La incoherencia de Mediaset: prepara una serie de TV sobre explotación sexual, pero El País se lucra con anuncios de prostitución

‘Esclavas’ es un docu-factual que recrea casos reales de trata de mujeres que pretende denunciar la realidad del comercio del sexo en España. El buque insignia del Grupo Prisa, accionista destacado de Mediaset, gana 112.000 euros al mes con anuncios de prostitución

La degradante lacra de la prostitución, un callejón sin salida para muchas mujeres. Su publicidad debería estar prohibida La degradante lacra de la prostitución, un callejón sin salida para muchas mujeres. Su publicidad debería estar prohibida

Los promotores de la ideología de género pueden llegar a entrar en contradicciones tan flagrantes como esta: formar parte del mismo grupo empresarial, emprender una campaña contra la trata de mujeres y, al mismo tiempo, lucrarse con los anuncios sobre prostitución. Es el caso de Mediaset y el Grupo Prisa, con su buque insignia, El País.

En lo que se podría calificar de interesante iniciativa, Mediaset España prepara el docu-factual para televisión ‘Esclavas‘, programa que abordará la realidad de la prostitución y la trata de mujeres.

En el primer programa hablan de la historia de Marcela, donde entre otras cosas ella denuncia que “el primer día me obligaron a drogarme y el cliente se quitó el condón”.

Cuatro denuncia en 'Esclavas' el drama de la prostitución, pero El País la fomenta con sus anuncios

Cuatro denuncia en ‘Esclavas’ el drama de la prostitución, pero El País la fomenta con sus anuncios

9 de cada 10 prostitutas no cobran

“La trata de mujeres con fines de explotación sexual es uno de los tres grandes negocios ilícitos que más dinero genera en el mundo, solamente por detrás del tráfico de armas y de drogas”, añade Cuatro en su web.

En España, 9 de cada 10 mujeres que ejercen la prostitución no cobra y son obligadas por una red que las amenaza y agrede física y psicológicamente. Marcela es una de estas mujeres obligadas a prostituirse. Ella vino a España en busca de un sueño y lo que encontró fue sufrimiento, humillación y degradación”, concluye.

Enmarcado en la nueva etapa de la campaña ‘Con la trata no hay trato’, ‘Esclavas’ narra la realidad de la prostitución en nuestro país, un negocio que ejercen 45.000 mujeres y mueve cinco millones de euros al día.

Mediaset España inicia así la producción de este docu-factual presentado por Roberto Arce que llega a la parrilla de Cuatro recreando casos reales de prostitución y trata de mujeres.

La iniciativa está enmarcada en la campaña de la denominada igualdad de género ‘Doy la cara’ y nació el pasado mes de mayo en colaboración con la Policía Nacional.

La incoherencia de Mediaset: anuncios como estos en El País

La incoherencia de Mediaset: anuncios como estos en El País

¿Incoherencia o cinismo?

Sin embargo, esta en principio positiva iniciativa choca frontalmente con el hecho de que el diario El País sigue publicando anuncios de prostitución en sus páginas.

Si tenemos en cuenta que El País es el “buque insignia” del Grupo Prisa, y que este es el segundo accionista mayoritario de Mediaset España, con un 13,65% de sus acciones (Mediaset tiene un 41,2%), la decisión de lanzar este programa televisivo, que supuestamente combate la prostitución, podría calificarse de cinismo o como mínimo de incoherencia.

De hecho, en 2012 El País ganaba alrededor de 112.000 euros al mes con anuncios de prostitución, según informaba Periodista Digital el 6 de marzo de ese año. Ya en marzo de 2007 denunciábamos que El País ingresaba alrededor de 13.000 euros al día por sus anuncios de sexo.

Aunque la entonces ministra de Sanidad, Ana Mato, se comprometió en su primera intervención pública a seguir trabajando sobre lo que acordó el Congreso de los Diputados en la pasada legislatura en relación a los anuncios de prostitución, la verdad es que “cinco de los ocho periódicos nacionales continúan lucrándose con este negocio”.

Según Periodista Digital, El País, por ejemplo, obtenía entonces en una edición diaria más de 3.600 euros de beneficios gracias a los 400 anuncios de relax, línea erótica o masajes”. Y cabeceras como El Periódico, El Mundo, ABC y La Vanguardia percibían entre dos y seis millones de euros al año con la venta de estos espacios publicitarios.

Hay que recordar que todos los grupos parlamentarios consensuaron entonces una proposición de ley de cara a modificar la Ley General de Publicidad de 1998 con el fin de reconocer ese tipo de anuncios como “publicidad ilícita”, así como proteger a los menores frente a este tipo de publicidad de servicios sexuales.

Así pues, en teoría los anuncios de contactos sexuales deberían estar prohibidos con la Ley General de Publicidad en la mano, pero se siguen publicando. Esa ley considera fuera de la legalidad todo anuncio que “atente contra la dignidad de la persona o vulnere los valores y derechos reconocidos en la Constitución”, según informaba el 18 de julio de 2010 el diario Público.

También la Ley de Violencia de Género, la Ley de Igualdad y la Carta Magna dejan fuera de la legalidad este tipo de publicidad.

Multar al cliente que solicita servicios sexuales, una buena medida para combatir la prostitución

Multar al cliente que solicita servicios sexuales, una buena medida para combatir la prostitución

Multar al cliente

La cuestión de fondo es que, en lo relativo a la prostitución, los sucesivos gobiernos en España nunca han tenido el coraje de plantear una legislación restrictiva con esta lacra que denigra a las mujeres, como han hecho otros países europeos.

El nuevo proyecto de ley contra la prostitución en Francia, por ejemplo, califica a las mujeres que se prostituyen de “víctimas” y no de “delincuentes” como hasta ahora, y penaliza con multas de hasta 1.500 euros a los hombres que pagan por los servicios sexuales.

Impulsado por el Gobierno socialista de François Hollande, la Asamblea Nacional lo aprobó el pasado 6 de abril con la intención de luchar contra el comercio y el tráfico del cuerpo de la mujer.

De esta manera, Francia se posiciona con países como Suecia, Noruega e Islandia, dónde las prostitutas son consideradas como víctimas y los clientes penalizados; y donde “el oficio más antiguo del mundo”, además de reducirse significativamente, provoca menos “daños colaterales” relacionados con las mafias de la trata de mujeres o las drogas, entre otros.

Que el país supuestamente más laicista y progresista de Europa haya legislado contra la prostitución de esta manera, es todo un toque de atención para España, un país donde la prostitución no está regulada ni prohibida por ninguna ley, por lo que no deja de ser una actividad legal.

Sí está prohibido es el proxenetismo, y sólo las instituciones del Estado tienen las competencias para legislar sobre el sexo de pago. En cambio, está en manos de los ayuntamientos el hecho de prohibir que las meretrices ejerzan sus servicios en la vía pública, mediante ordenanzas de civismo.

Cabe recordar que, el pasado mes de marzo, Cáritas apelaba “a los gobernantes y a las autoridades públicas a que no hagan oídos sordos ni miren para otro lado ante la vergüenza de esta moderna esclavitud que es la prostitución y que está a la vista de todos”, una lacra que reclama de todos que “abramos los ojos a su realidad y escuchemos su clamor”.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    La ética del buen progre de según El Pais : los demás son unos explotadores, pero yo hago reducción de plantilla y pago sueldos de miseria. Los demás son defraudadores de impuestos, pero yo tengo una cuenta en Panamá, y hecho a la calle a quien lo descubra, (lo sufrió Ignacio Escolar). El capitalismo es inhumano, pero el director de una empresa progre puede cobrar varios millones al año. Etc, etc,

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>