La prostitución callejera disminuye en Francia y aumenta en España

Este martes, 7 de septiembre, la policía autonómica catalana ha detenido a un súbdito español como responsable de un local de citas de Agullana, una d…

Este martes, 7 de septiembre, la policía autonómica catalana ha detenido a un súbdito español como responsable de un local de citas de Agullana, una de las comarcas de Gerona limítrofes con Francia, donde ejercían la prostitución al menos 120 mujeres procedentes de países del Este, África y Sudamérica. Las prostitutas, además de las condiciones de desprotección en que trabajaban, tenían que pagar 70 euros diarios por habitación y comida. Junto al detenido, la policía se ha llevado también a 6 mujeres sin documentación y 2 menores que también ejercían como prostitutas. La noticia coincide con el anuncio de que la “ley Sarkozy” francesa, la severa nueva ley de Seguridad Interior aprobada a mediados de marzo de 2003, ha conseguido reducir drásticamente la prostitución callejera en Francia. Este fenómeno de remisión de la actividad de prostitutas en Francia viene a ser directamente proporcional al florecimiento de la misma en el norte de Cataluña, una actividad que ya había sido denunciada por escrito por un grupo de sacerdotes de la diócesis de Gerona. Se calcula que en toda esa zona trabajan actualmente más de 1.000 prostitutas.

“Exportando” prostitutas

La dureza en la aplicación de la ley francesa ha hecho remitir la prostitución callejera en los barrios de París y de las principales ciudades de Francia, donde se hace impracticable su ejercicio en la vía pública al establecer incluso penas de prisión para una actividad tolerada hasta hace poco y considerada sólo como una infracción menor. En total, más de 5.600 mujeres han sido detenidas desde que entró en vigor la ley. De ellas, la mayoría proviene de Rumania, Bulgaria, Albania, Nigeria, Camerún, Sierra Leona, Sudamérica y países del Magreb. En un año y medio también se han conseguido desarticular unas 40 redes internacionales dedicadas a este tipo de explotación, con un total de 709 proxenetas arrestados. La ley también ofrece a las prostitutas la posibilidad de denunciar a sus protectores a cambio de obtener un permiso de residencia que les facilite el acceso a cualquier otro tipo de trabajo. A pesar de que, como testimonia LE MONDE, al reflujo de la actividad de las prostitutas en la calle se ha sumado una tendencia al abandono del oficio entre muchas de las profesionales que actúan en Francia, lo cierto es que muchas de esas prostitutas inmigrantes ilegales han cruzado la frontera y se han instalado en la Cataluña norte, donde tienen más posibilidades de pasar desapercibidas por la suave normativa española al respecto. De hecho, España es actualmente el país europeo donde más facilidades se encuentran para ejercer la prostitución. Según datos del Ministerio del Interior, la prostitución mueve en España alrededor de 12.000 millones de euros, con un total de entre 300.000 y 600.000 mujeres dedicadas al mercado del sexo.

Contra los argumentos de la patronal

La detención practicada en Agullana, como otras anteriores en la zona, viene a demostrar que, en contra de los argumentos de la patronal de los locales de alterne, estos lugares no garantizan que sus trabajadoras estén legalizadas, sino todo lo contrario. En este sentido, las reivindicaciones de la Asociación Nacional de Locales de Alterne para conseguir que el Gobierno de Zapatero legalice los locales que representa no tienen ningún tipo de justificación. Lo único que se conseguiría es tener unos locales legalizados, en los que se practica una actividad de una más que dudosa dignidad, con un contenido de trabajadoras mayoritariamente ilegales.

Como ya hemos sugerido en otras ocasiones, la normativa sueca es el modelo a imitar, dado que ha conseguido reducir a la mínima expresión el problema de las profesionales del sexo y ha incorporado a las exprostitutas a un mercado de trabajo mucho más digno o les ha dado una buena cobertura social. No deja de ser curioso que Francia y Suecia sean los 2 países de Europa que más a raya tienen al ejercicio de la prostitución. La Francia laicista con su nueva ley que ya ha conseguido los resultados expuestos anteriormente; y Suecia, que no se caracteriza precisamente por sus costumbres religiosas, con una ley que castiga al cliente incluso con el Código Penal.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>