La madre biológica no se olvida: los bebés adoptados recuerdan su aprendizaje de lengua en el seno materno

Un estudio multidisciplinar constata que aprendemos nuestra primera lengua en el útero y los recién nacidos distinguen un sonido materno de otro extraño: un niño adoptado en el extranjero tendrá más facilidad para aprender el idioma de su país de origen

La voz de la madre biológica jamás se olvida La voz de la madre biológica jamás se olvida

Los bebés tienen una predilección especial por la lengua a la que se acostumbran en el seno materno, es decir que su voz favorita es la de la madre. En una época en la que se están reinventando los modelos de paternidad y masculinidad, lo cierto es que la madre biológica no se olvida y los bebés adoptados recuerdan su aprendizaje de lengua en el seno materno.

Esa es una de las conclusiones de un estudio multidisciplinar en el que han participado diferentes universidades, que constata que aprendemos nuestra primera lengua en el útero y los recién nacidos distinguen un sonido materno de otro extraño.

El estudio ‘Desarrollo temprano del conocimiento del lenguaje abstracto: evidencia de la transferencia percepción-producción de la memoria del lenguaje de nacimiento’ muestra además que aprendizaje de los fonemas no se inicia a partir del sexto mes de vida, como se creía hasta ahora.

De hecho, es durante el último tercio del embarazo cuando comienza, en un proceso de aprendizaje especialmente rápido e intenso. Tanto, que en el momento del parto ya está completado, según informaba recientemente el diario Ara, con datos del estudio, llevado a cabo por científicos de diferentes universidades.

Los bebés adoptados siempre guardarán la referencia de la lengua aprendida en el seno materno

Los bebés adoptados siempre guardarán la referencia de la lengua aprendida en el seno materno

Una voz que permanece en los niños adoptados

El nuevo estudio profundiza en esta extraordinaria capacidad de aprender antes de nacer. Así, por ejemplo, un niño adoptado en el extranjero, aunque aprenda y se eduque en la lengua de sus padres adoptivos, tendrá una habilidad especial para aprender con más facilidad el idioma de su país de origen.

De hecho, el estudio se centra en el caso de niños adoptados que son trasladados a un nuevo país inmediatamente después del parto. Sus conclusiones hacen referencia, entre otros, a casos como los de niños nacidos en Corea pero adoptados por familias holandesas, que son capaces de reproducir sonidos propios del coreano mucho mejor que el resto de niños. O el de un niño de una madre biológica italiana que es adoptado en Inglaterra y crece utilizando el inglés, pero que tendrá más facilidad para aprender el italiano de adulto.

Esto, para los científicos, demuestra que el lenguaje que sentimos cuando estamos en el útero materno tiene una importancia fundamental: en el futuro tendremos más traza a percibir estos sonidos, y también a producirlos.

Lo que apuntan los investigadores es que los bebés trasladados a una comunidad lingüística diferente de la de su madre biológica acaban por olvidar su lenguaje nativo, pero, sin ser conscientes de ello, retienen una serie de conocimientos lingüísticos que les resultarán útiles si un día quieren aprender ese idioma.

El estudio se centra en los niños adoptados porque plantean un reto interesante: en su caso, la lengua que sienten cuando están en el útero no se corresponde con la que acabará siendo su lengua habitual. Estos niños adoptados aprenden el nuevo lenguaje, el del país donde han ido a vivir, sin ningún tipo de problemas.

Una habilidad que va a menos

En cambio, la lengua materna (desde un punto de vista biológico) la olvidarán rápidamente. ¿Qué pasa con lo aprendido cuando estaban en el útero? ¿Se pierde? Pues no, sigue almacenado en el cerebro y está disponible por si alguna vez lo necesitan.

El estudio añade que todos los recién nacidos llegan al mundo con la capacidad de distinguir cada uno de los sonidos que se utilizan en todos los lenguajes del planeta. Aunque resulte paradójico, un bebé de dos meses es capaz de diferenciar más sonidos de los que son necesarios para hablar un idioma determinado.

En cualquier caso, con el paso del tiempo, esa habilidad tiende a perderse, según los expertos. Tiene fecha de caducidad: a partir del sexto mes los bebés tienden a distinguir mejor los sonidos de su propia lengua y bloquean aquellos que no utilizarán.

Cuando el feto tiene siete u ocho meses su corazón se ralentiza cuando oye hablar la madre, que tiene un poder calmante

Cuando el feto tiene siete u ocho meses su corazón se ralentiza cuando oye hablar la madre, que tiene un poder calmante

La voz de la madre, única e irrepetible

Al mismo tiempo, diferentes estudios demuestran que cuando el feto tiene siete u ocho meses su corazón se ralentiza cuando oye hablar la madre, lo que, para los científicos, indica que la voz materna tiene un poder calmante.

¿Por qué no ocurre lo mismo en el caso de los padres? No se sabe, pero una posible respuesta es que los fetos sienten la voz materna por dos vías: como sonido ambiente a partir del abdomen de la madre y de forma interna a través de la vibración de las cuerdas vocales. En cambio, la voz del padre sólo les llega como sonido ambiente. Es, por tanto, más distante, más ajena.

Que el feto preste atención a las voces es normal: un feto no puede oler, ver o tocar el mundo exterior; todo lo que le llega de fuera es el sonido. Ahora bien, que los niños empiecen a aprender un lenguaje cuando aún están dentro del útero materno ¿quiere decir que tiene sentido estimularlos de forma especial? No, dicen los investigadores, que insisten en que no hay que obsesionarse y pasarse ratos largos hablando al feto, porque ya recibe toda la información que necesita escuchando las conversaciones de la madre con otras personas.

Los antecedentes

Hay que recordar que ya en 1988, por primera vez, un grupo de científicos demostraron que el feto es capaz de identificar la canción favorita de su madre. Desde entonces la investigación ha avanzado mucho y, gracias a la utilización de escáneres cerebrales, ha podido demostrar que hablar con la criatura antes de que nazca no sólo sirve para estimularla, sino también para iniciar su aprendizaje de la lengua.

Los lazos entre el bebé y la madre: hablar con la criatura antes de que nazca inicia su aprendizaje de la lengua

Los lazos entre el bebé y la madre: hablar con la criatura antes de que nazca inicia su aprendizaje de la lengua

Por otra parte, en 2013, un estudio de la Universidad Luterana del Pacífico, en Estados Unidos, sobre recuerdos del recién nacido; y otro de la Universidad de Helsinki, sobre la exposición de la música prenatal, iban más allá y demostraban que los recién nacidos ya pueden, desde el minuto cero, distinguir entre un sonido de la lengua materna y uno de una lengua extraña.

El feto puede obtener información mucho más detallada de lo que pensábamos”, afirmaba por entonces el neurocientífico cognitivo Eino Partanen, de la Universidad de Helsinki, a la vista de los resultados del estudio, que mostraba que los bebés reconocen palabras y sonidos que oyeron en el útero.

Un año antes, en 2012, se sabía que el ser humano es un continuo y desde el momento de la concepción evoluciona y recibe e interpreta estímulos de su entorno y de su madre. “Hemos descubierto que el feto, dentro de la barriga de la madre, ya sueña”, afirmaba el conocido médico y pediatra Eduard Estivill, famoso por su método para enseñar a los padres a dormir a sus bebés.

Yendo un par de años atrás, en enero 2010 se tenía evidencia de que el feto siente dolor, según advertía el neonatólogo Carlo Bellieni, quien afirmaba que, ante esta realidad, la ciencia no puede contradecir el hecho de que el feto sea persona.

Según el doctor Bellieni el feto “no sólo siente dolor, sino que su percepción parece ser más profunda que la de un niño mayor” y esto es así, porque los científicos han constatado que al nacer se generan nuevas estrategias para no sentir dolor que en el feto no están.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>