La Iglesia “no es una organización asistencial”

En su mensaje con motivo de la 87 Jornada Mundial de las Misiones, el Papa Francisco hace también referencia a las “tensiones y conflicto…

Forum Libertas

En su mensaje con motivo de la 87 Jornada Mundial de las Misiones, el Papa Francisco hace también referencia a las “tensiones y conflictos que causan inseguridad y fatiga para encontrar el camino hacia una paz estable” y a la movilidad generalizada por motivos de trabajo, intercambios profesionales y culturales, turismo y otros fenómenos que dificultan la tarea de las comunidades parroquiales. “En esta situación tan compleja, donde el horizonte del presente y del futuro parece estar cubierto por nubes amenazantes, se hace aún más urgente el llevar con valentía a todas las realidades, el Evangelio de Cristo, que es anuncio de esperanza, reconciliación, comunión”, remarca el Pontífice.

En esta línea, el Papa Francisco invita a toda la Iglesia a anunciar con “fervor” el Evangelio y asegura que llevarlo a los demás no es “violentar la libertad”. “Siempre debemos tener el valor y la alegría de proponer, con respeto, el encuentro con Cristo”, sugiere al tiempo que cita a Pablo VI.

Asimismo, admite que la obra de evangelización encuentra obstáculos “no sólo fuera, sino dentro” de la comunidad eclesial pues, a veces, “el fervor, la alegría, el coraje, la esperanza en anunciar a todos el mensaje de Cristo y ayudar a la gente a encontrarlo son débiles”. Además, advierte de que, con frecuencia, lo que se destaca y se propone es “la violencia, la mentira, el error”. Ante esta situación, el Pontífice exhorta a las iglesias a “dar relieve” a la dimensión misionera en los programas pastorales y formativos y a tener en cuenta que “la misionariedad no es sólo una dimensión programática, sino también paradigmática que afecta a todos los aspectos de la vida cristiana”. En este sentido, subraya que la Iglesia debe proclamar “sin descanso” la Palabra de Dios saliendo del propio ambiente para llevarla también a las “periferias”, especialmente, a aquellas donde no conocen a Cristo y advierte de que quienes guardan para sí mismos el mensaje de Jesús se convertirán en “cristianos aislados, estériles y enfermos”.

Por otra parte, el Papa repite que la Iglesia “no es una organización asistencial, una empresa, una ONG” sino “una comunidad de personas, animadas por la acción del Espíritu Santo” e invita a las iglesias más ricas en vocaciones a ayudar “con generosidad” a las que sufren por su escasez.

Hazte socio

También te puede gustar