La televisión en España: Un lastre para los ciudadanos

La televisión en España se está convirtiendo en un auténtico lastre para los ciudadanos. Mientras las cadenas comerciales siguen ofreciendo telebasura…

La televisión en España se está convirtiendo en un auténtico lastre para los ciudadanos. Mientras las cadenas comerciales siguen ofreciendo telebasura a todas horas, basada incluso en noticias falsas, ahora al contribuyente también le va a tocar pagar las consecuencias de la reducción de publicidad en la televisión pública anunciada por el Gobierno. La propia directora general de RTVE, Carmen Caffarel, reconoce que “los ciudadanos pagarán los beneficios de los dueños de las televisiones privadas”.

 

La medida anunciada por la Presidencia del Gobierno supondrá “una menor presión publicitaria global diaria en el seno de la televisión pública”, así como limitar las inserciones publicitarias en la programación infantil y emitir películas españolas sin apenas cortes publicitarios, algo que en principio se puede calificar de positivo para el telespectador.

 

A pagar, los ciudadanos

 

Sin embargo, esta reducción de publicidad del ente público implica, tal como reconoce Caffarel, que “tendrá que ser compensada con cargo a los presupuestos generales del Estado, pero entonces lo sufragarán los ciudadanos a beneficio de unos pocos, que son los accionistas de las televisiones privadas”, que será a donde irán a parar los anunciantes perjudicados por las medidas del Gobierno.

 

Así, Antena 3 y Telecinco ven recompensada su decisión de no emprender acciones judiciales contra el acuerdo del Consejo de Ministros de permitir que el canal Cuatro de Sogecable, el otro gran beneficiado, emita las 24 horas del día en abierto.

 

Las decisiones del Gobierno en este tema, por arbitrarias, han generado malestar en la propia televisión pública. Caffarel cree que “las televisiones privadas ya no tienen pudor en pedir la totalidad de la tarta publicitaria”, mientras añade que “los márgenes de beneficio que están teniendo las cadenas privadas son tremendos”.

 

Beneficios de la telebasura

 

Unos beneficios que, en gran medida, se apoyan en una programación cargada de espacios de los llamados telebasura o en exclusivas que, en algunos casos, son auténticas patrañas. Primicias que encandilan a la audiencia del corazón y que ocupan tanto o más espacio televisivo en ser desmentidas que probadas. Algunos ejemplos: Una supuesta investigación de Telecinco que relacionó a los ‘top manta’ con el atentado de las Torres Gemelas; o un Aquí hay tomate que prometió destapar intimidades lésbicas de muchas folclóricas; o el supuesto romance entre el príncipe de Mónaco y la hermana de la princesa Leticia; o el programa de TNT, que aseguró haber descubierto que la tragedia de la colza fue un ensayo de guerra química y tampoco pudo demostrar nada.

 

Poco importa a los periodistas de turno que su prestigio personal con estos ‘inventos’ sensacionalistas quede en entredicho. La ‘pasta’ es la ‘pasta’. Por no decir del último Gran Hermano, que inició su edición con una entrada triunfal de los concursantes en la casa de Guadalix en paños menores, en un salto hacia delante del ‘todo vale’.

 

Mientras tanto, los canales locales hacen estragos entre los más jóvenes con su programación de películas porno, unas ‘lecciones’ de educación sexual que sólo hacen que confundir a los adolescentes que pueden enchufarse a estos canales.

Así, la audiencia asiste, entre expectante y hastiada, a una programación de la televisión en España que dista mucho de ser el mejor ejemplo para una sociedad que se considera madura, en la que los jóvenes, con sus modelos televisivos hedonistas, son los más perjudicados.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>