La UNESCO pide que se paralicen las obras del AVE en Barcelona

La Plataforma El AVE por el Litoral, iniciativa ciudadana que reivindica un cambio de trazado del túnel del AVE a su paso por Barcelona, ha pre…

La Plataforma El AVE por el Litoral, iniciativa ciudadana que reivindica un cambio de trazado del túnel del AVE a su paso por Barcelona, ha presentado en rueda de prensa una traducción jurada del informe desarrollado por la UNESCO en relación a la amenaza que constituye a su paso por el Templo de la Sagrada Familia y la Casa Milà (“la Pedrera”), ambos proyectados por el arquitecto Antonio Gaudí y considerados obras Patrimonio de la Humanidad.

Tras estudiar 113 informes sobre la estructura de ambos edificios, según ha informado el presidente de la Plataforma, Pere Vallejo, el informe de la UNESCO es contundente y preciso: se deben parar las obras del AVE. Eso dice ICOMOS, el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, de este organismo internacional, que insta a realizar “un estudio estructural interdependiente de estas obras […] antes de empezar la excavación del túnel” con el fin de “dictaminar cuáles son sus asentamientos permisibles, concretamente sus asentamientos diferenciales permisibles”.
El informe deja constancia de que “las cargas estructurales como el diseño de los cimientos de la Catedral de la Sagrada Familia no son del todo conocidos” y denuncia que hasta la fecha “no existe ningún estudio estructural transparente y contrastable con especificaciones cualificadas sobre los siguientes aspectos de la Catedral de la Sagrada Familia y la Casa Milà: la geometría y las épocas de construcción, los materiales utilizados, el tipo y la cantidad de armaduras, las cargas, los factores de seguridad empleados y los sistemas de cimentación”.
Por esas razones, la UNESCO propone como “solución preferente” modificar el trazado del túnel del AVE “reconduciéndolo por una zona cuyo impacto sobre la sobras Patrimonio de la Humanidad de Antoni Gaudí fuera nulo”, aunque precisa: “Si esto no fuera posible, se haría necesario aplicar, siguiendo el estudio estructural antes descrito, un diseño especial para la ‘prevención de desastres’ que considerara el peor de los casos posibles”.
La UNESCO admite que las obras se están realizando “como es lógico” de conformidad con las normas nacionales y europeas pero pide que se confirme este hecho a través de “expertos independientes” que trabajen sobre el terreno.
A pesar de eso, el texto admite que “un diseño tan convencional no puede, lógicamente, evitar la absoluta seguridad de desastres imprevistos, tales como el colapso repentino de estructuras adyacentes al túnel, especialmente durante la perforación del túnel con una tuneladora, aun cuando el diseño cumpla todas las normas de rigor” y reconoce: “esto se ha visto ya en varios desastres imprevistos e importantes del pasado reciente”.
Por ello se recomienda “que la tuneladora no empiece con el proceso de excavación del túnel hasta que se tomen las medidas necesarias que se acaban de indicar”, según la UNESCO
Una realidad bien diferente
La realidad es que la tuneladora Barcino ya ha iniciado su avance hace semanas y para septiembre ya se cree que la tuneladora Barcino haya sobrepasado la altura del Templo. Según han confirmado fuentes de Adif (organismo del Ministerio de Fomento a cargo de la ejecución de los trabajos), la máquina va según lo planeado, a un ritmo de avance de 20 metros al día y sin contratiempos.
El informe de la UNESCO no es vinculante y la única opción de que se paren las obras pasa por la aprobación de la petición de suspensión cautelar de los trabajos por parte de la Audiencia Nacional. Aunque desde el juzgado se ha emitido un informe que desaconseja la continuación de las obras, el gran problema es que la resolución de la Audiencia Nacional (que ya tumbó cuatro veces peticiones similares) no se espera hasta septiembre, momento que ya sería demasiado tarde.
La Junta constructora, con el informe de la UNESCO en la mano, presentó el pasado mes de abril una petición de suspensión cautelar de los trabajos. Si bien la resolución está sujeta a la alegación que desde la Junta se realizó de que el Templo se encuentra en periculum in mora, es decir, que la obra sobre la que se dirime el pleito principal puede estar ya acabada antes de que se dicte sentencia.
La Pedrera en riesgo: tiene cimientos de 50 centímetros
Más recientemente, se ha revelado que el arquitecto que hizo los cimientos de ‘la Pedrera’ hizo unas declaraciones de las que se extraían que el AVE pondrá en peligro su estructura. Cuando se creía que el templo de la Sagrada Familia era la mayor amenaza que podía preverse, ‘la Pedrera’ se sumó a este riesgo.
Es la conclusión que se extrae de la entrevista realizada por el arquitecto Juan Bassegoda Novell en 1970 al arquitecto José Bayó (1878-1970) que proyectó los cimientos de la Casa Milà (conocida más popularmente como ‘la Pedrera’) situada en el transitado Paseo de Gracia de la Ciudad Condal.
José Bayó era contratista de obras y fue el encargado por Gaudí para la realización de las casas Batlló (1904-1906) y Milà (1906-1912), entre otras construcciones. En la entrevista, según explica Bassegoda Novell en un informe, el arquitecto explicó detenidamente las características constructivas utilizadas en la obra de la casa que mandó levantar Pedro Milà Camps.
“Tú mudo y adelante”
“Al preguntar sobre los cimientos de tal obra –narra Bassegoda- Bayó manifestó que no se hicieron mediante pozos o puentes invertidos sino que únicamente se hizo el oportuno desmonte, dejando el terreno plano”. Al parecer, según la narración del arquitecto de Gaudí, la profundidad de los pozos era solamente de 50 centímetros, lo cual en su momento “espantó a José Bayó” debido al enorme peso del edificio proyectado. Al parecer, José Bayó manifestó sus temores a su hermano arquitecto y socio, quien le respondió: “Tú mudo y adelante”.
El informe explica que sobre una base de arcilla roja los pozos de cimentación “se llenaron con zahorra de piedra arenisca de Montjuïc, alternando una paletada de mortero de cal y otra de fragmentos de piedra, con un encofrado de madera vulgar, pues el hormigón no se estilaba todavía”. “El tiempo –dice Bassegoda- ha demostrado que tan elemental sistema de cimentación era suficiente, dado que la arcilla roja compacta puede soportar perfectamente una sobrecarga de 5 kg/cm2”.
El problema, según el informe, reside en un supuesto vaciado por debajo del estrato de arcilla roja, hecho que “descalzaría los cimientos con el consiguiente riesgo de asientos diferenciales, sumamente peligrosos, que podrían producirse al excavar el túnel para el tren de alta velocidad”.
Pero esto no es todo, además, según los cálculos realizados por ADIF, la altura total del edificio es de 19 metros cuando la realidad, según el informe de la UNESCO con el que se abría la noticia, habla de 41,69 metros (4,69 metros de sótano, 26 metros de fachada, 5 metros de cubierta y 6 metros de chimenea). Esto, probablemente, ha hecho que los cálculos de la dirección de obra haya estipulado el peso de la Pedrera en un tercio menos del real.
Noticias relacionadas:
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>