La palabra encarnada, de Ignacio Carbajosa y Luis Sánchez Navarro

En este volumen se recogen cuatro aportaciones de profesores de la Facultad de Teología “San Dámaso” sobre la articulaci&oac…

En este volumen se recogen cuatro aportaciones de profesores de la Facultad de Teología “San Dámaso” sobre la articulación entre Palabra de Dios y Escritura, teniendo en cuenta el marco eclesial. La vinculación entre los textos Sagrados y la Iglesia es cada vez más valorada por los estudiosos, frente a la tendencia no muy lejana de desvincular la exégesis de la fe comúnmente predicada. En la línea de comprender la Biblia en su contexto eclesial van los cuatro trabajo que integran este volumen.

En el primero el profesor Ignacio Carbajosa, se titula “La progresiva condescendencia de la Palabra de Dios en Israel”, y describe, sobre los textos del Antiguo Testamento, como Dios elige un pueblo con el que establece una relación en el tiempo. El decir de Dios a su pueblo es llamada, intervención en la historia, más adelante ley, es puesta por escrita, comunicada como oración, se hace sabiduría y, en el momento señalado, se hace carne, dando cumplimiento a todo lo anunciado.
Luis Sánchez Navarro, a su vez, trata de “Palabra de Dios e Iglesia en el Nuevo Testamento”. Conocemos lo que Dios ha dicho a su pueblo a través del testimonio apostólico, que fue predicación oral, pero también escrito. A partir de ahí señala el autor como la Tradición y la Escritura constituyen ambos un único depósito de la revelación que ha sido confiado a la Iglesia, para que lo custodie, lo predique y lo interprete. El autor se fija en cómo la Iglesia es, al mismo tiempo, sujeto de la Palabra de Dios y su objeto.
Juan José Ayán es el autor del trabajo “La carne, intérprete de la Palabra de Dios”. En él presenta las siete reglas del Liber regularum de Ticonio (autor por lo general muy poco conocido y que también nos es brevemente presentado). Así, a partir del misterio de la encarnación, en que el Verbo de Dios y la humanidad de Jesús se unen para formar una sola carne, se nos abre a la comprensión de que la Palabra de Dios está destinada a transformar nuestra carne.
La última aportación es de monseñor Alfonso Carrasco, quien trata de la importancia de la Escritura como base imprescindible de la vida de la Iglesia y de la unidad entre los cristianos. Frente a la sola scriptura de Lutero, que identifica la Palabra de Dios con la Escritura, se señala la importancia de entenderla en su contexto dogmático y eclesial para no convertirla en un mero documento antiguo sólo accesible a la investigación histórica. El trabajo se titula “Palabra de Dios y unidad ecuménica de la Iglesia”.
Como otros trabajos publicados por autores de esta misma Facultad de Teología, el presente, abre interesantes vías para el estudio de la Escritura en el seno de la Iglesia, entendiendo así, en todo su alcance la Palabra que Dios, en su condescendencia, ha dirigido a los hombres.
Ignacio Carbajosa y Luis Sánchez Navarro (editores)
La palabra encarnada
Facultad de Teología San Dámaso
Madrid, 2008
130 páginas
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>