La misión de la economía

La palabra economía proviene del griego, “oikos” que significa casa y “nemo” que quiere decir administrar, es decir, ad…

La palabra economía proviene del griego, “oikos” que significa casa y “nemo” que quiere decir administrar, es decir, administración de la casa. Como es fácilmente comprobable esta ciencia, hoy, abarca mucho más terreno que en la antigüedad y posiblemente se haya convertido en el eje central de las ciencias sociales.

En los últimos tiempos, la economía ha ido incorporando dentro de su marco otras disciplinas anteriormente independientes como la sociología, la psicología o la estadística. Una posible causa de esta expansión ha sido la capacidad de sistematizar hechos concretos a través de una teorización de comprensión relativamente sencilla.
Así pues, creo que hoy podemos decir que la economía es la ciencia social por excelencia.
Posiblemente una de las definiciones más aceptadas de la economía sea la que aportó Lionel Robbins en el año 1932: “es la rama que analiza como los seres humanos satisfacen sus necesidades ilimitadas con recursos escasos”.
Pero son muchas las escuelas económicas que han existido y han presentado enfoques distintos sobre la economía como puede ser el mercantilismo, la concepción neoclásica,el monetarismo, el marxismo o el keynesianismo entre otras. Pero en todo caso siempre existe una pregunta fundamental ¿Cuál es la finalidad de la economía?
Por lo que leo y escucho, creo que lo deseable para la mayoría de la población es que la economía sirva de instrumento para reducir las desigualdades, para que todas las personas puedan vivir con un mínimo digno en el marco de un desarrollo sostenible. Ahora bien, ¿la economía tiene claro que estos son sus fines últimos? Mi punto de vista es, que en general, sehan confundido los instrumentos con los fines. Ciertamente, algunos de los hechos deseables para la economía clásica cómo obtener el óptimo de Pareto (este se produce cuando no es posible que nadie obtenga un beneficio superior sin que pierda otro) u obtener el máximo beneficio son instrumentos no fines en sí mismo. Estos no tienen ningún sentido de ser si no nos permiten obtener los fines requeridos. Por ejemplo: una empresa puede obtener unos mejores resultados que sus competidores, ahora bien, si esto no se traduce en unas condiciones laborables mejores para los trabajadores y en la generación de externalidades positivas hacía la comunidad ¿Para qué nos sirve el máximo beneficio?
Pienso pues que la economía debe tener un objetivo claro yque este debe ser el bien común que lo podemos definir como el conjunto de condiciones objetivas que permiten la máxima realización del bien de cada persona y familia concreta y para el conjunto de la sociedad. Por consiguiente las políticas económicas basada en el bien común, deben presentar antes que nada sus exigencias y consecuencias sobre las personas con la mayor segmentación socioeconómica de la poblaciónposible para conocer sus consecuencias , y así mismo valorar el efecto a corto y largo plazo sobre el conjunto de la sociedad a través de la actividad económica. El bien común va unidoademás ala condición de generar externalidades positivas.
Este concepto viene ya introducido por Platón y Aristóteles y recuperado por Santo Tomas de Aquino en su ‘Suma teológica’. En la actualidad, bien común, aparece en la mayoría de constituciones de países occidentales, en la carta de los derechos humanos o en la Doctrina Social de la Iglesia formulada a partir de la encíclica de León XIII la ‘Rerum Novarum’ en el año 1891.
Lógicamente, tener como fin esta idea no quiere decir renunciar a los beneficios o al crecimiento económico, más bien al contrario, una sociedad con niveles de bienestar material y espiritual más altos, probablemente a largo plazo signifique mayor eficiencia, pero siempre teniendo en cuenta que la prioridad es la persona. Una empresa que haga partícipes a los trabajadores, que les haga sentir parte de ella, que consiga crear una comunidad con un proyecto común que vean como propio; seguramente esta empresa será un modelo de éxito aunque esto en los inicios posiblemente tenga unos costes.
Una crítica fácil y cierta a esta idea propuesta es la falta de concreción en medidas. Hay que reconocer que hoy, la economía no sigue esta finalidad y por lo tanto la teorización y el desarrollo de las teorías económicas en el sentido del bien común son muy primarios. Ahora bien, difícil no quiere decir imposible y creo que cada vez es más evidente que las necesidades de la mayoría se encuentran alejadas de las posiciones de la economía clásica. Y porqué la economía debe estar al servicio de todas las personas, es necesario un cambio de concepción. El mundo progresa en derechos y la economía no puede quedarse atrás teniendo en cuenta que es una ciencia social, con un potencial increíble y que tiene aún mucho trabajo por hacer con la misión de ayudar a crear un mundo más justo, más humano.
Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>