La libertad de los padres, básica para el acuerdo educativo

Esta edición de nuestro periódico informa sobre la concentración de cientos de familias este jueves ante el Parlamento catalán, donde entregaron 35.00…

Forum Libertas

Esta edición de nuestro periódico informa sobre la concentración de cientos de familias este jueves ante el Parlamento catalán, donde entregaron 35.000 firnas, para exigir que el nuevo Estatuto garantice el derecho de los padres a elegir centro y modelo educativo para sus hijos, algo que la Generalitat, igual que el Gobierno español, no está teniendo en cuenta. El decreto de matriculación del curso pasado, que establece un sistema de zonas y un control sobre las inscripciones, es un claro ejemplo de ello. Más allá del ámbito territorial de esta noticia, la enseñanza tiene un gran problema que afecta a toda España: la falta de un acuerdo global que pasa necesariamente por el diálogo de los poderes públicos con todos (padres, asociaciones, sindicatos, profesorado y, en definitiva, toda la comunidad educativa).

 

Y para que podamos alcanzar un día el deseado pacto en el ámbito de la enseñanza, es fundamental que todos los sectores implicados tengan muy presente, como principio fundamental, el derecho de los padres a elegir la opción educativa que consideran más adecuada para sus hijos. Ni siquiera los criterios más solidarios con los colectivos sociales más desfavorecidos, que siempre deben regir las decisiones de los responsables educativos, deben violar esa libertad de elección. Si no se respeta esto, vamos hacia un nuevo totalitarismo, el que considera al Estado y a las administraciones públicas como los “grandes educadores de la ciudadanía”.

 

El derecho a elegir centro está reconocido en los convenios internacionales, en los preceptos constitucionales, en la Constitución Europea y en la amplia jurisprudencia de los tribunales del Estado. Algunos de nuestros políticos no sólo no los respetan, sino que además no dialogan con las familias que piden que se valore. Es el caso de las familias catalanas agrupadas en la Plataforma ‘Derecho a elegir’. Llevan más de medio año pidiendo una entrevista con la consejera de Educación, Marta Cid, pero el Departamento no ha respondido favorablemente a esa petición de diálogo. Es el mismo ejemplo que el ofrecido hace pocas semanas por el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, que se negó a recibir a los padres católicos, agrupados en la CONCAPA, que presentaron más de 3 millones de firmas a favor de la asignatura de religión.

 

La reforma educativa, tanto en España como en las comunidades autónomas donde deberá desarrollarse, no pinta nada bien. El anteproyecto de Ley Orgánica de la Educación (LOE), recientemente presentado por la ministra María Jesús San Segundo, ya ha recibido críticas de numerosos colectivos. Todos reclaman lo mismo: más diálogo para alcanzar un acuerdo.

Hazte socio

También te puede gustar