La inutilidad de las oficinas de empleo: si buscas trabajo, el boca a boca es lo que funciona

¿Qué pueden hacer los casi 5,4 millones de parados que hay en España para encontrar trabajo? Desde luego, la respuesta a esta pre…

Forum Libertas

¿Qué pueden hacer los casi 5,4 millones de parados que hay en España para encontrar trabajo? Desde luego, la respuesta a esta pregunta no viene precisamente de la mano de las Administraciones Públicas: tan solo un 2,53% de los ocupados lograron su empleo en los últimos cinco años a través de las oficinas públicas de empleo.

En realidad, en este país el máximo generador de empleo es el capital social. Hasta un 46,71% de los ocupados en el último lustro consiguieron trabajo gracias a familiares, amigos y conocidos, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), basados en la Encuesta de Población Activa (EPA).

Así, el papel de los contactos personales a la hora de salir de las listas del desempleo multiplica por más de 18 el de los servicios públicos de empleo, y por 13 el de las oficinas privadas de empleo, que solo alcanzaron el 3,58%, según se puede observar en el siguiente gráfico, reproducido a partir de la información publicada en el diario El País el pasado viernes, 12 de junio, con datos del INE.

Los otros motores de búsqueda

Según los datos del INE, el segundo motor de búsqueda y obtención de un puesto de trabajo es solicitándolo al empleador o presentando un currículu (22,21%), seguido de los anuncios en medios incluyendo internet (6,89%).

Es decir, sumadas estas dos últimas vías a la de familiares, amigos o conocidos, resulta que tres cuartas partes (75,81%) de los trabajos generados en los últimos cinco años se deben a contactos personales o a la propia iniciativa del desempleado.

Por otra parte, un 4,98% lo consiguió a través de un empresario que le ofreció el empleo; y un 3,72% fue como resultado de una institución de enseñanza o de formación laboral.

Otra dato interesante del estudio es que, del total del 46,71% de quienes encontraron trabajo a través de un contacto personal, es más habitual que lo consigan los extranjeros (61,4% de ese total) que los españoles (42,5%).

Siguiendo con los extranjeros, el escaso papel de la oficinas públicas y privadas de empleo como vía para encontrar trabajo disminuye más entre los inmigrantes, al 1,34% y al 3,25%, respectivamente.

¿Para qué sirven?

Ante este escenario, la pregunta obligada es: ¿para qué sirven entonces las oficinas públicas de empleo?

Si nos atenemos al porcentaje de puestos de trabajo que generan, lo más lógico sería cerrarlas todas y destinar esos recursos al estímulo para la creación de empleo, aunque esa medida a su vez sumaría unos cuantos miles de parados más.

En cualquier caso, el informe del INE viene a demostrar la inutilidad de las oficinas públicas de empleo, y se podría afirmar que estas prácticamente solo sirven para dar trabajo a sus propios empleados.

Hazte socio

También te puede gustar