La pirámide invertida del sistema de pensiones

Predicción actuarial matemática de los años 80 del siglo XX

Europensiones

Los informativos televisivos me cargan demasiado. Presentan, como fatídico hecho novedoso, el suceso previsto en el siglo XX, conocido a nivel  económico-financiero y no anunciado políticamente. Me refiero a la pirámide demográfica invertida del sisteme de pensiones. ¡Conocido en toda Europa y no solo en España señores periodistas! En España acaecido con una cierta anticipación a lo matemáticamente previsto. ¡Anunciado por un servidor y por todo empleado competente en materia aseguradora hace muchísimos años! Es obvio hoy, igual que en la década de los años 80 del siglo XX. Si la esperanza actuarial de vida ha mejorado pues los abuelos fallecen más tarde, al mismo tiempo nacen menos hijos. Por consiguiente las personas jubiladas aumentan en relación a las que nacen. La clase trabajadora, con sus cotizaciones y las de sus empresas, hacen posible el sistema de pensiones. De simple reparto. La Seguridad Social Española fue inventada como un sistema de reparto. ¡Sin que ningún poder político posterior en democracia haya movido un solo dedo para reconvertirlo en un sistema de capitalización!

La Seguridad Social Española fue un adelanto de primer orden en cuanto a las pensiones. ¡Tú trabajador cotiza en tu vida laboral para cuando te jubiles! ¡Tú empresa también! Se trataba y se trata, sus señorías parlamentarias, de repartir el pastel. Obviamente era y es así. ¡Sin iniciativas políticas de Estado para reconvertir el sistema de reparto de lo cotizado en inversiones previas   de Estado antes de repartir!  Llega en el siglo XXI la imprevisible crisis económica española, el cierre de empresas en España, el indigno incremento de parados en España  y el insuficiente ratio de creación de nueva empresa en España. Y, con Catalunya a la cabeza y dentro de ella liderada por la ciudad de Barcelona, ¡el ratio de nacimientos más bajo del mundo! Por tanto el pastel del reparto actual en el siglo XXI disminuye en relación al de tiempos pasados de bonanza económica para el sector empresarial. Disminuye a pesar de que España, actualmente, está en cabeza de los países con mayor esperanza de vida.

En mi calidad de inspector comercial de prestigiosa entidad aseguradora, nos decían y decíamos que en España, al inicio de la década de los años 20 del siglo XXI, la pirámide quedaría invertida. De ahí nuestro empeño profesional en impulsar las pólizas de seguros de ahorro, junto con las de riesgo. En concreto una modalidad centenaria que cobraba nuevo impulso. Presentada bajo el nombre genérico de seguro de jubilación, se trataba de la modalidad de de principios del siglo XX denominada de capital diferido . No entraré en el detalle pues ya son historia las dos. Lo que no es historia es que mantengo mi capital diferido en vigor. A pesar del sablazo IRPF en el momento de cobrar. ¡Sablazo ahora por derogación legal de las consolidadas ventajas fiscales en los seguros de ahorro y de vida! La aparición en escena de los denominados Planes y Fondos de Pensiones, con Ley específica propia, sin garantías concretas (solo estimadas) de la cantidad a percibir a vencimiento, eclipsó la práctica aseguradora de los capitales diferidos sujetos a la Ley 50/1980 de Contrato de Seguro. Estos primeros no me interesan hoy como no me interesaban entonces. Interesan, ayer como hoy, al sector bancario.

Si además las oficinas bancarias se transformaron en chiringuitos nada ilustrados para comercializar pólizas de seguro, el problema estaba servido. La tasa de nacimientos en España hace lustros que es la más baja de Europa. De ahí la anticipación de la prevista y matemática pirámide demográfica invertida en España. Corregir este rumbo para la generación de nuestros nietos nos compete a todos. Principalmente a sus señorías tengan las siglas que tengan en disciplina de partido político. Digo nietos pues con los hijos ya no hay tiempo matemático para ello.

Llegué a aprenderme de memoria la Ley 50/1980 de 8 de octubre de Contrato de Seguro. https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1980-22501  En su momento era la más avanzada de Europa. Todavía está en vigor y para todas las modalidades o ramos de seguro. Ha sufrido recientemente ligeros retoques de adaptación a la EUROpa. Atiendan el Título III (Seguros de Personas) artículos 80 a 106. Todo contrato de seguro es un contrato de adhesión sujeto a esta entrañable Ley.  Sabiendo qué dice  basta con conocer, en póliza y no de boquilla vendedora, que el contrato a suscribir y los ya suscritos están sujetos a ella. Te ahorras leer muchas parrafadas de las Condiciones Generales. Basta entonces leer detenidamente las Condiciones Particulares. Les recomiendo a todos Vds. acudan a los profesionales del sector asegurador.  Pasen olímpicamente de atender en eso al personal de sus oficinas bancarias y al de la competencia bancaria. Este personal, empezando por sus directores de sucursal, tienen la misión bancaria, con autorización excepcional de mediación aseguradora, de declinar su lenguaje bancario para obtener de sus clientes suscripción de pólizas de seguro… ¡a punta pala! ¡En la entidad aseguradora de esta entidad bancaria y en ninguna otra!

 

Este personal sabe tanto tanto en materia aseguradora que, por el vigente artículo 99, no me dice que puedo ceder o pignorar mi Capital Diferido vigente a favor de la entidad bancaria que me concedió el crédito hipotecario, si tengo dificultades insalvables para cumplir con mi compromiso bancario. Antes que optar por esto es preferible, por el artículo 96, proceder al derecho de rescate cuantificado matemáticamente en el Contrato de Seguro suscrito en su día. Un seguro de esta clase no invierte la pirámide demográfica. Suaviza los efectos económicos de la congelación anunciada de la pensión de jubilación. De momento sólo sus irrisorias y simbólicas subidas de vez en cuando por ajustes IRPF o solidario “¡estamos contigo pensionista!”

 

 

 

Cf. http://www.forumlibertas.com/hacia-envejecimiento-preocupante-15-anos-uno-cuatro-espanoles-tendra-mas-65/

 

Cf. http://www.forumlibertas.com/lastre-del-paro-espana-2021-estara-del-15-casi-doble-la-crisis/

Hazte socio

También te puede gustar

5 Comments

  1. 5

    Lo que deben hacer las empresas aseguradoras es apoyar ya un renacer demográfico de España. Soy hombre, porque si fuera mujer, tendría lo menos tres aunque no pueda ni uno. Pero, claro soy hombre.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>