La telebasura, en el punto de mira de la Justicia española

El acuerdo que ratificaron en diciembre de 2004 el Gobierno español y las televisiones de ámbito estatal para erradicar la telebasura del horario infa…

Forum Libertas

El acuerdo que ratificaron en diciembre de 2004 el Gobierno español y las televisiones de ámbito estatal para erradicar la telebasura del horario infantil, entre las 17 y las 20 horas, no acaba de verse plasmado en los contenidos de la programación diaria. El pacto quedó sellado el pasado 21 de enero al constituirse el Comité de Autorregulación, uno de los órganos encargados de velar por el cumplimiento de este código ético, pero las principales cadenas se muestran perezosas a la hora de autorregularse y todavía pueden verse programas poco apropiados para los niños en ese horario. Sin embargo, este incumplimiento bien podría corregirse si los responsables de la televisión pública y privada se hacen a la idea de que, por fin, la telebasura está en el punto de mira de la Justicia española.

Eso es al menos lo que puede deducirse de la sentencia dictada hace ahora una semana por el Juzgado de Instrucción número cuatro del municipio de Arona (al sur de Tenerife), que ha condenado a Javier Sardà, Javier Cárdenas y Gestevisión Telecinco a pagar 15.000 euros a Joaquín del Cristo Hernández, un tinerfeño disminuido psíquico que fue ridiculizado en una entrevista emitida por el programa que conduce Sardá. Los procesados, además, están obligados a difundir la sentencia en Crónicas Marcianas.

Los hechos

Hace más de 2 años, en septiembre de 2002, con motivo de las Fiestas del Carmen de Los Cristianos, localidad donde vive la familia, Javier Cárdenas acudió al municipio para participar en un espectáculo. Allí conoció a Joaquín, que trabajaba de forma gratuita en una emisora de radio. Cárdenas vio la posibilidad de incorporar al joven disminuido en uno de sus ridiculizantes reportajes sobre lo que en Crónicas Marcianas denominan personajes freackies, así que convenció a Joaquín para ser entrevistado en un próximo viaje del presentador a Puerto de la Cruz en octubre, con el aliciente de que saldría en la televisión en uno de los programas con más audiencia.

Una vez convencido y realizada la entrevista, ésta se emitió el 16 de octubre de 2002. Las primeras preguntas trataban de la ilusión que sentía el joven protagonista por la profesión periodística. A base de preguntas enmarañadas y contradictorias, Cárdenas consiguió ridiculizar duramente la imagen del joven entrevistado. Además, no contentos con humillarle en la entrevista, su imagen apareció colgada en la página web de TELECINCO, con unas enormes gafas y una foto distorsionada junto a la leyenda: “Periodista, soltero, ligón busca…”, algo que también se ha incluido en la demanda presentada por la familia.

Las consecuencias no se harían esperar: fue objeto de escarnio entre el vecindario, al convertirse en blanco de las burlas de personas que le reconocían al pasar a su lado, así como de niños de la urbanización donde vive. Y Joaquín atravesó una dura depresión de la que, todavía hoy, no ha conseguido recuperarse del todo. Cuando alguien le menciona el nombre de Crónicas Marcianas o cuando ve una cámara de televisión, “se pone nervioso y comienza a sudar”, se lamentan sus padres. El psiquiatra que le ha atendido certificaba recientemente: “Presenta en la actualidad un trastorno adaptativo mixto, con repercusión grave en su conducta social, al haber sido sometido a burla y humillación de forma pública en un programa de televisión”.

Ahora, tras dos años de batalla judicial, los padres de Joaquín han conseguido que se haga justicia. La sentencia precisa que, en la entrevista, “son múltiples las expresiones verbales y gesticulares que denotan esa afectación a la dignidad de Joaquín del Cristo, como por ejemplo las preguntas sucesivas que conllevan respuestas contradictorias”. 

Todo vale

En la actual programación televisiva, con tal de incrementar el share, o cuota de pantalla, todo vale en los shows que montan los conductores de los llamados programas telebasura. No importa si se causa daño a alguna de las “víctimas” participantes. Los nuevos, o no tan nuevos, “gurús” televisivos están dispuestos a lo que haga falta con tal de conseguir sus objetivos. Ya se sabe, “el fin justifica los medios”.

El abogado defensor de la familia de Joaquín, Ángel Isidro Guimerá, ha afirmado en nombre de los padres que este fallo debería servir para que los medios de comunicación acaben de una vez con este tipo de programas que no respetan los derechos fundamentales de las personas. Una reivindicación contemplada también en el punto 7 del Pacto por la Vida y la Dignidad, que reclama a las administraciones que tomen medidas al respecto.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar