La otra cara de Robert Spitzer, el psiquiatra que descartó la homosexualidad como enfermedad

Las conclusiones del especialista estadounidense recientemente fallecido llevaron a la Asociación Americana de Psiquiatría en 1973 a excluir la homosexualidad como patología y LGBT le convirtieron en su referente; pero en 2001 apoyó las terapias para revertir a gays en heterosexuales

Robert Spitzer apoyó en 2001 las terapias para revertir a gays en heterosexuales Robert Spitzer apoyó en 2001 las terapias para revertir a gays en heterosexuales

El pasado 25 de diciembre fallecía en Seattle, en el Estado de Washington, a los 83 años de edad, el psiquiatra Robert Spitzer, debido a sus problemas cardíacos. Spitzer es mundialmente conocido por sus estudios sobre si la homosexualidad debía ser considerada, o no, una patología.

En 1973, el psiquiatra, uno de los más influyentes de la segunda mitad del siglo XX, hizo un estudio sobre las personas homosexuales para determinar si su orientación sexual les causaba algún tipo de enfermedad psiquiátrica. La conclusión fue que no había tal patología. Y ese mismo año la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés) aprobó eliminar la homosexualidad de su manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales, el DSM, que entonces iba por la segunda edición.

Cabe destacar que el DSM está considerado la guía de referencia de la psiquiatría mundial, y normalmente marca las a veces controvertidas pautas de decidir qué comportamientos o actitudes son normales y cuáles representan una patología.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud siguió también su criterio en 1990, y las organizaciones de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) lo convirtieron en su referente para descalificar a otras organizaciones que defendían, y aún defienden, la terapia de reorientación sexual que permite revertir a gays en heterosexuales.

Las terapias de reorientación sexual son aplaudidas cuando un heterosexual muestra su preferencia homosexual; ¿por qué no al revés?

Las terapias de reorientación sexual son aplaudidas cuando un heterosexual muestra su preferencia homosexual; ¿por qué no al revés?

La reversión, una verdad oculta

Sin embargo, lo que no es tan conocido es que Spitzer, titulado en Psiquiatría por la Universidad de Cornell y en Medicina por la de Nueva York, volvió a levantar una fuerte polémica en 2001, tras publicar otro estudio en el que apoyaba la terapia para revertir a gays en heterosexuales, algo que fue denostado por las organizaciones de LGBT.

Su nuevo informe sobre la orientación sexual de los individuos y las terapias que supuestamente la cambian, y que aún se utilizan para volver a su condición de heterosexuales a los homosexuales, causó tal revuelo en el seno de esa comunidad que vino a convertirse en una verdad oculta.

Contra la opinión de la mayoría de sus colegas, además publicó un artículo en el que avalaba esas consultas. Según sus datos, el 44% de las lesbianas y el 66% de los gais que decían que se habían convertido en heterosexuales tenían un comportamiento que se ajustaba a ese patrón.

Sus anteriores seguidores, organizaron entonces una campaña en su contra. Y él se defendió argumentando que la fuerza moral que le daba su anterior trabajo descalificaba cualquier intento de llamarle homófobo.

Cabe recordar también que esas terapias fueron rechazadas por la Asociación Americana de Psiquiatría, y que en febrero de 2015 el Tribunal Supremo de Estados Unidos las prohibió.

De esta manera, el interés de Spitzer por dotar de un corpus científico a la psiquiatría le llevó a enfrentarse a sus colegas cada vez que no estaba de acuerdo con algo. Su influencia fue decisiva a pesar de estar ya jubilado y con párkinson, por ejemplo, para dar fuerza a los críticos con el último de los DSM, el V, por la falta de transparencia en su elaboración y por no incluir algunos de los síndromes que él postulaba.

Hay que recordar también que el doctor Spitzer, considerado el padre de la clasificación moderna de enfermedades mentales, jugó un rol fundamental en el desarrollo del propio DSM, considerado como la ‘biblia de la psiquiatría a nivel mundial.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>