La Iglesia publica 583 indicaciones sobre la vida pública en el primer Compendio de la Doctrina Social

El presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, Renato Martino, presentó el lunes 25 de octubre el primer Compendio de la Doctrina Social de l…

El presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, Renato Martino, presentó el lunes 25 de octubre el primer Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, un libro de 525 páginas que ofrece indicaciones sobre la vida pública estructuradas en 583 puntos, con el objetivo de facilitar su consulta. El cardenal calificó el libro de “instrumento para alimentar el diálogo ecuménico e interreligioso entre los católicos y todos aquellos que trabajan sinceramente por el bien común de los seres humanos”. El escrito, que no tiene precedentes en la historia de la Santa Sede, analiza temas como el matrimonio, la familia y los derechos de los niños, la justicia económica, el terrorismo, la guerra preventiva y la defensa de la vida en general. Martino destacó que la elaboración del libro no ha sido fácil por muchos motivos, especialmente por el esfuerzo que ha representado en la búsqueda de “una dimensión unitaria y universal dentro de los múltiples enfoques y la enorme diversidad con que se afronta hoy en el mundo todas las realidades sociales”. La presentación coincidió con el inicio de una nueva Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo Justicia y Paz.

 

El Compendio incluye una introducción y tres partes. La primera, dividida en 4 capítulos, expone los puntos de partida fundamentales de la doctrina social: el plan amoroso de Dios para el hombre y la sociedad, la misión de la Iglesia, la persona humana con sus derechos y los principios y valores de la doctrina social. La segunda, dividida en otros 7 capítulos, se centra en cuestiones y argumentos sobre temas considerados clásicos para la Iglesia católica: la familia, el trabajo humano, la vida económica, la comunidad política, las relaciones internacionales, el medio ambiente y la paz. En la tercera parte, un único capítulo contiene varias indicaciones para la utilización de la doctrina social en la práctica pastoral de las comunidades cristianas y en la vida de los creyentes, sobre todo de los laicos. Finalmente, en una conclusión titulada Por una civilización del amor, se explica la intención de fondo y los objetivos que han movido a la Santa Sede a publicar el documento.

 

La obra empezó a prepararse en 1999, a partir del mensaje de Juan Pablo II en la exhortación apostólica Ecclesia in America y cuando el presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz todavía era el cardenal vietnamita François-Xavier Nguyen Van Thuan. Precisamente su enfermedad y muerte en 2002 provocaron una ralentización de los trabajos, hecho al que se refirió Renato Martino en el mismo acto de presentación del lunes. De momento, el libro se ha editado en italiano y en inglés, pero está previsto que las ediciones española y portuguesa aparezcan dentro de pocos meses, igual que las de otros idiomas. El cardenal Martino, tras recordar que el Compendio “no incluye nada que no hayan dicho antes los Papas”, aclaró que “no es un Catecismo, pues esta palabra da la idea de algo más definido o fijo”.

 

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia ha contado con la colaboración de diferentes organismos vaticanos, entre ellos la Congregación para la Doctrina de la Fe, que ha revisado el texto dos veces, según aseguró el secretario del Consejo Pontificio Justicia y Paz, Giampaolo Crepaldi, definido por el cardenal Martino como “el alma del documento”. Por su parte, el secretario de Estado Angelo Sodano comenta, en un mensaje escrito en las primeras páginas, que el libro será de gran utilidad “en un contexto en el que la humanidad pide hoy mayor justicia para afrontar el amplio fenómeno de la globalización”.

 

Principales temas tratados en el Compendio

 

Aborto: El volumen lo define como un "crimen espantoso" que representa "una amenaza peligrosa para una existencia social democrática y justa", y advierte que "es una gran tarea de conciencia no cooperar, ni siquiera formalmente, en prácticas que, aunque permitidas por la legislación civil, son contrarias a ley de Dios". En este punto, pide a los políticos católicos no favorecer con su voto leyes que vayan contra el derecho a la vida. Y añade que, en el caso de que no sea posible impedir o derogar esas leyes, el político católico debe comprometerse a apoyar programas que "limiten" los daños de esas leyes y sus efectos negativos.

 

Terrorismo: El compendio recuerda que "siembra odio y muerte” y que “insta a la venganza y la represalia”. Por ello, debe ser condenado "de la manera más absoluta". También afirma que "la lucha contra los terroristas debe ser realizada con respeto por los derechos humanos y los principios de un Estado regido por la ley". Además, considera “profanación y blasfemia proclamarse terrorista en nombre de Dios”, y señala que “ninguna religión puede tolerar el terrorismo, y aún menos predicarlo”.

 

Guerra Preventiva: Bajo el título de “legítima defensa”, el Compendio sostiene que “participar en una guerra preventiva sin una prueba clara de un ataque inminente no puede dejar de generar serios cuestionamientos morales y jurídicos". "La legitimidad internacional para el uso de las fuerzas armadas, sobre la base de una evaluación rigurosa y motivaciones bien fundadas, sólo puede ser dada por la decisión de un cuerpo competente que identifique situaciones específicas como amenazas para la paz y autorice una intrusión en una esfera de autonomía generalmente reservada para un estado", expresa el documento.

 

Comunidad política y defensa de la vida: Recuerda la relación entre la ley divina y la ley humana. “La autoridad debe estar guiada por la ley moral. Toda su dignidad deriva por ser ejercitada dentro del contexto del orden moral, que tiene a Dios como fuente primera y último fin”, explica el compendio. Asimismo, precisa que ciertos valores morales, como la defensa de la vida, no pueden modificarse sólo para encajar con "la opinión de la mayoría", sino que deben ser reconocidos como elementos de "ley natural escritos en el corazón humano". En esta línea, añade que “nadie puede escapar a la responsabilidad moral de las acciones realizadas y será juzgado por Dios de acuerdo con esta responsabilidad”.

 

Familia: El escrito también reitera la importancia de esta institución básica, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. En la misma línea, subraya el derecho de los niños a vivir en una familia con un padre y una madre y defiende el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>