticano II (1962-1965). “Estos dos personajes ya no escriben en latín, con lo que la teología queda abierta a la cultura de la época”, recordó el sacerdote.

 

Como clausura de la sesión de apertura del curso para la Fundación Joan Maragall, el arzobispo Lluís Martínez Sistach dijo que la institución tiene una gran labor que realizar, desde el punto de vista del cristianismo. “Se necesita una actitud más arriesgada y comprometida. La Iglesia de nuestros días proclama continuamente el reto de la evangelización de las culturas”, explicó. En la misma línea, el prelado subrayó que “la finalidad y el trabajo de la fundación son muy necesarios para una predicación correcta y eficaz del Evangelio”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>