La India, uno de los grandes receptores de ayuda de ONG, gasta 24.000 millones de euros en rearmarse

India es un país que recibe numerosas ayudas al desarrollo. Además cuantiosas organizaciones operan en su territorio ayudando a dar cobe…

India es un país que recibe numerosas ayudas al desarrollo. Además cuantiosas organizaciones operan en su territorio ayudando a dar cobertura social a partes de la población que viven bajo el umbral de la pobreza. ¿Por qué entonces el Gobierno indio se va a gastar 24.383 millones de dólares en rearmamento nuclear?

La India ha sido y es uno de los países receptor de grandes esfuerzos de las ONGs. Un ejemplo es la Fundación del recientemente malogrado Vicente Ferrer que ha prestado su apoyo a las comunidades más desfavorecidas de Anantapur desde 1969 siendo una de las figuras más relevantes de nuestro tiempo en el ámbito de cooperación. La Fundación destina gasta cada año casi 40 millones de euros en la labor humanitaria en la India.
Esta realidad contrasta con el hecho de que la India esté actuando como una superpotencia militar. El pasado domingo, 26 de julio, el Gobierno botó el primer submarino nuclear indio con tecnología autóctona –aunque han intervenido ingenieros rusos-. Es el primero de entre tres y cinco submarinos nucleares que culmina tres décadas de un programa que le ha costado tres mil millones de dólares en total al Gobierno.
Además, al término de este año India ya adquirirá su primer submarino nuclear activo –modelo Akula II- pendiente de que el autóctono esté operativo. Se trata de un alquiler por diez años que ha contratado con Rusia y que ha sido rebautizado como Chakra.
India ha aumentado, según informa el diario La Vanguardia, un 34% su presupuesto militar hasta situarlo por encima de los veinte mil millones de euros tras el ataque terrorista procedente de Pakistán por el mar y que se cobró en noviembre la vida de 174 personas en Bombay.
La India también invertirá en 126 aviones de combate por un valor de diez mil millones de dólares, entre los que ambicionan hacerse con este suculento contrato es el Eurofighter. En este sentido, el país también adquirió un portaaviones ruso de segunda mano cuyo coste se eleva a 1.333 millones de euros y seis submarinos diésel Scorpene cuya fabricación –en consorcio franco-español- ascenderá a 2.750 millones de euros.
Nueva Delhi quiere invertir 7.300 millones de euros más en los próximos diez años en su ejército marino para incrementar su posición estratégica en el medio. De esa forma India tendría veinticuatro submarinos operativos nuevos en los próximos años y defendería su posición estratégica en un océano Índico por el que circulan la mayor parte de las mercancías del mundo.
Ética y armamento
Es evidente que por una parte la construcción del material armamentístico genera trabajo en la India, aunque la mayor parte de la fabricación se realiza fuera de las fronteras. Desde un punto de vista ético, ¿qué sentido tiene gastar tantos esfuerzos económicos y humanos en realizar un rearmamento atómico tan intensivo?
Europa parece que tiene una serie de obligaciones humanitarias y sociales con algunos países que después hacen actuaciones como ésta. Los primeros responsables del bienestar de los indios deberían ser los propios indios, sino se está realizando una subvención indirecta del rearmamiento nuclear hindú que paradójicamente tiene un gobierno democrático.
Noticias relacionadas:
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>