La gestión de ETA, víctimas y políticos del ‘conflicto’

La crónica del proceso de paz en el País Vasco ha vuelto al primer plano las últimas semanas. Se impone un análisis ante l…

La crónica del proceso de paz en el País Vasco ha vuelto al primer plano las últimas semanas. Se impone un análisis ante la complejidad de este tortuoso camino y el tacticismo que impregna cualquier paso o decisión de unos u otros. La paz llegará cuando se articulen bien dos grandes aspectos entrelazados: la política y los pasos hacia la reconciliación moral.

El paso más reciente ha sido el enésimo comunicado de ETA del 19 de enero de 2014 que reitera el abandono de la violencia sin anunciar su disolución ni desarme mientras persista el alejamiento de los 527 etarras reclusos.

La penúltima instantánea fue la del acto de Durango, protagonizado por 63 expresos de ETA (sumaban 309 asesinatos), la mayoría liberados las últimas semanas gracias a la derogación en Estrasburgo de la Doctrina Parot.

Caben dobles lecturas de estos comunicados, actos y resoluciones judiciales. Por un lado, son indicativos de que se está avanzando. Después de la sentencia de Estrasburgo y de la sucesiva liberación de decenas de presos, el colectivo que los agrupa ha aceptado la legalidad penitenciaria, renunciando a su histórica petición de amnistía.

En el mismo acto de Durango se vio la otra cara de la moneda, la reticencia a pedir perdón. Al acabar de leer el comunicado y reiterar que no se responderían preguntas, el valiente periodista Cake Minuesa les instó a pedir perdón en nombre de la paz, la dignidad, de los 1.500 años que han sumado en la cárcel pero también de los 309 muertos que han ocasionado los 63 expresos.

Incluso condenar la violencia, el paso previo a pedir perdón, no se puede dar por descontado. Otro valiente comunicador, Jordi Évole, preguntó sobre ello sin obtener una respuesta afirmativa tanto a Otegui (vídeo) como a una dirigente de Bildu (vídeo). Por el contrario, sí condenó nítidamente la violencia Pello Urizar (vídeo), portavoz de Bildu pero miembro de Eusko Alkartasuna, histórico partido fundado por Carlos Garaikoetxea en 1986.

Tacticismo político

La cuestión de ETA se ha prestado a utilización política a lo largo de sus más de 30 años de historia. Por un lado, PP y UPyD rivalizan en demostrar quién tiene la actitud más firme contra cualquier concesión. Basta leer algunos titulares como “UPyD denuncia un pacto de PP y PSOE para no castigar los homenajes a etarras”, “Rajoy, ante la presión de Aguirre: ‘Con ETA no hemos cambiado’”.

El PNV teme perder su electorado si se enroca en una actitud sin matices de este estilo. Por un lado piden más pasos a ETA, pero por el otro participaron junto a Sortu en la multitudinaria manifestación en Bilbao del 14 de enero (vídeo) bajo el lema “Derechos Humanos, acuerdo, paz”. La concatenación de estos tres términos es el reflejo de que no fue una reivindicación unitaria, transversal y homogénea sino que se prestó a multitud de interpretaciones por los gritos en apoyo a los presos y a la amnistía. El exalcalde socialista de Donosti, Odón Elorza, puente entre nacionalistas y constitucionalistas se mostraba incómodo con él. “¿A qué derechos humanos se refieren?”, se preguntaba, “¿A los de los presos o a los de las víctimas?”

Las víctimas y la reaparición de Ortega Lara

Las víctimas, es otro colectivo tristemente manipulado y politizado. En su contra está su división en dos asociaciones: la AVT, vinculada al PP y la ramificación que surgió a raíz del atentado de Atocha, la Asociación 11-M. Pero a menudo ha faltado empatía en asuntos delicados y complejos como la victoria judicial de la etarra Inés del Río que tumbó la chapucera Doctrina Parot o el eco que se dio a la foto de los 63 pistoleros de ETA en Durango. Más lejanos en el tiempo quedan los casos de huelgas de hambre exitosas para los expresos De Juana Chaos y Bolinaga (el secuestrador de Ortega Lara).

Precisamente, el funcionario de prisiones, ha sido noticia por ser uno de los fundadores de VOX, una nueva plataforma política. A los autores de algunos chistes sobre Lara (que no cito para no darles publicidad) deberían dejar a un lado la política y discrepar sin faltar el respeto a una persona que sobrevivió en este zulo (vídeo) durante 532 días. También podrían escuchar su testimonio en esta empática entrevista de Sánchez Dragó. Sin duda, notícias como el recibimiento de su secuestrador en Mondragón y el balance de la AVT un año después, son muestras que el resarcimiento moral de esta sociedad aún tiene largo recorrido.

Acabo este análisis mostrando la otra cara de la moneda, el reportaje de ‘30 minuts’ (TV3) sobre el perdón personal de exetarras que han pedido perdón discreta y voluntariamente cara a cara con las víctimas sin que por ello obtuvieran beneficios penitenciarios sino para empezar una nueva vida.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>