La obsesión por el porno se extiende en el arte: el Macba expone un vídeo con sexo explícito

Durante 60 minutos, la autora de la muestra “L’1%, c’est moi” mantiene relaciones sexuales con un coleccionista que se prestó a ello. ¿Se puede considerar arte lo que los medios ya han calificado como “porno duro”?

Andrea Fraser considera arte su performance con imágenes de sexo explícito, pero más bien es porno duro Andrea Fraser considera arte su performance con imágenes de sexo explícito, pero más bien es porno duro

Entre el 20 de enero y el 5 de febrero de este año publicamos una serie de cuatro artículos en los que informábamos de algunas cuestiones preocupantes derivadas del consumo de porno en el mundo y, en concreto, en el seno de la sociedad española.

Destacábamos entonces los 20 países que más la consumen en el planeta; la relación entre el consumo de pornografía y los feminicidios; las entradas más buscadas en Pornhub, el portal porno más importante del mundo; y qué buscan los internautas españoles cuando quieren consumir pornografía. En definitiva, hablábamos de los síntomas de una sociedad enferma de porno.

Una nueva muestra de ello la tenemos ahora en la inauguración de una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba), en la que se muestra el vídeo de una performance con imágenes de sexo explícito durante 60 minutos entre la artista que expone, la transgresora Andrea Fraser, y un coleccionista que se prestó a ello.

Un momento del vídeo porno de Andrea Fraser que se expone en el Macba

Un momento del vídeo porno de Andrea Fraser que se expone en el Macba

Arte, ¿qué arte?

Los organizadores de la exposición L’1%, c’est moi, consideran que “el núcleo de la obra de Fraser constituye un penetrante análisis del tejido social del mundo del arte”. Con ese argumento, la artista, “vinculada a la crítica institucional e influenciada por el feminismo”, no duda en mantener relaciones sexuales ante una cámara para después vender ese producto como si fuera arte.

La obra de Fraser pretende ser una metáfora de las relaciones de poder que se establecen en el mundo del arte. “El sexo está al alcance de cualquiera, así que es interesante utilizarlo para cuestionar el sistema del arte y sus agentes. La obra de Fraser es una buena metáfora de las relaciones de poder y me parece valiente que se exhiba en una institución cuestionada como lo ha sido el Macba”, asegura Frederic Montornés, comisarió la primera muestra del Macba tras la caída de la anterior cúpula directiva.

La propia artista destaca que, en su vídeo, “el objetivo es explicitar la relación de explotación entre el coleccionista y el artista; yo no funcionaba como una prostituta, sino más bien como una pornógrafa o una actriz porno y no me preocupaba en absoluto ser explotada por el coleccionista; si acaso era lo contrario”.

Por su parte, la artista Nora Ancarola, miembro de la recién inaugurada Plataforma de Artistas de Cataluña, argumenta que toda obra es válida si genera un debate público y político y en este caso pone de manifiesto que el problema no es el sexo, que ya no es censurable en ningún ámbito, sino el poder”.

Puede que en esta afirmación radique buena parte de la polémica que genera esta exposición y otras parecidas en los últimos años, en que “el sexo ya no es censurable en ningún ámbito”, porque ha pasado de ser algo propio de la intimidad de quienes lo practican a tener luz verde y hacerse público en todos los ámbitos de la sociedad.

Porque, ante un vídeo que presume de artístico pero que los medios de comunicación ya han calificado como “porno duro”, ¿se puede estar hablando de arte?

"La bestia y el soberano", obra polémica expuesta en el Macba que hizo dimitir a su anterior director

“La bestia y el soberano”, obra polémica expuesta en el Macba que hizo dimitir a su anterior director

La apuesta del Macba por el porno

No es la primera vez que el Macba apuesta por el porno, aunque el precio a pagar sea elevado. Cabe recordar que la caída de la anterior cúpula directiva, que mencionábamos antes, se debió a la polémica que generó una obra también pornográfica expuesta en este museo.

La bestia y el soberano” presentaba un personaje, identificado como el ex rey Juan Carlos I, aparentemente sodomizado.

Tras el escándalo, se vio obligado a dimitir el que fuera director del Macba, Bartomeu Marí, quien a su vez cesó de forma inmediata al conservador jefe Valentín Roma y al jefe de programas públicos Paul B. Preciado, por pérdida irrecuperable de la confianza.

Sin embargo, el vídeo de Andrea Fraser que se expone actualmente es una pieza mucho más fuerte que la escultura que apuntaba hacia el ex rey de España.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>