La secularización, sello de los países que exportan más yihadistas combatientes a Siria e Irak

Una de las supuestas causas de la radicalización de musulmanes europeos que se suman al Estado Islámico, la desigualdad, no cuadra con el Índice Gini de los países europeos de donde salen más islamistas radicales para luchar en la zona controlada por Daesh

Los yihadistas europeos que van a combatir a Siria o Irak: "Los muyahidines en todo el mundo no dudarán en cortar sus cabezas" Los yihadistas europeos que van a combatir a Siria o Irak: "Los muyahidines en todo el mundo no dudarán en cortar sus cabezas"

Tras los atentados perpetrados en Bruselas el pasado 22 de marzo por Daesh, el autodenominado Estado Islámico (EI), que costaron la vida a 32 personas y dejaron un saldo de alrededor de 300 heridos; y los anteriores de París, el 13 de noviembre de 2015, que causaron 129 víctimas mortales y más de 350 heridos, queda claro que los yihadistas tienen como uno de sus objetivos herir el corazón de Europa.

Ante esta amenaza, una de las cuestiones que se baraja cuando se habla de las causas del terrorismo del Estado Islámico en Europa es un supuesto choque entre musulmanes y cristianos, una guerra declarada por Daesh a los países donde las raíces cristianas están más arraigadas.

Al mismo tiempo, también se plantea la desigualdad como otro de los gérmenes que llevan a la radicalización de musulmanes europeos que se suman al Estado Islámico.

Sin embargo, no deja de sorprender, por ejemplo, que el sello que caracteriza a los países de donde salen más yihadistas para combatir en Siria e Irak es su profunda secularización.

En cuanto a la segunda cuestión, aunque tiene su razón de ser, no acaba de cuadrar con el Índice Gini (que mide la desigualdad) de los principales países europeos que exportan más musulmanes radicales para luchar en territorio donde está asentado el Estado Islámico.

Bruselas tras los atentados; de su país sale el mayor número de musulmanes radicales que quieren luchar en Siria e Irak

Soldados belgas patrullando en Bruselas tras los atentados; de su país sale el mayor número de musulmanes radicales que quieren luchar en Siria e Irak

La estrategia de Daesh en Europa

La semana pasada se daban a conocer unas declaraciones de dos miembros del EI que detallaban a The Guardian lo que se había hablado durante una reunión clave de sus líderes en la ciudad siria de Tabqa, días antes de los atentados de París.

Algunas de las cuestiones que se plantearon en esa reunión fueron los próximos pasos que debía dar la organización terrorista y cómo enfocar su estrategia en países como Bélgica, Francia, Alemania, Reino Unido o Italia.

Aseguraron que contaban con 200 militantes en todo el continente europeo preparados para recibir órdenes, y “dijeron que el Reino Unido era el país más difícil”, mientras “Bélgica era fácil. También mencionaron España, pero no tanto como el resto”, aseguraba uno de los miembros de Daesh.

Los más secularizados, los que más yihadistas exportan

Precisamente, Bélgica encabeza la lista de un total de 14 países de donde salen musulmanes radicales para luchar en Siria e Irak, con un total de 440 combatientes, es decir 40 por cada millón de habitantes, como se puede observar en la siguiente tabla, elaborada a partir de datos del Centro Internacional de Estudio de la Radicalización (ICSR, por sus siglas en inglés).

¿Hay una relación entre los yihadistas que salen de Europa para combatir en Siria e Irak y las desigualdades que viven como europeos?

¿Hay una relación entre los yihadistas que salen de Europa para combatir en Siria e Irak y las desigualdades que viven como europeos?

Tras Bélgica, el segundo país en exportar combatientes con destino a Siria e Irak por cada millón de habitantes es Dinamarca (27), con un total de entre 100 y 150 radicales.

Luego viene un grupo que tiene entre 15 y 20 combatientes por millón de habitantes. Así, en tercer lugar está Suecia, con 19 por millón de habitantes y entre 150 y 180 yihadistas en total. Y le siguen Francia (18 y un total de 1.200 combatientes); y Austria (17 y entre 100 y 150 musulmanes que se han radicalizado).

Hay que resaltar aquí el caso particular de Francia, que tuvo varias posesiones coloniales en la zona, como la derivada de la invasión francesa de Argelia o el establecimiento de su protectorado sobre Túnez. Y también estuvieron en Siria y Líbano, por poner otros ejemplos. Esto ha hecho que Francia haya sido históricamente receptora de soldados o ciudadanos provenientes de países musulmanes, lo que la convierte en una excepción entre el resto de la lista.

Un tercer grupo estaría entre los 10 y 15 yihadistas por millón de habitantes, con Holanda (14,5 y entre 200 y 250 radicales); Finlandia (13 y entre 50 y 70); y Noruega (12 y unos 60 combatientes).

Después, entre 5 y 10 combatientes por millón, aparecen Reino Unido (9,5 y entre 500 y 600 musulmanes radicales); Alemania (7,5 y entre 500 y 600); Irlanda (7 y unos 30 combatientes); y Suiza (5 y unos 40 en total).

Por último, España, con 2 yihadistas exportados por millón de habitantes y entre 50 y 100 combatientes en total; e Italia, con 1,5 y unos 80 combatientes destinados en Siria e Irak.

Lo primero que llama la atención del contenido de la tabla es, precisamente, que la mayoría de los países que exportan más combatientes por millón de habitantes con destino a Siria e Irak son países “modelo” del estado del bienestar y, al mismo tiempo, la mayoría de ellos fuertemente secularizados: Bélgica, Dinamarca, Suecia, Francia, Austria, Holanda, Finlandia o Noruega, entre otros.

En ese sentido, si la cruzada emprendida por el EI fuera particularmente anticristiana, el caldo de cultivo para exportar yihadistas a luchar en Siria e Irak surgiría de países como Irlanda, Italia o España, que precisamente están al final de la lista de quienes tienen menos combatientes en aquellos países en conflicto.

Sorprende también la quinta posición de Austria, un país donde la religión predominante es la católica y que no reúne las mismas características de secularización del resto de los ocho primeros puestos.

Yihadista europeo dispuesto a matar y a morir por devoción a una falsa lectura del Islam

Yihadista europeo dispuesto a matar y a morir por devoción a una falsa lectura del Islam

¿Cuestión de desigualdad o de falta de integración?

Por otra parte, si se observa la última columna de la tabla, la que indica el Índice Gini, se puede ver que los países con una mayor desigualdad están al final de la lista de combatientes europeos en Siria e Irak.

La única excepción sería la de Francia, en cuarto lugar, que también tiene un elevado indicador de desigualdad.

Cabe recordar que el coeficiente de Gini es una medida de la desigualdad que normalmente se utiliza para medir la desigualdad en los ingresos, dentro de un país, pero puede utilizarse para medir cualquier forma de distribución desigual. Y que se plasma en un número entre 0 y 1, donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y donde el valor 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno).

A la vista de los datos, es evidente que, sobre todo España e Italia, pero también Irlanda, todos ellos con fuertes raíces cristianas, tienen un nivel de desigualdad mucho más elevado que los primeros de la lista: Bélgica, Dinamarca o Suecia.

Ante esta realidad, una nueva pregunta sería si, a la vista de los ciudadanos residentes en Europa que se suman a las filas del EI, estamos ante un problema de desigualdad o más bien se trataría de una cuestión de falta de integración; aunque parece evidente que, en ambos casos, la tentación del dinero que ofrece Daesh a sus combatientes está bien presente en esas supuestas conversiones al radicalismo yihadista.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>