La Iglesia advierte de que abandonará los órganos de gobierno del Hospital Sant Pau si no acaban “todos y cada uno de los abortos”

En junio de 2013 nos hacíamos eco de una información basada en presuntos documentos filtrados que revelaban que el Hospital Sant Pau de …

Forum Libertas

En junio de 2013 nos hacíamos eco de una información basada en presuntos documentos filtrados que revelaban que el Hospital Sant Pau de Barcelona, coadministrado por la Archidiócesis de la Ciudad Condal, habría practicado una interrupción del embarazo programada sobre un feto de más de 17 semanas, a raíz de lo cual la pregunta era si el centro habría engañado a la Iglesia.

En cualquier caso, la cuestión de fondo es que en el Hospital Sant Pau se están practicando abortos, según explicaba el pasado 20 de enero el representante de la Iglesia en esta institución, José Ramón Pérez, en una entrevista publicada por el diario ABC.

"La Iglesia abandonará el Sant Pau si se practican más abortos", advertía en la entrevista, al mismo tiempo que también reconocía que el centro sanitario nunca ha dejado de hacer interrupciones de embarazos.

Que acaben "todos y cada uno de los abortos"

En ese sentido, el representante de la Iglesia en el Sant Pau pretende dar un paso más en la reivindicación histórica de pedir que este centro deje de practicar interrupciones voluntarias del embarazo (IVE).

Su intención es "luchar hasta el final" y, de lo contrario, abandonar los órganos de gobierno de esta institución, en los que está representado junto con el Ayuntamiento de la ciudad y la Generalitat de Cataluña.

Por ello, el religioso asegura que si en unos meses no se revierte la situación y se dejan de practicar "todos y cada uno de los abortos" en este hospital, tienen la firme intención de dejar de asistir a las reuniones tanto de la fundación patrimonial, la Muy Ilustre Administración (MIA), como de la de gestión, "en las que es necesario el quórum para que se apruebe todo", tal como ha manifestado en declaraciones a Diario Médico.

Sin embargo, el presupuesto general del San Pablo se presenta ante la Fundación de Gestión, en el que la Iglesia ocupa sólo uno de los seis puestos (uno más por el Ayuntamiento y dos por la Generalitat) y cuyas decisiones basta con que se aprueben por mayoría. Pero no sucede así en el Patronato de la fundación patrimonial, que requiere la unanimidad de los seis miembros (dos por cada una de las tres instituciones).

Este órgano gestiona el patrimonio y los beneficios de la entidad y es el máximo responsable de que todos los ingresos reviertan en beneficio del hospital. Es decir, que si no hay unanimidad, los recursos que se obtienen por esta vía no podrían utilizarse.

Pérez ha admitido que, actualmente, la mayoría de interrupciones del embarazo de pacientes de la población de referencia de este centro se derivan a otros, pero piden que el hospital no haga "ni un solo aborto" y que salga de la lista del Ministerio de Sanidad.

Según asegura, que sea un hospital público no justifica que se tengan que ofrecer todos los servicios mientras se brinden las prestaciones en otros centros.

"El ideario cristiano del hospital pesa más que la ley, porque es un caso especial y ya lo tenía cuando llegó a ser público", concluye el representante de la Iglesia en el Sant Pau.

¿Te ha gustado esta noticia?

Ayúdanos a pagar el precio de la libertad

Hazte socio

También te puede gustar