La Sagrada Familia acoge un concierto inédito: la OCB abre su temporada en el templo de Gaudí

El concierto de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña en la Sagrada Familia ha unido dos grandes exponentes de la cultura catalana, arquitectura y música sinfónica, despertando un gran interés internacional

El Auditorio de Barcelona ha inaugurado este domingo, 20 de septiembre, la nueva temporada con un concierto sin precedentes que ha permitido que, por primera vez, la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña actúe dentro de la Sagrada Familia. El concierto, además, ha supuesto el debut del maestro Kazushi Ono como nuevo director titular de la Orquesta que comienza temporada el próximo fin de semana (26 y 27 de septiembre) con la interpretación de la obra maestra Daphnis y Chloé de Ravel y con el prestigioso violinista Vadim Repin como solista invitado. El concierto en la Sagrada Familia ha unido dos grandes exponentes de la cultura catalana, arquitectura y música sinfónica, despertando un gran interés internacional. El concierto ha traspasado las paredes del templo para ser visto por todo el mundo gracias a la retransmisión que Medici TV ha hecho por streaming y que se ha podido ver a través de las páginas web de L’Auditori y la Sagrada Familia. No es el único medio internacional que se ha hecho eco. La televisión pública japonesa NHK ha aprovechado la excepcionalidad de este concierto para grabarlo íntegramente con la tecnología 8K, de hecho 3 de las 4 cámaras que existen en el mundo que pueden grabar en 8K se han utilizado para el concierto del OBC. 3.000 personas en el interior Dentro del templo 3.000 personas han disfrutado de esta experiencia única en directo con un repertorio que, en palabras del maestro Ono, no podía tener un escenario mejor ya que todas las obras se refieren al cielo ya la espiritualidad. El concierto comenzó con la obra para órgano solo Improvisation de Bernat Vivancos interpretada por Juan de la Rubia, uno de los intérpretes más galardonados de su generación. A continuación se ha podido escuchar Signals of Heaven, de Takemitsu, una pieza que el propio compositor definió como “una señal enviada hacia lo que nos es desconocido”. El Exultate, jubilate de Mozart y su estallido final A·Aleluya, de la mano de la soprano catalana María Hinojosa han llenado hasta el último rincón de la Sagrada Familia y han dado paso al gran Requiem de Fauré con el barítono Josep Ramon Olivé, la soprano Eugenia Boix, el Coro Joven del Orfeó Catalán y el Coro Madrigal. El concierto en la Sagrada Familia ha significado el pistoletazo de salida a la Temporada 15-16 del Auditori.

Hazte socio

También te puede gustar