La reciente agresión antisemita de París fue una mentira de la joven presentada como víctima

La chica de 23 años que había sido presentada estos días como víctima de una agresión antisemita en un tren cerca de París ha acabado siendo la protag…

La chica de 23 años que había sido presentada estos días como víctima de una agresión antisemita en un tren cerca de París ha acabado siendo la protagonista y la artífice de una invención que, sin embargo, ha conseguido enredar a todo el mundo, desde toda la prensa hasta el mismísimo presidente francés, Jacques Chirac. Todo era falso. La joven se había inventado todos los detalles: Que un grupo de jóvenes de aspecto magrebí la apalizaron cuando viajaba en un vagón lleno de gente mientras estaba acompañada por su hijo de 13 meses, que le provocaron varias heridas con un cuchillo, que le habían cortado un trozo de pelo y que habían dibujado cruces gamadas nazis en su vientre. Todos estos datos, creídos a ciegas por una sociedad muy sensibilizada ante la violencia racista especialmente en estos días previos a la Fiesta Nacional del 14 de julio, llegaron a provocar una referencia concreta, en forma de condena, tanto del ministro del Interior, Dominique de Villepin, como del propio presidente Chirac.

Después de varias contradicciones en su exposición de los hechos ante los investigadores, la chica acabó confesando que la agresión no era verdad. Todo este suceso ha abierto ya un debate en Francia sobre cómo fue posible que autoridades, medios de comunicación y asociaciones defensoras de los derechos humanos condenasen sin paliativos un episodio violento cuya autenticidad no había sido verificada. Tanto la paliza como la supuesta pasividad de los pasajeros que la habrían presenciado generó muchas reacciones de rechazo, y ello fue así simplemente porque son elementos que se dan con mucha frecuencia en situaciones reales posteriormente confirmadas.

Ya había extrañado mucho a los investigadores que ninguno de los supuestos testigos presenciales de la agresión respondiese a los llamamientos de la policía, así como el hecho de que no recordasen el suceso ni siquiera los funcionarios de la estación que, según la declaración de la chica, la habían ayudado. Tampoco ofrecían ninguna pista las imágenes captadas por una cámara situada en el mismo punto ferroviario. Se da la circunstancia de que la joven había presentado, con anterioridad a este falso hecho, un total de seis denuncias por robo u agresión sin que fuesen totalmente aclaradas. En el momento de cerrar esta edición, la joven se encontraba detenida junto con su compañero, que la habría ayudado en todo el montaje, y está acusada de “denunciar un delito imaginario”, falta castigada con una pena máxima de seis meses de cárcel.

¿Es judía?

En todo esto, hay otro hecho sorprendente. Entre el viernes 9 de julio, fecha de la supuesta agresión, y el mismo martes 13, circuló la noticia como verdadera y, sin embargo, nadie daba por seguro que la chica fuese judía, un elemento que sería básico para considerar los hechos una agresión de móvil racista antisemita. Por otro lado, unas declaraciones de su madre, realizadas después de la confesión y en las que pide clemencia y asistencia sanitaria, dejan claro que la joven padece alguna enfermedad psíquica. Si esto es cierto, ¿no tenían los investigadores, antes del martes, ningún indicio de los trastornos que sufre la chica?

A pesar de la enorme repercusión de este hecho en Francia, tanto antes como después de conocerse la falsedad, lo verdaderamente importante es el fondo. Y es que, aunque esta agresión no haya existido, la violencia racista continúa siendo una realidad en Europa, y particularmente en Francia, país que celebra este miércoles 14 de julio su Fiesta Nacional conmocionada por otras agresiones de este tipo y entre constantes llamamientos de los políticos a la tolerancia. Ahora sólo falta que el Estado francés aplique de manera equilibrada esa laicidad que tanto proclama y, en definitiva, respete y fomente la pluralidad religiosa, así como su presencia en la vida pública.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>