La trampa del Gobierno con la clase de religión

La reforma educativa, presentada en un anteproyecto del Gobierno el pasado 30 de marzo, esconde una trampa en la cuestión de la asignatura de religión…

Forum Libertas

La reforma educativa, presentada en un anteproyecto del Gobierno el pasado 30 de marzo, esconde una trampa en la cuestión de la asignatura de religión. Inicialmente, esta materia confesional (católica, islámica, judía y evangélica) queda regulada como materia de oferta obligatoria para los centros y de libre elección para los padres, y mantiene la condición de evaluable, aunque no computará para las becas ni para la nota media de cara a la selectividad. Sin embargo, paralelamente, el ejecutivo quiere otorgar una mayor autonomía a los centros. Bajo este paraguas, la clase de religión puede quedar fuera del horario escolar, en la misma línea que defendió recientemente la presidenta del Consejo Escolar, Marta Mata, al justificar un informe, aprobado por su voto de desempate, en el que se pedía relegar la asignatura prácticamente a la nada y se proponía, si no podía realizarse, modificar los Acuerdos Iglesia-Estado vigentes desde 1979.

 

En estos términos se expresó el domingo 3 de abril la ministra de Educación, María Jesús San Segundo, en una entrevista publicada por el diario EL MUNDO. “Una ley no trata horarios de ninguna de las materias. Los horarios de cada materia los deciden los centros, en su organización. Esta ley apuesta por una mayor autonomía de proyecto pedagógico y de gestión para los centros”, explicó. Por otro lado, reconoció que todavía no está definida la alternativa a la asignatura confesional. “Lo tendremos que desarrollar en las próximas semanas; es parte de ese acuerdo que necesitamos alcanzar”, dijo.

 

El nuevo texto, denominado Ley Orgánica de Educación (LOE), pasará en los próximos meses por el trámite parlamentario legalmente previsto, aunque todavía está lejos el deseado pacto entre el Gobierno, las fuerzas políticas, los padres de alumnos y la comunidad educativa en general. Cabe recordar que el proyecto contempla la creación de una nueva materia, Educación para la Ciudadanía, criticada desde varios colectivos por considerar que el Gobierno quiere resucitar la “Formación del Espíritu Nacional” que se impartía durante el franquismo. Entonces, como ahora, el Ministerio partía del error de creer que la ciudadanía se forma a través de una asignatura.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar