La nueva ley en defensa de la vida, la regeneración y el PSOE

Los meses transcurren y la nueva ley en defensa de la vida, tantas veces anunciada por el ministro Gallardón, todavía no ha sido present…

Los meses transcurren y la nueva ley en defensa de la vida, tantas veces anunciada por el ministro Gallardón, todavía no ha sido presentada. El último anuncio por parte del Gobierno fue que antes del verano sería aprobado el proyecto. Pues bien, faltan tres semanas para que la fecha se cumpla, y un nuevo retraso no tendría justificación. El riesgo de que al final el PP incumpla su compromiso es real, lo que significaría un engaño monumental y una pérdida de credibilidad absoluta, porque en este caso y a diferencia de otros incumplimientos no podría alegar que las circunstancias eran distintas, porque todas las variables están en sus manos. Si el PP no se atreve con el lobby abortista demostrará que solo usa el Gobierno en aquello que le interesa, y la vida no figurará entre sus preferencias. Pero, no se trata de ponerse la venda antes de la herida. Digamos por tanto que confiamos que el Gobierno de Rajoy haga honor a sus compromisos.

El nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, exige que para pactar las nuevas medidas que propone el Gobierno sobre la regeneración política debe renunciar a su proyecto de ley sobre la vida. Nos parece un absurdo impresentable, que dice poco de quien aspira a gobernar. Las medias sobre regeneración son buenas o malas en sí mismas, y es sobre ellas que han de debatir, concordar, y no mezclando churras con merinas. Más cuando uno de los problemas centrales de la política española es su descrédito y corrupción. Lo que debería hacer el PSOE, fuertemente contaminado por la corrupción institucionalizada de Andalucía, su único feudo importante, es trabajar junto con el PP para mejorar las medidas y no actuar para ponerle trabas. En realidad, hasta ahora Sánchez no ha demostrado nada más que es un continuista de los de siempre del PSOE, y que surgió de la nada de la mano del aparato del partido para que nada cambie.

No pueden utilizar la legislación sobre la vida como argumento contra la regeneración, porque lo único que conseguirán demostrar es que lo que pretenden es torpedear toda reforma que ayude un poco, aunque sea solo un poco, a limpiar la corrupción, empezando por el escándalo andaluz. No puede hacerlo porque al actuar así lo único que demostrará es su dependencia de quienes mandan en el partido socialista: Susana Díaz y el PSOE de Andalucía.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>