La ONU, preocupada por la situación en el Sahara mientras España mira hacia Rabat

La misión de las Naciones Unidas en el Sahara Occidental (Minurso) se alargará seis meses más, hasta el 31 de octubre, a la espera de que las violacio…

Forum Libertas

La misión de las Naciones Unidas en el Sahara Occidental (Minurso) se alargará seis meses más, hasta el 31 de octubre, a la espera de que las violaciones de los acuerdos militares en la región y el estancamiento de las conversaciones, así como los constantes aplazamientos del referéndum, den paso a nuevas negociaciones que acaben con el contencioso. Al mismo tiempo, la cúpula del Frente Polisario insiste en que “el alto el fuego no debe ser la única preocupación de la ONU” en la zona y en que se debe reactivar el “proceso de descolonización”. Mientras tanto, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, de espaldas a las recomendaciones de la ONU, sigue con su vista fija en Rabat.

 

El semanario independiente Le Journal Hebdomadaire publica esta semana un amplio reportaje en el que, bajo el título Sahara: el germen de la rebelión, analiza la crisis de la región y las dificultades económicas y falta de infraestructuras médicas o educativas por las que atraviesa la población saharaui, una población “que no deja de enarbolar el argumento identitario como instrumento de presión”.

 

Preocupación de la ONU

 

Paralelamente, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, presentó hace unos días un informe en el que denuncia el estancamiento de las negociaciones y muestra su “preocupación” por los intercambios de amenazas bélicas y por los ejercicios militares que se realizan en la zona.

 

Tras los informes elaborados por los 227 observadores militares destinados a la zona, Annan se muestra pesimista en cuanto a la resolución del conflicto, dado el aumento de las violaciones de los acuerdos militares firmados en septiembre de 1991 por el Gobierno marroquí y el Frente Polisario.

 

El retorno a las armas

 

El informe del secretario general de la ONU manifiesta también su inquietud por las recientes declaraciones del líder del Frente Polisario, Mohamed Abdellaziz, en las que amenaza con que “el retorno a las armas está más cerca que nunca”.

 

Desde los campamentos de Tinduf, en el desierto argelino, se insiste en la necesidad de respetar “el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación” y también se critica que Annan no haya mencionado en su informe el último “Plan Baker” presentado en 2003, que contemplaba una autonomía bajo soberanía marroquí durante un máximo de 5 años y luego un referéndum en el que conste la opción de la independencia.

 

Por otro lado, los saharauis manifiestan su satisfacción por el reciente informe sobre derechos humanos en el Sahara del Parlamento Europeo, en el que se confirma que hay 151 prisioneros saharauis en las cárceles marroquíes y que desde que comenzó el conflicto 526 personas han desaparecido, unos hechos negados reiteradamente por Marruecos.

 

Zapatero, mirando hacia Rabat

 

Han pasado 30 años desde que España abandonó el territorio saharaui y otros 13 desde que Marruecos y el Frente Polisario firmaron la paz. Sin embargo, los compromisos asumidos entonces por España se han ido diluyendo con el tiempo y transformando en nuevos intereses, económicos y estratégicos, en los que la población saharaui queda relegada a un humillante olvido, a pesar de la postura de las Naciones Unidas con respecto al contencioso del Sahara.

 

El líder del Frente Polisario ya denunciaba esos hechos en unas declaraciones realizadas a finales de 2004, cuando afirmaba que “la posición diplomática española en equívoca y oscura”. En esa entrevista, Mohamed Abdelaziz pedía “que el Gobierno español sea sincero y claro en su intención de apoyar la celebración de un referéndum de autodeterminación en el Sahara Occidental tal y como está establecido en el Plan Baker”, una petición que Zapatero no parece dispuesto a escuchar por ahora.

 

Tal como recordábamos en un anterior artículo, todo apunta a que Ejecutivo socialista se apunta a las tesis y recomendaciones de la ONU tan sólo en aquello que conviene a los intereses ideológicos del PSOE. Así, mientras se escudó en su momento en la postura de Naciones Unidas para retirar sus tropas de Irak, ha dado la espalda a la ONU en la prohibición explícita que hizo de cualquier tipo de clonación, como hace también en lo referente al Sahara.

 

“30 años bastan”

 

Precisamente, los 30 años que han transcurrido desde que España salió del Sahara es el lema que utilizan diversas asociaciones de solidaridad con el pueblo saharaui para organizar una marcha por la paz, prevista entre el 19 y el 22 de mayo, y para protestar contra la ocupación marroquí.

 

Con “30 años bastan”, la Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Pueblo Saharaui, la Coordinadora Estatal de Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui, los Intergrupos Parlamentarios “Paz para el Pueblo Saharaui” y la Asociación Internacional de Juristas por el Sahara Occidental pretenden denunciar la situación de las familias saharauis que se ven obligadas a permanecer a ambos lados del muro construido por Marruecos en la región en 1980.

 

El “Muro de vergüenza” se construyó en seis etapas, tiene una longitud de 2.720 kilómetros y está protegido por 160.000 soldados armados, 240 baterías de artillería pesada, más de 20.000 kilómetros de alambre de espino, miles de vehículos blindados y millones de minas antipersona, prohibidas por las convenciones internacionales.

 

“Exigimos a la ONU y a la comunidad internacional que cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad y acabe de una vez por todas con el sufrimiento y la tragedia de un pueblo cruelmente olvidado que confía en la legalidad internacional y que espera, tras 30 años, que se haga justicia”, reclama la coordinadora de esta marcha.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar