La Iglesia cuenta con cinco nuevos cardenales, el arzobispo de Barcelona, entre ellos

Francisco presidió el Consistorio Ordinario Público con el que creó los nuevos purpurados de España, San Salvador, Mali, Suecia y Laos

En la tarde del 28 de junio, el Papa Francisco presidió el Consistorio Ordinario Público con el que creó cinco nuevos cardenales. El Pontífice los exhortó a seguir a Cristo con decisión y a no dejarse distraer por otros intereses.

Francisco, el primero no europeo desde el siglo VIII, el Pontífice venido del “del fin del mundo, como él mismo dijo, nombró este miércoles a cinco nuevos purpurados que amplían el grupo a 225 miembros. Es el cuarto Consistorio que celebra el argentino desde 2013, que ya está a solo uno de todos los que convocó su predecesor, Benedicto XVI durante ocho años de pontificado. Una gran renovación que habrá creado ya a 49 de los 121 purpurados electores (pese a que el límite orientativo lo puso Pablo VI en 120), acercándose a la mayoría. Un órgano al que ha dado la vuelta a una velocidad sorprendente: los europeos ya no son mayoría.

Uno de los cinco cardenales que han recibido este miércoles el birrete púrpura es el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella. Un hombre con un perfil parecido al de Francisco: cercano, pastoral, humilde… Algunos señalan a este aragonés de 71 años, que ya formaba parte de la Congregación para los obispos que asesora al Papa en la elección de nuevos monseñores, como el hombre cuyo nombramiento ha impulsado este Consistorio tan cercano al anterior. El resto de elegidos son Jean Zerbo, arzobispo de Bamako (Mali); Anders Arborelius, obispo de Estocolmo (Suecia); Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, obispo titular de Acque Nuove di Proconsolare, vicario Apostólico de Paksé (Laos); y Gregorio Rosa Chávez, obispo titular de Mulli, auxiliar de San Salvador.

Composición del colegio cardenalicio a 28 de junio

Composición del colegio cardenalicio a 28 de junio

La periferia del mundo —geográfica, pero también cultural, política y económica— es uno de los ejes del actual Pontífice. Una idea que influye en la procedencia de los purpurados. Este miércoles recibieron el birrete y el anillo solo dos europeos y ningún italiano. El colegio configurado por el Pontífice ya tiene un 28% de cardenales americanos, un 13% africanos y un 12% procedentes de Asia, frente al todavía mayoritario 44% nacidos en el Viejo Continente. En los últimos años esa internacionalización ha ido creciendo, pero es un fenómeno que, como recuerda el director de L’Osservatore Romano y reconocido experto en historia de la Iglesia, Giovanni Maria Vian, comenzó en 1946 con Pío XII y se disparó en 1978 con Juan Pablo II, que resultó el primer Papa no italiano desde 1522.

Los consistorios se dividen en los nombramientos más o menos obligados por las sedes cardenalicias y los que elige completamente el Papa. El director del Departamento de Historia de la Iglesia de la Universidad Gregoriana, Roberto Regoli, subraya que Francisco se ha caracterizado por insistir en el segundo tipo. “Creo que mira más a lo que representan las personas, que a las propias personas. El cardenal de Laos, por ejemplo, no es conocido en el mundo, pero hemos visto en los últimos años como esa Iglesia ha pasado por muchas dificultades. Nombrarle significa prestar atención a esa región. Es algo simbólico también”.

 

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>