La Madre Teresa será proclamada santa el 4 de septiembre en Roma

La ceremonia para la monja de los pobres será en la Plaza San Pedro, y no en la India como habían pedido los obispos del país

La Madre Teresa de Calcuta, que falleció en 1997 y fue beatificada en octubre de 2003 por Juan Pablo II (sin esperar los cinco años necesarios para la apertura del proceso canónico), será proclamada santa por Papa Francisco el domingo 4 de septiembre. La ceremonia será en Roma, en la Plaza San Pedro, y no en la India, como habrían querido los obispos del país. La Madre Teresa es, efectivamente, una figura que va mucho más allá de la India, en donde comenzó a ocuparse de los más pobres entre los pobres, y su canonización insistirá en este alcance universal.

La confirmación oficial de la fecha de septiembre, que ya se conocía pues fue revelada hace algunos meses por el cardenal arcipreste de San Pedro, Angelo Comastri, durante una entrevista, llegó hoy por la mañana, durante el consistorio ordinario público para las canonizaciones. Además de la Madre Teresa (Agnese Gonxha Bojaxhiu), se sancionó la proclamación de la santidad de José Sánchez del Río y de José Gabriel del Rosario Brochero (el argentino «cura brochero»), que se llevará a cabo el domingo 16 de octubre. También se decidió la canonización de Estanislao de Jesús María y de María Isabel Hesselblad, que será el próximo domingo 5 de junio.

Los obispos de India habían pedido a Papa Francisco que visitara el país, con el pretexto de la canonización de la Madre Teresa. Recientemente también Paquistán invitó al Papa, aprovechando la posibilidad de la visita hindú. Pero no hay viajes en programa y, además de los ya anunciados para julio en Polonia y a finales de octubre a Suiza, se está estudiando la posibilidad de que Francisco visite Armenia y Georgia a finales de septiembre. La gran «apóstola de los últimos», que dedicó toda su vida a los pobres, ofreciendo amor y cuidados a los moribundos abandonados en las calles, la fundadora de las monjas misioneras de la caridad, a cuya orden pertenecían las cuatro religiosas asesinadas en Yemen hace pocos días, será proclamada santa en Roma.

El milagro que llevará a los altares a la beata albanesa es la curación científicamente inexplicable de un hombre brasileño, que vivía sus últimos días con un tumor maligno en el cerebro. La completa curación del fiel de la diócesis de Santos se llevó a cabo después de que el enfermo hubiera rezado intensamente a la Madre Teresa: imprevistamente, los análisis médicos indicaban que había desaparecido inexplicablemente el cáncer, que ya se había extendido por una parte considerable del cerebro.

Durante el viaje de septiembre de 2014 a Tirana, Papa Francisco describió su encuentro con Madre Teresa de Calcuta durante el Sínodo de 1994. La beata era una mujer que no se dejaba impresionar, ni siquiera por la asamblea del Sínodo, y «siempre decía lo que quería decir», confió Francisco al sacerdote que le ayudaba como intérprete durante el viaje a Albania. Una revelación que llegó durante la conferencia de prensa que tuvo el padre Federico Lombardi, director de la Sala de prensa de la Santa Sede, en la ciudad de Tirana.

Recordando las circunstancias del encuentro con la beata más pobre entre los pobres, Papa Bergoglio dijo: «Estaba sentada justo detrás de mí durante los trabajos. Admiré su fuerza, la decisión de sus intervenciones, sin dejarse impresionar por la asamblea de los obispos. Decía lo que quería decir…». Y después Francisco añadió, sonriente, una broma: «¡Me habría dado miedo di hubiera sido mi superiora!».

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>