La tasa de desempleo de los inmigrantes, casi el doble que la de los españoles

Los inmigrantes se están llevando la peor parte de la crisis económica en España. De hecho, uno de cada tres extranjeros est&aacu…

Los inmigrantes se están llevando la peor parte de la crisis económica en España. De hecho, uno de cada tres extranjeros está sin trabajo y su tasa de desempleo (28,4%) casi dobla la de los españoles (15,2%), según los datos oficiales del Ministerio de Trabajo.

Además, los cerca de medio millón de extranjeros en el paro tiene auténticos problemas para poder enviar dinero a sus familiares en los países de origen, por lo que la crisis salta de alguna manera más allá de las fronteras por la caída de remesas.

Cabe señalar que a las cifras oficiales de inmigrantes sin trabajo hay que añadir los que se encuentran dentro de la economía sumergida, por lo que la situación de una buena parte de la inmigración en España es a día de hoy traumática.

Antes se les invitaba, ahora se les ignora

No se puede ni se debe ignorar este hecho, como tampoco que durante un buen tiempo el ‘efecto llamada’ de las políticas del Gobierno era una invitación a venir a trabajar a un país de ‘acogida laboral’, mientras que ahora se les pone todo tipo de barreras para poder vivir dignamente de su trabajo.

En ese sentido, el Ministerio de Trabajo ha aumentado su presupuesto destinado al programa de Ayuda Social al Retorno que gestionan las ONG y la Organización Internacional de las Migraciones.

4.617 inmigrantes han abandonado ya España desde el pasado mes de septiembre hasta el 15 de abril, acogiéndose al programa de capitalización del paro. Sin embargo, la mayoría de ellos no quieren volver a sus países de origen.

“”Los que cobran el paro o reciben alguna ayuda tienen la esperanza de que se recupere la economía y vuelvan a encontrar trabajo”, dice José Ramón Pin, profesor del IESE.

Crecen las asistencias en Cáritas y Cruz Roja

Una buena muestra de la crítica situación en que se encuentran muchos de los inmigrantes en paro es el aumento de las asistencias que se les presta en Cáritas o Cruz Roja, entre otras entidades de auxilio social.

Cáritas ha alertado sobre el notable incremento de la pobreza. Ya en mayo de 2008 más de la mitad de los asistidos por esta entidad fueron mujeres e inmigrantes. De hecho, es el rostro más habitual de la actual pobreza: mujer, joven e inmigrante.

A lo largo del año pasado, cuando los efectos de la crisis comenzaban a manifestarse con toda su intensidad, Cáritas Española ayudó a 12.000 personas a encontrar un puesto de trabajo, según consta en su Memoria 2008 del Programa de Empleo.

La población inmigrante supone un 59% de las personas atendidas en los servicios de empleo de Cáritas. En estas personas, a la pérdida del empleo se añade una gran inseguridad por su permiso de residencia y por el hecho de que se acaben las prestaciones por desempleo.

En el caso de Cruz Roja, por ejemplo, el número de inmigrantes atendidos por la oficina de Eibar-Ermua creció “en torno a un 50%” en los primeros meses de este 2009, lo que constata que el paro está afectando “de forma especial” a dicho sector de población, según indican los responsables de esta oficina.

Son inmigrantes que en algunos casos llevaban varios años, incluso hasta diez, trabajando entre nosotros y que ahora se encuentran en una situación de desempleo”, explica Sonia Guisáosla, responsable de esa delegación.

El riesgo

Por otra parte, este notable incremento del número de inmigrantes en situación de paro no deja de representar un cierto riesgo de cara a un futuro próximo.

Sin un ‘colchón’ que les sirva de apoyo, como ocurre en el caso de muchos españoles que cuentan con su familia para salir del paso, pueden llegar a representar un problema en muchos casos donde el peso de la inmigración sea elevado.

En ese sentido, las cifras de los inmigrantes que han ingresado en prisión en los últimos años no ha hecho otra cosa que aumentar. Según un informe del sindicato de prisiones Acaip, seis de cada diez personas encarceladas en prisiones españolas, en los últimos diez años, son extranjeros.

Esto representa que la reclusión de inmigrantes en nuestro país ha aumentado un 228%. De los algo más de 75.000 presos que hay repartidos por las 87 prisiones de España, unos 26.000 no han nacido aquí (35%).

De seguir así, la tendencia actual se prevé que en el año 2010 la mitad de los presos en España sean extranjeros.

Noticias relacionadas:

Las entidades cristianas amenazan al Gobierno con la insumisión si castigan la ayuda humanitaria

La crisis económica se ceba con los más débiles: parados, inmigrantes, pensionistas y viudas

SOS de Caritas española ante la crisis económica

Tenemos la tasa más alta de inmigrantes en la UE, pero la desaceleración los lleva al paro

El ‘efecto llamada’ de la política ZP: La oleada de inmigrantes, sin salida

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>