La intermediación de la Iglesia surte efecto: Raúl Castro reacciona y empieza a trasladar presos políticos

Todo apunta a que la intermediación de la Iglesia en el conflicto de los presos políticos y de conciencia está surgiendo efecto e…

Todo apunta a que la intermediación de la Iglesia en el conflicto de los presos políticos y de conciencia está surgiendo efecto en Cuba. El régimen de Raúl Castro ha empezado por el “traslado de seis prisioneros hacia sus provincias de residencia”, según informa el arzobispado de La Habana en nota de prensa.

Este martes, 1 de junio, el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de la capital cubana, “ha sido informado por parte de las autoridades de que se ha procedido al traslado” de los siguientes presos: Félix Navarro Rodríguez, de Ciego de Ávila a Matanzas; José Luis García Paneque, de Granma a Las Tunas; Iván Adolfo Hernández Carrillo, de Villa Clara a Matanzas; Diosdado González Marrero, de Pinar del Río a Matanzas; Arnaldo Ramos Lauzurique, de Sancti Spíritus a Ciudad de La Habana; y Antonio Ramón Díaz Sánchez, de Ciego de Ávila a Ciudad de La Habana.

La nota de prensa del arzobispado añade que “ante las especulaciones generadas en los últimos días en relación con este proceso, les comunico que toda información fidedigna al respecto será generada o confirmada exclusivamente por una fuente del Arzobispado de La Habana”.

A este primer paso de las autoridades cubanas se anuncia que habrá que sumar más, como otros posibles traslados y hospitalizaciones de penados enfermos en las próximas horas o la posibilidad incluso de excarcelaciones.

Presión de ‘Las Damas de Blanco’

Además de la intermediación de la Iglesia, el régimen cubano se ha visto presionado por las denuncias del grupo opositor ‘Las Damas de Blanco’, que denunciaba hace tan sólo dos días que, hasta la fecha, el Gobierno había incumplido el compromiso adquirido con los representantes de la Iglesia católica de trasladar presos políticos a sus lugares de origen o a hospitales si están enfermos, así como mejorar sus condiciones de vida en las cárceles.

En su tradicional marcha dominical por una de las principales avenidas de La Habana, tras la salida de misa para reclamar la libertad de los presos políticos el pasado este domingo, 30 de mayo, la líder de ‘Las Damas de Blanco’ Laura Pollán afirmó que no le constaba que se hubiera producido ningún cambio de los anunciados por el Gobierno cubano hace casi dos semanas.

Pollán se lamentó de que “aquí nadie sabe nada. Todo es un secreto de Estado”. Su marido, Héctor Maseda, está en prisión con una condena de veinte años por sus actividades anticastristas.

Más bien al contrario, el régimen de los hermanos Castro seguía con sus detenciones indiscriminadas. El coordinador del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), Oswaldo Payá Sardiñas, informó de que la policía detuvo en Cienfuegos el pasado sábado, 29 de mayo, al miembro del MCL y bautista Josue García Suárez.

Allanaron su casa, le detuvieron y posteriormente le liberaron, pero incautaron un ordenador que le habían prestado para celebrar el cumpleaños de su hija de 15 años y que contenía una foto y música para el evento.

El compromiso con la Iglesia

Cabe recordar que el pasado 19 de mayo se produjo una reunión al más alto nivel entre el Gobierno cubano y los representantes de la Iglesia católica en la isla, el arzobispo de Santiago y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, Dionisio García, y el cardenal Jaime Ortega.

Tras ese encuentro se informó de que el Ejecutivo había accedido a trasladar a partir del día 24 de mayo a algunos presos políticos a cárceles más cercanas a sus lugares de origen para facilitar la visita de sus familiares, que en la actualidad tienen que recorrer en algunos casos más de 500 kilómetros para ver a sus parientes presos.

Después del anuncio, que precedió a la visita a la isla del secretario de Exteriores vaticano, Monseñor Dominique Mamberti, se llegó incluso a afirmar en ciertos medios que algunos presos políticos podrían ser liberados.

Pero la realidad parecía ser muy distinta. Laura Pollán fue tajante al afirmar que no les constaba ningún acercamiento de presos ni tampoco ninguna liberación.

Engañado por las autoridades

Un ejemplo de ese incumplimiento era el caso del preso de conciencia Ariel Sigler Amaya, quien ha decidido empezar una protesta cívica rechazando la asistencia médica, ya que se siente engañado por las autoridades castristas. Además, ha alertado que se declararía en huelga de hambre de no obtener respuesta.

Según declaraciones de su hermano Juan Francisco a Radio Martí, Sigler se refiere a una promesa de traslado desde el hospital Julito Díaz en La Habana a uno más cercano a su residencia familiar, en el que podría estar atendido por sus allegados, tal como les habían prometido.

Por otra parte, el opositor Guillermo del Sol Pérez, que en estos momentos esta cuidando a Guillermo Fariñas en el hospital, se ha declarado en huelga de hambre, según informó este lunes Yoani Sánchez a través de Twitter.

Según afirman asociaciones anticastristas y de Derechos Humanos, actualmente hay en Cuba alrededor de 190 presos políticos, de los cuáles al menos 26 están gravemente enfermos.

El régimen cubano, sin embargo, no considera a estas personas presos políticos, sino mercenarios o terroristas que conspiran contra el Estado y están a sueldo de potencias extranjeras.

Noticias relacionadas:

El PSOE felicita a la Iglesia por su papel mediador en Cuba para mejorar la situación de los presos políticos

La reunión entre Raúl Castro y la Iglesia “ha abierto la esperanza en Cuba”, dice Guillermo Fariñas

“Cuba está soportando una feroz y dolorosa dictadura”: lo denuncian más de 60 intelectuales y artistas españoles

La represión se recrudece en Cuba

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>