La masacre noruega: reflexiones y algunos interrogantes

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 st1:*{behavior:url(#ieooui) } /* Style Definitions */ table.MsoNormalTabl…

Forum Libertas

Los medios de comunicación siempre han tendido a presentar Noruega y en general los países nórdicos como un escenario casi idílico. En la lista de países donde reina algún tipo de “felicidad” ocuparía Noruega un lugar destacado, también Suecia y Dinamarca e incluso Holanda. Y hay razones para considerarlo así. Un nivel de ingresos elevado, una gran productividad, un estado del bienestar considerablemente generoso, a pesar de la gran revisión que Suecia hizo de él en los años 90, con unos criterios que hoy todavía no serían aceptados en España. Pero sumando y restando este panorama de países benéficos y civilizados resulta indudablemente compartido y admirado.

En cualquier contexto puede surgir una mente criminal que asesine, esto es una evidencia que pone en guardia hacia un exceso de sociologismo, pero sin voluntad de caer en él también es necesario abrir algunas reflexiones sobre el modelo de sociedad que Noruega, en particular, y los países nórdicos, en general, nos proponen. Al lado de su imagen benéfica, Noruega, como también Suecia, son países donde el nivel de asesinatos de mujeres por su pareja y en general de violencia contra la mujer es singularmente alto, muchísimo más, pongamos por caso, que en España. Es una de tantas demostraciones del mito dela ideología de género y su “sociedad patriarcal”. En aquellos países reina una gran igualdad desde hace muchos años entre hombre y mujer y a pesar de ello la violencia es extraordinaria.

En otro plano, éste cultural, Noruega es la patria de un tipo de rock ultra duro marcado por su tendencia satánica, pagana y furibundamente anti católica, que tiene un gran éxito entre sus jóvenes y que se ha extendido por todo el mundo, de tal manera que no hace demasiadas semanas el Gobierno de aquel país, sin duda orgulloso de este patrimonio cultural, dio instrucciones a sus embajadas para que sus miembros conocieran bien y fueran capaces de explicar en qué consistía este atractivo ‘noruego’.

No son datos menores el hecho de que enlas familias desestructuradas resulten muy elevadas -es el caso del criminal confeso-, y que el número de hijos nacidos fuera del matrimonio sea uno de los más altos de Europa. De hecho, sus características familiares les hace semejantes en cuanto a desestructuración a los países caribeños, la diferencia substancial es que unos tienen un Estado muy organizado y una sociedad extraordinariamente productiva y los otros no.

También debe ser un elemento de reflexión las Iglesias vacías. El protestantismo de Estado, que ha caracterizado a aquellos países hasta hace cuatro días y que hoy todavía mantiene a sus ministros como miembros de la administración, tiene los templos prácticamente vacíos de fieles. A penas un 3% asiste a los oficios dominicales.

Asimismo, a pesar de su carácter democrático e igualitario, los países nórdicos tienen un trasfondo profundamente racista, esto facilita y estimula la existencia de los ghetos de los inmigrantes, todo ello envuelto en la capa buenista de multiculturalismo. Es significativa la forma como la policía describía al asesino, Breivik. “Noruego de pura cepa, alto, rubio, con incipiente perilla, frente ancha y despejada y los ojos azules, un perfecto ejemplar de atractivo nórdico”. ¿Qué policía español, italiano o francés se atrevería a describir en estos términos a un compatriota? El presunto asesino demuestra que por lo poco que se ha publicado de él era una persona culta, leída, con capacidad para desarrollar sus ideas, por muy bestias que sean. Se le asigna, ya veremos si es cierto, un panfleto de 1.500 páginas, que se dice pronto. Breivik se declara admirador de George Orwell y su 1984, El Proceso de Kafka, y de John Stuart Mill. Por consiguiente, no se trata de una persona que tenga una escasa cultura. Aunque también sabemos por la historia que cultura y piedad no van ni mucho menos siempre de la mano, no son sinónimos.

Todo esto conduce a la necesidad de desmitificar las propuestas nórdicas, de hecho en alguna medida el éxito de la novela negra sueca, sin levantarla al nivel de una categoría sociológica, puede ser un indicador de que realmente hay algo que no funciona. Por utilizar una expresión de otros, seguramente excesiva, “algo huele a podrido en aquellos países”. El hecho de que el único país de Europa donde se haya cometido un asesinato de un primer ministro desde la II Guerra Mundial sea Suecia; o la violencia política, asesinatos incluidos, que se produjo en su momento en Holanda, no son datos que deban pasar desapercibidos.

Junto con las reflexiones, algunos interrogantes:

Un hombre solo desembarca en una pequeñísima isla donde había 700 jóvenes de entre 15 y 22 años, hace un lento recorrido a través del perímetro de la isla que tiene unos 500x 300 metros, y va disparando. Parte de este recorrido es en zona boscosa, utiliza un arma larga automática y una pistola, y provoca más de 90 muertos. Es decir, si todo esto ha sido como nos lo han explicado hasta ahora los medios de comunicación está matando a un ritmo de un muerto por minuto. Es francamente difícil de entender. En primer lugar, porque es una efectividad brutalmente alta, si bien ahora ya se sabe que utilizó proyectiles expansivos capaces de causar mucho daño. Pero en cualquier caso debe ser la mayor matanza de la historia por arma de fuego sobre un colectivo a manos de un sólo hombre.

Resulta asimismo llamativo (y esto es tanto un interrogante como una reflexión) que un sólo hombre armado pueda estar una hora y media en una isla, boscosa, por lo tanto con una visibilidad mediocre, atacando a 700 jóvenes, una buena parte de ellos en una edad en la que se encuentran en condiciones físicas inmejorables, y que de ningún núcleo de estos jóvenes salga un intento de oponerse a él. La desproporción entre un hombre, aunque esté fuertemente armado, y 700 en un espacio cerrado y boscoso, donde la distancia a la que se puede disparar es muy corta, resulta una tarea difícil. ¿Ningún pequeño grupo de jóvenes reaccionó en su contra aprovechando los que dejaba vivos a sus espaldas? ¿Un sólo hombre puede conseguir tal macabra hazaña? Sólo si una parte de los muertos hubieran acaecido al huir a nado, el panorama ganaría en coherencia.

También abre un poderoso interrogante la escasa capacidad de los servicios de información de este país, pequeño y bien organizado, para detectar hechos como la compra masiva de munición prohibida por los tratados internacionales. Porque una persona que puede estar disparando durante hora y media necesita indudablemente cajas y cajas de munición para arma larga, que sin duda en alguna parte debería de haberse registrado.

Y al hilo de esta consideración, un último interrogante. ¿Cómo pudo tardar tanto tiempo en llegar la policía?, ¿por qué utilizó una embarcación –averiada- y no un helicóptero? ¿Cuánto pesaban los proyectiles que debería haber llevado el presunto asesino para tener tanta capacidad de fuego como la demostrada? ¿Y este equipo tan pesado no despertó el interés ni las sospechas de nadie? En realidad, la descripción que hasta ahora se ha facilitado resulta poco racional y en este sentido escasamente creíble. Porque en una de las fotografías aparece con los aditamentos de una logia masónica, y, ¿qué relación, si es que la hubo, ha existido entre el criminal confeso y algún grupo de este signo? En las demás fotografías que hanaparecido, usa vestimentas inventadas relacionadas con sus ideas: armado, con traje de protección química, y de uniforme de su inventada orden. ¿A qué responde la cuarta foto con el mandil de masón?

Hazte socio

También te puede gustar