La Lotería de Navidad

Empiezo a redactar estas líneas hoy lunes 22 de diciembre de 2014, con el televisor encendido con música de fondo con los niños d…

Empiezo a redactar estas líneas hoy lunes 22 de diciembre de 2014, con el televisor encendido con música de fondo con los niños de San Ildefonso. Y paro. Seguiré después de Navidad como primera pincelada 2015.

Me cansé hace años de comprar papeletas de lotería de navidad. Tanto de clientes, como de bares, como de clubes varios, como de compañeros y compañeras de trabajo, así como de parroquias, de clubes de jóvenes, adultos y procedencias varias vecinales. No podías oponerte a ninguna persona que te las ofrecía. Pues todo el mundo ofrecía lotería con porcentaje de aportación altruista a “sus” causas en la misma papeleta. Incluso papeletas de cestas de navidad para causas buenas pero conectadas con la ONCE. Hasta que un día se me ocurrió sumar el importe de lo gastado. Opté por no adquirir ninguna más en lo sucesivo. ¡Vaya despilfarro! Es preferible donar sin más, sin sorteos por en medio. Cuando se acercan las fechas navideñas es preferible comprar solidariamente un décimo de Navidad (y alguno más si se tercia). El décimo forma parte de la celebración festiva de la Navidad en España.

Siempre toca a alguien. Cada número tiene las mismas probabilidades matemáticas que salga premiado. La devolución premiada del décimo tiene una probabilidad matemática de 1 a 10. La mayor parte de los beneficiados en premios grandes lo celebra, incluso exhibiendo el décimo premiado con sus alegrías algo histéricas. En declaraciones al momento, es todo un clásico ésta tan usual del “¡no me lo puedo creer!”. Entonces si Vd. no se lo puede creer ¿por qué razón juega? ¿Y por qué razón afirma eso si encima ha resultado agraciada/o?

Lo cierto es que esos premios repartidos pueden solucionar y solucionan problemas económicos notorios. Lo bonito de este sorteo son los bombos tradicionales, el cante de unos niños, la presencia de los medios y saber que este reparto económico, después de un coste previo similar al de una comida de día laborable en un restaurante normal, ayuda y de formas muy diversas.

Ésta es la alegría de este sorteo. No piensas tanto en que a ti no te ha tocado, como en saber que al mismo tiempo muchas personas experimentan felicidad. No por ello concluyes que ya no jugarás más. Al año siguiente repites con renovada ilusión.

Sin platillos ni trompetas, se trata de una jornada de felicidad repartida y compartida. Cuanto más repartidos quedan los premios de este sorteo, personalmente más feliz me siento. Sin que ello me quite el sueño, debo decirles que mi verdadero estímulo de la suerte es seguir animado en escribir para Vds. ¿A quién llega cuanto afirmo o expongo? Ni idea. Sólo sé que llega a alguien que me lee (y que también imprime lo que escribo). Y ésa, señores, es mi lotería. Que te pueda tocar un premio económico, es algo que rompe esquemas. Que Vds. me lean, a mí me los rompe más. Con la particularidad de que sí me lo puedo creer, me lo creo y me lo seguiré creyendo.

Vds. son mi estímulo a seguir escribiendo. Gracias

Feliz nuevo año 2015, hoy domingo, festividad de la Sagrada Familia. Espero no faltar a mi cita con Vds. Trataré de ser más breve o conciso sin extenderme en exceso. Seguramente a partir de Reyes. Antes no creo. Estaré pendiente como un niño de una estrella fugaz en el cielo. La estrella de quienes reconocen a Dios en sus vidas, la siguen como niños inocentes, y, como los Magos, rinden Adoración al Niño.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>