La píldora anticonceptiva interfiere en el deseo sexual

El diario británico THE GUARDIAN (26/05/05) se ha hecho eco de una investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston que señala que…

El diario británico THE GUARDIAN (26/05/05) se ha hecho eco de una investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston que señala que usar la píldora anticonceptiva disminuye el efecto sexual. Se comprobó que usuarias habituales tenían niveles mucho más bajos de la hormona que genera el deseo sexual y que estos bajos niveles se mantenían incluso cuando se dejaba de tomar la pastilla.  
 
Los investigadores de la Universidad de Boston proponen a los médicos que adviertan a las mujeres de esta posibilidad cuando prescriben la píldora, que no debería recetarse "como caramelos". Otras voces han comentado que también habría que avisar a los hombres, que quieren a sus compañeras sexuales infértiles y llenas de deseo sexual cuando la realidad hormonal hace que ambas cosas tiendan a ser poco compatibles.
 
Detalles del estudio
 
Los resultados de la investigación se han publicado en el NEW SCIENTIST y se presentaron hace dos semanas en la Asociación de Endocrinólogos Clínicos de Estados Unidos, en Washington D.C.
 
Los investigadores Claudia Panzer y Irwin Golstein estudiaron a 124 mujeres que estaban bajo tratamiento por disfunción sexual. La mitad usaba la píldora con regularidad, 39 acababan de interrumpir el tratamiento y 23 nunca habían consumido anticonceptivos orales.

Los científicos analizaron muestras de sangre de todas las mujeres en busca de rastros de una sustancia llamada globulina fijadora de la hormona sexual (SHBG). La píldora hace que el cuerpo produzca SHBG en exceso y esto afecta la testosterona, la hormona responsable del deseo sexual. Las pruebas de sangre demostraron que las mujeres que consumían con regularidad la píldora tenían niveles muy bajos de testosterona, pero cuatro veces más SHBG que las mujeres que nunca habían tomado anticonceptivos orales.

Análisis de sangre posteriores de las mujeres que habían interrumpido la ingesta de las pastillas anticonceptivas revelaron que, cuatro meses después, los niveles de SHBG habían bajado pero seguían siendo casi el doble de los de las mujeres que nunca habían ingerido anticonceptivos orales.

 
Seis semanas sin píldora y los efectos aún perduran

"Lo que más nos preocupa es que los niveles de SHBG no den señales de bajar cuando se deja de tomar la pastilla", dijo la doctora Panzer. "Uno esperaría que volvieran a ser normales después de unas seis semanas, pero no es así. Eso significa que las mujeres tendrán un nivel muy bajo de testosterona, lo que tiene una implicancia importante en su función sexual", dicen los investigadores de la Universidad de Boston.

Los investigadores temen que los niveles de SHBG, producida por el hígado, se mantengan permanentemente altos en las mujeres que toman pastillas, aunque luego las interrumpan. "Esto me asusta. La pastillas para el control de la natalidad se prescriben como caramelos, pero a nadie se le dice qué efecto pueden tener en la función sexual de una mujer", dijo la doctora Panzer.

Puesto que la píldora afecta al deseo de la mujer y el látex del preservativo es considerado como molesto para la satisfacción por muchos hombres, quizá el mundo de la sexología y la ginecología debería plantearse una mayor apuesta por los métodos naturales de regulación natural que no interfieren con las hormonas femeninas ni con la sensibilidad masculina. 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>