La Iglesia premia a Wim Wenders por la alta espiritualidad de su filmografía

El presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, el arzobispo John P. Foley ha entregado este miércoles, 8 de septiembre, el Pre…

El presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, el arzobispo John P. Foley ha entregado este miércoles, 8 de septiembre, el Premio Robert Bresson 2004 al director de cine alemán Wim Wenders, en el marco del Festival de Cine de Venecia. El arzobispo estadounidense ha justificado la entrega del galardón por la capacidad de Wenders de tocar el corazón de la gente con un cine en el que “encontramos muchos momentos meditativos de alta espiritualidad sobre el sentido de la vida, sobre el mal, sobre la muerte y sobre el más allá”. El cineasta alemán presenta a concurso en el festival veneciano la película La tierra de la abundancia, una aguda mirada crítica a la actual sociedad estadounidense, tras el 11 de Septiembre, y una llamada a la reflexión sobre la intolerancia y sobre el diálogo.

 

El Premio Robert Bresson está patrocinado por el Ente italiano del Espectáculo, una entidad cultural que colabora con el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales y con el Consejo Pontificio de la Cultura. “El cine no es sólo diversión, podría ser también una fuente de reflexión. Creo que Wim Wenders ha realizado esta tarea en sus películas: ha tratado de ser una ocasión de reflexión”, declaraba monseñor Foley. El prelado recuerda que el director de cine alemán “ha obtenido una licencia en teología en la Universidad de Friburgo (Suiza). Por tanto, tiene una formación teológica importante y esto ha influido profundamente en su trabajo”. Wenders, por su parte, ha reconocido en la ceremonia de entrega del galardón la admiración que siente por Robert Bresson, reconocido director y guionista de cine fallecido a los 92 años el 18 de diciembre de 1999. El cineasta alemán destaca que el cine de Bresson fue creado “con pobreza de medios y creo que la pobreza es uno de los ‘medios’ para vivir el cristianismo”.

 

¿Resentimiento o tolerancia?

 

“Amo a Estados Unidos y me duele que el mundo perciba y represente ese país de un modo perverso”, señalaba Wim Wenders en la presentación de su filme La tierra de la abundancia en el Festival de Cine de Venecia. En su obra, el director de cine alemán, residente en EE.UU. y fascinado por este país, narra la relación entre un ex marine americano, obsesionado con la vigilancia antiterrorista, y su sobrina, una misionera que acaba de llegar de Israel, que se dedica a atender a desamparados e inmigrantes en Los Angeles y que no percibe esa potencial amenaza terrorista que perturba a su tío. Las contrapuestas actitudes de ambos ante una misma experiencia, la muerte por un disparo en la calle de un árabe sin techo, les lleva a investigar una presunta red terrorista en California. Mientras el veterano de guerra, que patrulla por las calles a la caza de posibles terroristas, percibe el suceso como un ajuste de cuentas, su sobrina Lana, hija de un predicador, se manifiesta a favor de entregar el cadáver a sus familiares. El resultado final es una sentida plegaria para que se ponga fin a la paranoia guerrera norteamericana, al exagerado patriotismo estadounidense y a la pobreza. Wenders, en la presentación de la película al festival veneciano, reservó también una crítica al presidente estadounidense, George W. Bush, de quien dijo que repite las mismas mentiras hasta el cansancio. “Para mí –apostilló- es una pesadilla. Al estimular la guerra contra el terrorismo, no ha hecho más que legitimarlo. Habría que combatir las causas y no los efectos”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>