La promiscuidad entre gays, causa del incremento de infecciones por virus del sida en España

BCN Checkpoint advierte de que “cada día se producen dos nuevas infecciones en Cataluña”: el 80% son de homosexuales que practican sexo sin protección, con 10 hombres diferentes al mes. ¿Debe soportar la sanidad pública el gasto que se deriva de una conducta irresponsable?

Aumentan las visitas a urgencias de gays a la búsqueda del Truvada porque temen haberse infectado de sida

Los gays lo hacemos a menudo. Hazte la prueba del VIH una vez al año, aunque siempre uses condones. Si no los utilizas siempre, háztela cada tres meses”. Con esta explícita advertencia en su web, BCN Checkpoint busca el objetivo, sin éxito, de frenar las infecciones por “el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) para hombres gay y otros hombres que hacen sexo con hombres”.

Al mismo tiempo, la advertencia de BCN Checkpoint, que provee de diagnóstico y asesoramiento a unos 7.000 hombres en Barcelona, viene a ser un reconocimiento de que la promiscuidad entre homosexuales es la causa del incremento de infecciones por virus del sida en España.

De hecho, el propio director de este centro de detección del VIH, Ferran Pujol, afirma que “cada día se producen dos nuevas infecciones en Cataluña” y que el 80% son hombres que practican sexo sin protección, con hasta 10 hombres diferentes al mes. Hay que resaltar que ese 80% cobra mayor relevancia si se considera que el colectivo de gays viene a representar entre el 2% y el 3% de la población.

No es algo nuevo. A finales de noviembre de 2014, el estudio del Ministerio de Sanidad español ‘Vigilancia epidemiológica del VIH/SIDA en España. Actualización 30 de junio de 2014’, constataba que se había bajado la guardia ante el incremento del sida y más de la mitad de los nuevos casos se daban por sexo entre gays.

Truvada, el fármaco más buscado por hombres que han mantenido sexo con otros hombres

Truvada, el fármaco más buscado por hombres que han mantenido sexo con otros hombres

Falsas urgencias a la búsqueda del Truvada

Un ejemplo de cómo el riesgo de contraer el VIH es más evidente dentro del colectivo de gays se puede observar en el hecho de que, cada vez con más frecuencia, hombres que temen haberse infectado de sida tras haber tenido sexo ocasional con otro hombre, sin protección, acuden a las urgencias de los hospitales de Barcelona, sobre todo al Hospital del Mar y al Hospital Clínico.

Ante el posible riesgo de que puedan contraer la enfermedad, los centros les proporcionan una medicación inmediata con un par de fármacos antirretrovirales, de los que se usan en el tratamiento habitual de quienes ya están infectados, y les remiten a la consulta especializada del hospital para seguir un tratamiento controlado.

Sin embargo, todo apunta a que se trata de una falsa emergencia y que, en realidad, lo que pretenden es conseguir un nuevo fármaco que ya se dispensa en Francia, el Truvada, cuyo uso proporciona una “profilaxis previa a la exposición para reducir el riesgo de infección por el VIH de transmisión sexual”, según destaca InfoSida.

Aunque el Truvada ha demostrado ser un buen preventivo de la infección si lo utilizan sistemáticamente el colectivo de mayor riesgo de infectarse, el de los gays, también es verdad que este fármaco “puede causar efectos secundarios graves, potencialmente mortales, entre ellos, acidosis láctica (acumulación de ácido en la sangre) y trastornos del hígado”, como documenta InfoSida.

Este tratamiento previo a la infección, a diferencia de los que dan en urgencias, posterior al posible contagio, está a la espera de que la agencia europea de medicamentos, la EMA, dé el visto bueno a esta indicación a finales de abril. En Francia ya decidieron en noviembre pasado adelantarse y lo incluyeron en sus prestaciones de la sanidad pública.

En San Francisco, el Truvada se ha mostrado de una enorme eficacia: el número de infecciones por VIH se ha reducido un 30%, mientras la cifra siguió estable en el resto de Estado Unidos donde no se facilitó este tratamiento.

Ferran Pujol advierte del aumento de relaciones sexuales arriesgadas de una parte del colectivo gay

Ferran Pujol advierte del aumento de relaciones sexuales arriesgadas de una parte del colectivo gay

“Relajación ante la infección”

Por su parte, Isabel Cirera, jefe de urgencias del Hospital del Mar, advierte en declaraciones publicadas el pasado 28 de marzo en La Vanguardia de que “en urgencias detectamos no sólo que vienen más supuestas emergencias por relaciones sexuales arriesgadas. También vemos una gran relajación ante la infección”.

Normalmente, en este hospital las emergencias de este tipo se saldan con unidosis de dos medicamentos, entre ellos el deseado Truvada, que se está utilizando como preventivo aunque no esté aprobada aún esa indicación. “Y les damos hora para el hospital de día de infecciones”.

Pero, ante un engaño que se va extendiendo, otros hospitales han optado por no usar el Truvada sino otro medicamento equivalente del que no hay constancia de que funcione con eficacia como preventivo de la infección.

“La solución que podría adoptarse en España a la espera del pronunciamiento de la EMA es autorizar temporalmente el uso de forma excepcional, como hace Francia”, explica también en La Vanguardia Ferran Pujol.

“En Catalunya no hay competencias para hacer ese tipo de autorización temporal, pero sí pueden poner en marcha estudios de implantación que permitirían hacer llegar a las personas en mayor riesgo esa medicación pero bien controlada”, apunta Pujol.

“La obtención en urgencias o por internet –que no es tan fácil porque en las farmacias británicas que la proporcionan online exigen receta– tiene sus riesgos. Hay que pasar pruebas renales y de presencia de virus cada tres meses para asegurar que no tiene secuelas y que funciona correctamente y ha impedido la infección”, concluye.

No parece que la nueva campaña que llama a hacer la prueba del VIH cada tres meses haya tenido demasiado éxito; ¿dónde queda la abstinencia?

No parece que la nueva campaña que llama a hacer la prueba del VIH cada tres meses haya tenido demasiado éxito; ¿dónde queda la abstinencia?

Gasto enorme para Sanidad

El pasado mes de enero, un estudio realizado en Holanda y publicado en la revista Science Translational Medicine constataba una realidad que comparten todos los países occidentales: los tratamientos mejoran, cada vez hay mejor acceso a ellos, pero el número de nuevos casos no baja.

Además de que las personas se siguen infectando, principalmente hombres que mantienen sexo con hombres, el 71% de los nuevos infectados desconoce que es portador del virus y que se habían contagiado con hombres que en un 30% de casos tampoco lo sabía.

Esta ignorancia, sumada a la irresponsabilidad de quienes mantienen relaciones sexuales sin adoptar medidas preventivas, están haciendo crecer el número de infecciones por VIH y, al mismo tiempo, los casos de gays que acuden a los servicios de urgencias para mirar de hacerse con el Truvada, con el consiguiente incremento del gasto sanitario.

Ante esta realidad, cabe preguntarse si debe soportar la sanidad pública el gran costo que se deriva de una conducta irresponsable, una conducta de riesgo sin tomar precauciones por la que hay que pagar un elevado precio a costa de todos los ciudadanos.

 

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>