La Tierra, un planeta diferente, de José Luis Comellas

José Luis Comellas conjuga dos cualidades extraordinarias a la hora de escribir. Son éstas un entusiasmo manifiesto por lo que cuenta y …

José Luis Comellas conjuga dos cualidades extraordinarias a la hora de escribir. Son éstas un entusiasmo manifiesto por lo que cuenta y claridad expositiva. Conocido, sobre todo por sus trabajos sobre historia, es también autor de obras sobre astronomía. Quizás su formación en el campo de los avatares y decisiones humanas es la que le permite escribir estupendos libros sobre estrellas y planetas que nos los presentan casi vivos como personajes de un drama cósmico.

Entiéndase bien, porque el autor para nada cae en panteísmos o espiritualizaciones de la materia. Sucede que no deja de contemplar con asombro lo que le rodea. Así nos introduce a nosotros en el fascinante mundo de nuestro propio mundo: la Tierra.

Seguramente pueblos menos adelantados técnica y científicamente guardaron una relación más cercana con el plantea en que vivían. Nosotros ahora disponemos de artilugios capaces de medirlo todo; hemos sondeado la Tierra como nunca se había hecho y hasta nos hemos atrevido a ir a mirar fuera, en el espacio exterior.

Pero eso no significa que mantengamos la sorpresa por lo que nos rodea. A nivel global, seguramente, nos admiramos menos de las singulares (y seguramente únicas) condiciones de nuestro planeta. Acostumbrados a reducirlo todo a cifras y presos de la imaginación colectiva que se nos incuba desde los medios de comunicación, lo inmediato pasa desapercibido.

José Luis Comellas nos conduce por un camino que acaba siendo doble. Por una parte nos informa sobre la formación de nuestro planeta y sus muchas singularidades que posibilitan la vida (su magnetismo, la presencia de la luna, su especialísima atmósfera o la inclinación del eje terráqueo…). Estos temas parecen arduos y, sin embargo, aquí son expuestos al alcance de todos sin manipular para nada el dato, antes bien haciéndolo accesible y comprensible para el lector no iniciado en esas ciencias.

Pero, en su viaje, que para algunos es de iniciación porque de todo esto algunos sabemos más bien poco, nos lleva a una constatación mayor: tenemos un hogar. La Tierra reúne una serie de condiciones tan especiales, que todas ellas hacen posible la vida y, sobre todo, que en ella pueda habitar el hombre.

Ante este libro, apto para toda clase de lectores, uno no deja de preguntarse por qué somos capaces de observar el universo y su grandeza y también de mirar nuestro planeta y descubrir en él tantas características grandes.

Al leer este libro he tenido la misma sensación que si hubiera estado habitando una casa, dispuesta con todas las comodidades, y nunca hubiera caído en la cuenta de ello.

José Luis Comellas nos presenta a La Tierra. Ante eso, no podemos dejar de preguntarnos por el sentido de todo esto y su finalidad. Muchos rechazan estas preguntas últimas, que le parecen filosóficas o religiosas, pero el hombre que mira el mundo sin prejuicios y deja que éste se le muestre, no puede dejar de interrogarse. Porque la Tierra es tan diferente que uno piensa que no existiría si no estuviera pensada para que algún día nosotros nos diéramos cuenta.

El autor no entra en consideraciones de este orden. Pero expone con tanta claridad el mundo en el que nos movemos y sus resortes ocultos, que al ver nuestro planeta nos vemos también un poco a nosotros mismos. ¡Qué bueno sería que muchos vieran la armonía que aquí se nos descubre y que fueran capaces de transmitirla a otros, sobre todo a los alumnos de secundaria, tantas veces educados en la miopía e incapacitados para la admiración, que es la forma más adecuada de habérselas con lo que nos rodea!

LA TIERRA. UN PLANETA DIFERENTE

José Luis Comellas

Rialp

Madrid 2008

287 páginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>